Buscar

Vatican News
Imagen de archivo Imagen de archivo 

Cardenal Sandri sobre Siria e Iraq: Den un futuro a los jóvenes

Los deseos para la visita que el Papa se prepara para hacer a Iraq, y la esperanza de que se pueda reconstruir el mosaico de las riquezas humanas e históricas en Oriente Medio. Es lo que el Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales expresa pensando en los cristianos y en las poblaciones de tierras como Siria e Iraq que ven sus propias culturas enterradas por las consecuencias de décadas de conflicto

Alessandro Di Bussolo y Antonella Palermo

Reunirse en modalidad online para hacer un balance de la situación tan problemática que viven varios países de Oriente Medio, todavía a merced de las guerras y la huida forzada, es una de las teselas que conforman el recorrido hacia el viaje apostólico del Papa Francisco a Iraq el próximo mes de marzo. El Cardenal Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, explica las razones de lo que ya promete ser un acto histórico, muy valiente, precursor de los caminos del diálogo y la reconciliación, y subraya su importancia en particular para aquellos que han pagado un alto precio, también en vidas humanas:

Gesto extraordinario del Papa Francisco

El Cardenal Sandri recuerda que el viernes pasado el predicador de la Casa Pontificia, en su predicación de Adviento, recordó las palabras del profeta Isaías: consuelen, consuelen a mi pueblo. Y afirmó:

“Para mí esta visita del Papa significa un enorme gesto de consuelo para todos estos países y pueblos que han sufrido - Iraq, en particular - la guerra, la persecución y la emigración, teniendo que dejarlo todo atrás, especialmente la población cristiana, pero también las de todas las religiones y todas las confesiones. Las víctimas tienen el común denominador de los hijos de Dios que han sido injusta y cruelmente reprimidas. Este es realmente un gesto extraordinario del Papa, que quería hacer desde hace mucho tiempo”

Y recordó que durante la reunión de la Roaco (Reunión de Obras de Ayuda a las Iglesias Orientales, ndr) de 2019 el Papa dijo:

“Quiero ir a Iraq”

Asimismo destacó que ya en esa ocasión se abrieron todas las esperanzas para esta visita, que lleva consuelo, estímulo y aliento a los Pastores de la Iglesia. “Debemos inclinarnos ante los Pastores que han permanecido allí a pesar de todas las dificultades, a pesar de todas las amenazas, los ataques. Se han quedado allí, han sido el ejemplo del buen Pastor que no huye. Para todos los sacerdotes, los religiosos, las religiosas, en este país tan rico en historia, empezando por Abraham, de la Iglesia asiria. Esto ha mostrado firmeza en la fe y en la tribulación.

Por lo tanto, será un gesto de gran consuelo y fuerza que se extenderá a toda la realidad social, civil y política de este país, porque el consuelo que trae Jesucristo, que trae el Papa es para todos y especialmente para los que sufren. Será una especie de campana para todo Oriente Medio después de tantas tribulaciones que aún existen en Siria, en el Líbano. El Papa los animará a ser, en este contexto, hombres de comunión y testigos del amor de Dios.

 

Ante la pregunta acerca de cómo será recibido el Papa Francisco, incluso por los musulmanes, el Cardenal Sandri recordó que la figura del Papa Francisco, el hombre desarmado que sólo tiene las armas del encuentro, de la sonrisa, de ir hacia los más necesitados, porque el Santo Padre se presenta con un carnet de identidad muy importante: la de Fratelli tutti y la Declaración de Abu Dhabi sobre la fraternidad humana.

¿Cómo podemos querer construir un nuevo mundo de justicia, paz, libertad, respeto de los derechos humanos y libertad religiosa, si no nos consideramos hermanos, independientemente de la identidad religiosa que debe mantenerse con todo compromiso? 

También recordó que cuando estuvo en Iraq el año pasado con todos los delegados de la Roaco para ver las necesidades sobre el terreno, pudo apreciar con qué dignidad, respeto y amor los recibieron, tanto el gobierno iraquí como las autoridades del Kurdistán y todos los líderes musulmanes. “Piense que la primera vez que fui a Iraq, cuando llegué a Kirquq - todavía había muchos ataques - el Patriarca Sako, que era entonces obispo, lo primero que me hizo hacer fue visitar una mezquita. Fui recibido por imanes chiítas y sunitas, incluso tuve que dar un discurso”.

“No tengo dudas de que el cuerpo social de Iraq en todos sus componentes recibirá al Papa con entusiasmo”

Al recordar que en su discurso durante la reunión sobre la emergencia humanitaria en la zona, celebrada en la Ciudad del Vaticano el pasado 10 de diciembre, recordó que la herida de la emigración afecta sobre todo a los jóvenes, le preguntamos al Cardenal Sandri ¿qué se puede hacer para detener esta hemorragia?

“Se dijo muy claramente que no tiene sentido que vivamos con estas sanciones. No se pueden construir nuevas casas. ¿Cómo pueden encontrar allí los jóvenes seguridad para el futuro, para sus estudios, para la formación de una familia? Darle a los jóvenes un futuro. La Iglesia lo da desde el punto de vista de la luz que es Jesucristo, pero debe haber instancias, nacionales e internacionales, que favorezcan su permanencia. Hay maravillosos profesionales en todas las áreas de la ciencia y de la cultura.

Volvamos

Por último hemos preguntado al Purpurado si cree que una vez que logren regresar, los católicos podrán contribuir al renacimiento de sus países y si se les dará la oportunidad de hacerlo, en coexistencia pacífica con los musulmanes y los adherentes a otras religiones. “Eso espero y deseo, dijo el Cardenal Sandri.

“Los cristianos que quieran volver deben encontrar todas las condiciones de seguridad para una vida digna. Ellos, que pueden haberse establecido a través de otros miembros de la familia que emigraron a Occidente, deberían decir ‘volvamos’. Pero es evidente que las mayores dificultades son para los que regresan, no para los que se van. Los que regresan lo hacen voluntariamente.

 

No sería un país de bienestar si ellos no pudieran participar en la vida política. Por eso insistimos tanto en la Congregación que debemos dar a muchos jóvenes la posibilidad de formarse también en la Doctrina Social de la Iglesia. Los laicos deben construir su propio país, su patria, no sólo recibir instrucciones de sus líderes. Eres tú, cristiano, quien contribuye, a través de los principios del Evangelio, a la construcción de esta sociedad que todos queremos inspirada en Jesús, en la dignidad del hombre y de la mujer, para que se viva según las propias creencias y la propia fe.

14 diciembre 2020, 12:57