Buscar

Vatican News
El Papa Francisco con el Cardenal Mario Zenari El Papa Francisco con el Cardenal Mario Zenari  (Vatican Media)

Zenari: en Siria e Irak otra Navidad en el drama de la pobreza

Un llamamiento a la comunidad internacional para que promueva el regreso de los cristianos al Oriente Medio. Lo expresó el Papa Francisco en el mensaje de vídeo dirigido el 10 de diciembre al encuentro online desde el Vaticano sobre la crisis humanitaria en la región. Se debe hacer todo lo posible para favorecer el proceso de paz, subrayó el Pontífice. Al encuentro asistió el cardenal Mario Zenari, nuncio apostólico en Siria, quien describió cómo la gente de la región sigue viviendo en serias dificultades.

Giancarlo La Vella - Ciudad del Vaticano

En la conferencia en línea celebrada el 10 de diciembre desde el Vaticano sobre las crisis iraquí y siria también se examinó la situación humanitaria en otros países de la región del Oriente Medio, como el Líbano y Jordania. Según el cardenal Mario Zenari, nuncio apostólico en Damasco, que participó en el evento, es importante llamar la atención y el interés en la solidaridad con estas regiones afectadas sobre todo por la guerra. El cardenal advierte del riesgo de que estas crisis humanitarias sean olvidadas. Precisamente por este motivo, el encuentro, que se celebra cada dos años, hizo un balance de la situación actual, de las dificultades que experimentan los cristianos, evaluando la posibilidad de coordinar mejor la ayuda a las poblaciones civiles, para mantener siempre abierta la puerta de la esperanza incluso ante una situación bastante grave.

Siria en el último lugar entre los países pobres

El cardenal Zenari, en la entrevista con Vatican News, describe en particular la grave condición de Siria, extenuada por un conflicto de diez años. En el país hay una tasa de pobreza sin precedentes, nunca experimentada ni siquiera en los momentos más duros de la guerra. Según datos de la ONU, destaca el nuncio apostólico, alrededor del 83% de la población vive por debajo del umbral de pobreza. Hasta ahora, nunca se habían visto filas en las panaderías para comprar pan y otros alimentos. Además, no hay signos de reconstrucción, y mucho menos de recuperación económica. Las sanciones impuestas por los EE.UU. siguen vigentes, pesando sobre las vidas de los residentes y retrasando el regreso de los refugiados. Las condiciones esenciales son totalmente inexistentes, de hecho el número de personas que piden salir del país es siempre alto. La sensación es que la esperanza está muriendo.

Uno de los puntos tocados por el Papa en su mensaje y en el trabajo de la conferencia, recuerda el Cardenal Zenari, fue el posible retorno de los cristianos a Oriente Medio. Es importante que esto suceda, porque el Oriente Medio sin los cristianos ya no sería el Oriente Medio. Los cristianos -subrayó- han contribuido de manera muy significativa al desarrollo de su país y su presencia es más necesaria que nunca. Todos han sufrido en este conflicto y están sufriendo, pero en particular los grupos minoritarios, como los cristianos, que son el eslabón más débil de la cadena social. Por esta razón sólo unos pocos han regresado y esto representa una profunda herida para la Iglesia. La presencia cristiana significa más desarrollo social, mejores escuelas y hospitales.

Afortunadamente, dice Zenari, las bombas ya no caen como antes, pero en varias partes de Siria hay una bomba igualmente terrible, que es la bomba de la pobreza y que está afectando al 83% de la población. Después del conflicto, comenzó la guerra económica. El hambre se siente, barrios y pueblos enteros han sido destruidos y por lo tanto la gente no puede volver a vivir allí. También hay una falta de industrias y fábricas, que han sido arrasadas, y especialmente de alimentos. Uno sobrevive, subrayó el cardenal, gracias a la caridad de las organizaciones humanitarias católicas. Pero es necesario hacer que la tierra vuelva a ser fértil y productiva, recreando canales de irrigación en lo que ahora se ha convertido en un desierto. Es importante que la comunidad internacional se comprometa con esto, también reconstruyendo escuelas, hospitales, fábricas y pueblos.

Esperando la Navidad

En Siria, en Irak y en otros países de Oriente Medio, la próxima Navidad será otra Navidad que se vivirá con dureza, una Navidad en el frío, porque falta el combustible para calentar los hogares. Pensando en el inminente nacimiento de Jesús, Zenari concluye, teniendo en cuenta que Belén significa 'casa del pan', el deseo es que haya pan para todas las personas, en todos los hogares y para todas las familias.

11 diciembre 2020, 17:47