Buscar

Editorial
Vatican News

La cruz, de símbolo de identidad a fuente de nueva vida

En su homilía durante la divina liturgia celebrada en Prešov en rito bizantino, el Papa Francisco nos pide que no instrumentalicemos nunca el crucifijo.

Andrea Tornielli

¿Qué es la cruz? ¿Un objeto de devoción, un símbolo de identidad cultural que hay que blandir, una bandera que hay que izar? En el día en que la Iglesia celebra la Exaltación de la Cruz, el Papa Francisco desde Prešov, pide a los cristianos que nunca la reduzcan a nada de esto mencionado anteriormente, y mucho menos a un símbolo político o de relevancia religiosa y social. Las instrumentalizaciones, siempre presentes, son en cierto modo fáciles de desenmascarar porque son obvias. Más difícil es aceptar el reto para cada uno de nosotros contenido en las palabras del Papa.

 

Porque también nosotros corremos el riesgo de no aceptar la lógica de la cruz, de no aceptar que "Dios nos salva dejando que el mal del mundo se desate sobre él". Lo aceptamos de palabra, el Dios débil y crucificado que se rebaja y se aniquila sacrificándose, pero al final soñamos con un Dios triunfante y un cristianismo "victorioso", preocupado por contar en el escenario mundial, preocupado por su relevancia social, por el reconocimiento, los honores y la gloria que el mundo ofrece.

"Es una gran tentación", dijo Francisco, y lo es porque al hacerlo el cristianismo se vuelve mundano y estéril.

¿Cómo mirar entonces la cruz según la lógica de Dios? El Papa recuerda que algunos santos la han comparado con un libro que, para ser conocido, debe ser abierto y leído. No basta con echarle un vistazo cuando lo compramos y luego ponerlo a la vista en nuestras casas. No se cuentan los crucifijos de nuestras plazas e iglesias, no se cuentan los crucifijos que llevamos al cuello o en el bolsillo. Pero no sirven de nada si no fijamos nuestra mirada en el Crucifijo, si no nos dejamos conmover por Él al mirar sus heridas abiertas para nuestra salvación. No sirven de nada si no aceptamos la cruz como lo que realmente es.

"El testigo que lleva la cruz en el corazón y no sólo al cuello -dijo Francisco- no ve a nadie como enemigo, sino a todos como hermanos y hermanas por los que Jesús dio su vida. El testigo de la cruz no recuerda los males del pasado y no se queja del presente. El testigo de la cruz no utiliza los caminos del engaño y del poder mundano: no quiere imponerse a sí mismo y a los suyos, sino dar su vida por los demás. No busca sus propias ventajas para después parecer piadoso".

El 22 de marzo de 1988, durante uno de los debates sobre el crucifijo en las escuelas, la escritora Natalia Ginzburg escribió un importante artículo en el periódico L'Unità:

"El crucifijo no genera ninguna discriminación. Es silencioso... El crucifijo es el signo del dolor humano. La corona de espinas, los clavos, evocan su sufrimiento. La cruz que consideramos en lo alto de la montaña es el signo de la soledad en la muerte. No conozco ningún otro signo que transmita tan poderosamente el sentido de nuestro destino humano. El crucifijo forma parte de la historia del mundo". Una mirada capaz de captar lo esencial.

14 septiembre 2021, 14:00