Buscar

Vatican News

Monseñor Babjak: El Papa en Eslovaquia fue un verdadero milagro

El archieparca metropolitano de Prešov y presidente del Consejo de la Iglesia greco-católica de Eslovaquia, Monseñor Ján Babjak, hace un balance de la visita del Papa Francisco: "Lo hemos visto lleno del Espíritu Santo. La celebración de la Divina Liturgia, presidida por primera vez en la historia por el Papa, fue una gran recompensa divina por los años de persecución comunista".

Federico Piana- Ciudad del Vaticano

El balance de la visita del Papa Francisco a Eslovaquia -segunda etapa del viaje de cuatro días del Papa iniciado en Budapest, capital de Hungría, del 12 al 15 de septiembre- se puede resumir con las palabras que monseñor Ján Babjak, archieparca metropolitano de la ciudad de Prešov y presidente del Consejo de la Iglesia greco-católica de Eslovaquia, expresa con alegría y satisfacción: "La presencia del Santo Padre fue un gran milagro para nosotros". El prelado explica que "muchas personas pudieron ver al Papa lleno del Espíritu Santo, por tanto, fresco y rejuvenecido. Su visita ha sido una gran alegría para todos los fieles".

¿Qué frutos cree que dará la visita del Papa?

R. - Tendremos que esperar algún tiempo para que maduren los frutos de esta visita. Personalmente, me gustaría que el fruto fuera el respeto mutuo por las opiniones de los demás y el fortalecimiento de la sociedad según lo que nos enseñaron los Santos Cirilo y Metodio. También me gustaría que los fieles nos comportáramos mejor entre nosotros y que creciera el amor mutuo. Para ello necesitamos conocer bien, meditar, comprender y poner en práctica los discursos que el Papa nos ha dirigido.

En Prešov, el Santo Padre presidió la Divina Liturgia en la Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz ¿Cómo vivió este acontecimiento?

A. En Prešov, por primera vez en la historia, en la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, el Santo Padre celebró la Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo. El Papa Francisco también estaba profundamente conmovido, al igual que todo su séquito. Estoy seguro de que los fieles greco-católicos y latinos, pero también los no creyentes que participaron en esta Divina Liturgia, experimentaron una gran bendición de Dios. Nadie podía soñar que el Papa nos honraría con su visita y celebraría la Divina Liturgia con nosotros. Es una gran satisfacción y una gran recompensa divina por todos los años de persecución que sufrió la Iglesia greco-católica eslovaca cuando el comunismo la enterró: durante 18 años se vio obligada a vivir en la clandestinidad. Este sufrimiento de nuestros obispos, sacerdotes y fieles ha dado importantes frutos espirituales: tres beatos mártires y numerosos confesores que son héroes de la fe.

El Papa Francisco, en su homilía durante la misa celebrada en el Santuario de Nuestra Señora de los Siete Dolores en Šaštín, dijo que la Iglesia necesita profetas. En su opinión, ¿qué significa ser profeta hoy en día? ¿Y qué profetas necesita la Iglesia eslovaca?

R. - Hoy todos necesitamos profetas de Dios, profetas de la Verdad, profetas del amor y de la paz. Los profetas de Dios tienen la tarea de decir la Verdad divina al pueblo: señalar los errores, los pecados y convertir a las personas al Señor mediante la penitencia. Esta es la tarea de los profetas de hoy: sacerdotes, obispos y fieles que no se dejan influir por el espíritu del mundo, sino por el Espíritu divino del Evangelio. Hoy todo creyente debe pedir al Espíritu Santo el don de un claro discernimiento para ver lo que viene de Dios y lo que viene de su adversario.

En el estadio Lokomotívy de Košice, en el encuentro con los jóvenes, el Santo Padre les invitó a mirar el Crucifijo y a no dejarse vencer por el mal. ¿Qué relación tienen los jóvenes de Eslovaquia con la fe?

R. Hay muchos jóvenes que descubren la fe y tratan de vivirla de forma radical e inequívoca. Pero hay otros tantos jóvenes que tienen la fe tradicional y que la abandonan o incluso la traicionan cuando encuentran dificultades en el camino. Esto depende de quién los haya formado y de qué tipo de amigos tengan a su alrededor y se junten con ellos. Me alegro mucho de que casi todas las diócesis o archidiócesis hayan construido un centro de formación para jóvenes: son centros que ayudan a arraigar profundamente las raíces cristianas y también animan a entregarse a los demás. En la Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo presidida por el Santo Padre en Prešov, participaron unos 900 jóvenes voluntarios. Me gustaría agradecerles de todo corazón su importante servicio.

 

17 septiembre 2021, 16:44