Buscar

Vatican News
Crisis humanitaria en el Tigray Crisis humanitaria en el Tigray  (ANSA)

Etiopía, un país al límite

Desde las páginas de L'Osservatore Romano, el análisis del padre Giulio Albanese sobre la escalada del conflicto en Etiopía, marcado por la extrema brutalidad, con víctimas y desplazados difíciles de cuantificar. La vía del diálogo que propugna el Papa Francisco es la única solución para evitar la implosión de la nación

De Giulio Albanese

"Sigo con preocupación las noticias que llegan de la región del Cuerno de África, en particular de Etiopía, sacudida por un conflicto que dura más de un año y que ha causado numerosas víctimas y una grave crisis humanitaria". Con estas palabras se dirigió el Papa Francisco a los fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro al final del rezo del Ángelus del domingo pasado, invitando "a todos a rezar por esas poblaciones tan duramente probadas" y renovando su llamamiento "para que prevalezca la concordia fraterna y la vía pacífica del diálogo".

El Santo Padre sintió la necesidad de reiterar la convicción de la Santa Sede, expresada en varias ocasiones, de que deben cesar las hostilidades entre los bandos enfrentados y de que deben iniciarse negociaciones para restablecer la convivencia pacífica entre los diversos grupos étnicos presentes en Etiopía.

 

Mientras se produce el avance del Frente de Liberación del Tigray (TPLF) hacia la capital, Addis Abeba, hay muchas iniciativas promovidas por la comunidad internacional para lograr un alto el fuego. Tanto Estados Unidos como la Unión Europea, así como la Unión Africana y la Igad (Autoridad intergubernamental para el desarrollo) del Cuerno de África, están haciendo todo lo posible para evitar una escalada sangrienta de la guerra civil que podría llevar a la ocupación de Addis Abeba por los rebeldes.

Como es sabido, el conflicto estalló tras la operación lanzada por el ejército gubernamental en la región del Tigray el 4 de noviembre de 2020, después de que el Tplf fuera considerado responsable de atacar una base militar en Dansha, con el objetivo de robar armas y municiones. A este respecto, el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, acusó al Tplf de traición y terrorismo y lanzó una campaña militar para restablecer el orden en la región. La ofensiva se declaró terminada el 29 de noviembre de 2020, con la conquista de Mekelle.

Sin embargo, los combates continuaron en los sectores central y meridional de Tigray y, unos meses después, los rebeldes lanzaron una contraofensiva que no sólo permitió la reconquista de la capital regional, sino que obligó al ejecutivo de Addis Abeba a anunciar un alto el fuego unilateral e inmediato el pasado 28 de junio. El movimiento marcó una pausa momentánea en el conflicto civil, que luego se reanudó con un importante avance del Tplf hacia Addis Abeba.

A esto se añada la alianza forjada entre el Ejército de Liberación Oromo (Ola) y el Tplf el pasado mes de agosto, lo que hace que el escenario esté cada vez más caldeado. Hay que tener en cuenta que el conflicto del que hablamos se caracteriza por su extrema brutalidad. Según un informe publicado en los últimos días, tras una investigación conjunta de la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía y la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas – que abarca el periodo comprendido entre el 3 de noviembre de 2020, cuando comenzó el conflicto armado, y el 28 de junio de 2021 – se han perpetrado violaciones y abusos, como asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, torturas y acoso de todo tipo contra la población civil. Esto ha provocado el desplazamiento de unos dos millones de personas, mientras se informa de que miles de ellas han perdido la vida, lo que ha provocado la preocupación de la comunidad internacional, sobre todo por el agravamiento de la situación humanitaria y las posibles repercusiones del conflicto en la vasta región del Cuerno de África.

 

Cabe señalar que el gobierno de Asmara, que ha intervenido militarmente en el Tigray, considera al Tplf como el principal obstáculo para la normalización de las relaciones políticas con Addis Abeba; mientras que Sudán (donde se produjo un golpe militar el 25 de octubre) y Egipto, tras haber suspendido la disputa sobre el proyecto de llenado del embalse de la presa del Gran renacimiento etíope (Gerd), permanecen, al menos aparentemente, como espectadores vigilantes e interesados respecto a lo que puedan ser los posibles resultados de la crisis armada.

La escalada del conflicto en Etiopía está socavando seriamente el papel político de Addis Abeba en el seno de la Unión Africana, que está lidiando con la emergencia del Covid-19 y la consiguiente crisis económica que afecta a muchos países del continente. La vía del diálogo que propugna el Papa Francisco es la única solución para evitar la implosión de un país, Etiopía, que se encuentra en una situación desesperada.

09 noviembre 2021, 16:09