Buscar

Vatican News

El Papa: Divina Liturgia en Prešov un puente entre Oriente y Occidente

Esta mañana Francisco será el primer Pontífice en celebrar este rito especial bizantino. Entre las lenguas utilizadas se encuentran también el paleoeslavo y las oraciones en romaní. El Santo Padre llegará a las 9.00 al aeropuerto de Košice procedente de Bratislava. A las 10.30 presidirá la Divina liturgia de San Juan Crisóstomo en la plaza de la mestská športová hala de Prešov

P. Jozef Bartkovjak - Prešov

Hoy es un día intenso, el tercero en Eslovaquia para el Papa. Está previsto que Francisco vuele de Bratislava a Kosice, la segunda ciudad del país, capital de la región oriental del mismo nombre, al pie de los Montes Metálicos y a 20 km de la frontera húngara. La llegada está prevista para las 9 de la mañana, con una bienvenida en el aeropuerto por parte del arzobispo Bernard Bober, el alcalde y las autoridades locales. Desde aquí, el traslado inmediato en coche, hacia las 9.15 horas, hacia el norte, hasta la ciudad de Prešov, donde se espera al Papa en el Palacio de Deportes para la celebración de la Divina Liturgia Bizantina de San Juan Crisóstomo, que presidirá a partir de las 10.30 horas, aproximadamente.

Presentación de la tercera jornada del Viaje Apostólico

Por la tarde habrá dos encuentros: a las 16:00 horas con la comunidad gitana del barrio Lunìq IX de Kosice, a la que el Papa Francisco llevará un saludo, y a las 17:00 horas un encuentro con jóvenes a los que dirigirá un discurso en el estadio Lokomotiva de Kosice. El vuelo a Bratislava está programado para salir a las 18:30 y llegar una hora más tarde.

El Papa: Divina Liturgia en Prešov un puente entre Oriente y Occidente
El Papa: Divina Liturgia en Prešov un puente entre Oriente y Occidente

Así, el corazón de la mañana en Eslovaquia es la celebración por el rito bizantino en la plaza frente a la Mestskà Sportova hala, el edificio municipal de la ciudad. Será la primera Divina Liturgia Bizantina de San Juan Crisóstomo presidida por un Papa en Eslovaquia.

El padre Marko Durlàk, sacerdote de la archieparquía greco-católica de Prešov que trabaja en la Congregación para las Iglesias Orientales, es el responsable del aspecto litúrgico de esta celebración y explica a Vatican News algunos de los aspectos específicos de la misma.

Entevista con el padre Marko Durlàk

¿Qué diferencias hay entre esta celebración eucarística y una Santa Misa en rito latino?

Todas las celebraciones eucarísticas, a pesar de la diversidad de ritos que enriquecen a la Iglesia universal, tienen como elemento común la división de la liturgia en dos partes: la Liturgia de la Palabra y la Liturgia Eucarística. Esta es la estructura fundamental común. La diversidad externa se manifiesta en la forma en que se llevan a cabo estas dos partes de la liturgia: hay diferentes ornamentos, diferentes colores. En el Oriente cristiano se suele utilizar pan con levadura y vino tinto para la Eucaristía; hay diferentes cantos, melodías... Todo ello se debe al contexto histórico y cultural en el que nacieron estos diferentes ritos.

Luego está la cuestión del lenguaje. Su Iglesia también utiliza la lengua eslava antigua (eslavo eclesiástico) en la liturgia. ¿En qué idioma presidirá la liturgia el Santo Padre en Prešov?

La liturgia en rito bizantino presidida por el Santo Padre en Prešov, Eslovaquia, se celebrará en parte en eslovaco, que es la lengua nacional y oficial del país, y en parte en eslavo eclesiástico, o como la gente lo llama "eslavo antiguo", la lengua histórica, muy apreciada por todas las iglesias y naciones que están orgullosas de haber abrazado el cristianismo a través de la misión de los Santos Hermanos Cirilo y Metodio. Y como el este de Eslovaquia -donde tendrá lugar la liturgia bizantina- está mezclado étnicamente, también habrá algunas oraciones en ruteno, otras en ucraniano, húngaro y lenguas romaníes.

El escenario de Presov en los días de preparación de la visita

Ahora un poco de historia. Los greco-católicos eslovacos conmemoraron recientemente importantes aniversarios y viajaron a Roma con un icono milagroso de la Santa Madre de Dios de Klokočov. ¿Qué acontecimientos históricos son importantes para la Iglesia greco-católica eslovaca? ¿Cuáles son las fechas históricas?

Entre las fechas históricamente más importantes para los greco-católicos me gustaría mencionar estas: el año 863: la llegada de los santos. Cirilo y Metodio; el año 1646: el año de la llamada "Unión de Užhorod", cuando los fieles rutenos que vivían por debajo de los Cárpatos entraron en plena comunión con Roma, es decir, con el Sucesor de Pedro; luego el año 1818: la fecha de la erección de la eparquía -diócesis de Prešov-, que antes formaba parte de la amplísima eparquía de Mukačevo.

El Papa: Divina Liturgia en Prešov un puente entre Oriente y Occidente
El Papa: Divina Liturgia en Prešov un puente entre Oriente y Occidente

Las fechas más recientes, pero importantes, son: el año 1950, cuando la Iglesia greco-católica de Checoslovaquia fue abolida por el régimen comunista de la época, por lo que oficialmente dejó de existir. La otra fecha no menos importante es el año 1968, el año de la "Primavera de Praga", cuando la Iglesia greco-católica -anteriormente abolida, pero no completamente destruida- pudo volver a iniciar oficialmente su vida y sus actividades con un nuevo celo.

Y como última fecha importante mencionaría el año 2008, cuando los greco-católicos, o católicos de rito bizantino en Eslovaquia, se organizaron en una nueva estructura eclesiástica, es decir, obtuvieron el rango de una Iglesia Metropolitana sui iuris, presidida y gobernada por el Metropolitano junto con el Consejo de Jerarcas.

Me gustaría detenerme más en los santos y beatos de la Iglesia greco-católica eslovaca. Eslovaquia cuenta con un trío de mártires beatificados de la época de la persecución del régimen ateo: los obispos Paul (Pavel) Gojdič y Basil (Vasiľ) Hopko y el sacerdote religioso Methodius (Metod) Trčka. ¿Hay otros candidatos? ¿Hay esperanza de canonización?

Sí, claro: donde hay persecución, no faltan mártires y confesores de la fe. Además de los tres beatos mártires ahora proclamados, dos obispos y un sacerdote religioso, quiero mencionar a otros tres candidatos: el primero es un mártir en el pleno sentido de la palabra, el padre John Kellner, sacerdote eslovaco, estudiante del Pontificio Colegio Russicum donde se preparaba para su misión en Rusia. Para seguir su misión, en 1941 fue encarcelado en Kyjev, donde fue fusilado.

El otro candidato es un gran confesor de la fe, el padre Ivan Mastiliak, redentorista, cuyo recuerdo sigue vivo en el corazón de muchos que lo conocieron y se formaron con él. Se caracterizaba por dos cosas: era un gran erudito y poseía una gran inteligencia, conocía muchos idiomas y, al mismo tiempo, tenía una gran humildad y devoción, especialmente hacia María (de hecho, muchas de sus obras y traducciones las firmaba con el seudónimo de Ivan Marianov). Era muy devoto de Santa Teresa de Lisieux. En Eslovaquia le debemos la traducción del francés de las obras de Santa Teresa.

Y como candidata reconocida a la santidad tenemos también a una mujer: una monja basiliana, Vasilija Hlibovicka, de origen ucraniano. Junto con otras cuatro monjas basilianas, vino de Stanislawow, ahora llamada Ivano-Frankivsk en Ucrania, a Prešov para dedicarse al apostolado entre los católicos griegos de esa región. Murió en Prešov con fama de santidad, donde también está enterrada. Tenía 34 años. En cuanto a la canonización, nos encontramos en la fase de investigación de un supuesto milagro por intercesión del Beato Obispo-Mártir Pablo Gojdič.

Padre Marko, en su opinión, ¿la visita del Santo Padre pondrá de relieve el papel de los greco-católicos eslovacos como "puente" entre Oriente y Occidente?

En 1995, el Papa San Juan Pablo II visitó Prešov -el mismo lugar donde ahora esperamos al Papa Francisco- y dijo estas palabras: "Aquí el Oriente se encuentra con el Occidente". Y este es el caso. El este de Eslovaquia es una zona geográfica en la que coexisten desde hace siglos católicos de rito latino y bizantino, y en la que, avanzando hacia el este, hacia Ucrania, la presencia del cristianismo ortodoxo es también muy fuerte.

En este sentido, los católicos bizantinos tenemos una doble misión: ante nuestros hermanos latinos podemos dar testimonio de que ser católico y ser latino no es lo mismo, porque la Iglesia católica es mucho más rica y colorida y, por tanto, muy hermosa; ante nuestros hermanos ortodoxos, con los que tenemos tanto en común, podemos mostrar que es posible estar en plena unión con Roma y, al mismo tiempo, ser capaces de beber libremente de nuestra propia tradición, en nuestro caso bizantina, como de una fuente de agua fresca y agradable, y vivir según ella.

14 septiembre 2021, 08:42