Buscar

Vatican News
Vigilia de oración por las miles de víctimas en la región de Tigray, a un año del inicio del conflicto Vigilia de oración por las miles de víctimas en la región de Tigray, a un año del inicio del conflicto  (AFP or licensors)

Estado de emergencia en Etiopía: rebeldes cercanos a la capital

Exactamente un año después del inicio del conflicto en Tigray, la guerra ha adquirido un carácter nacional, lo que ha llevado al gobierno a declarar el estado de emergencia. Las Naciones Unidas piden un alto el fuego inmediato en un país donde la población ya ha pagado un alto precio por el conflicto en la región del norte del país.

Andrea De Angelis - Ciudad del Vaticano

El gobierno etíope ha declarado el estado de emergencia nacional con efecto inmediato y las autoridades de Addis Abeba han comunicado a los ciudadanos que se preparen para defender la capital, Addis Abeba, ya que los combatientes de la región norteña de Tigray han amenazado con marchar hacia la ciudad. Un año después del inicio del conflicto en la región más septentrional del país, la situación parece deteriorarse.

El estado de emergencia

El gobierno podrá ahora establecer controles de carretera, interrumpir los servicios de transporte, imponer toques de queda e intervenir militarmente en algunas zonas. El estado de emergencia, que durará seis meses, también significa que cualquier persona sospechosa de tener vínculos con grupos "terroristas" podría ser detenida, incluso sin una orden de arresto, mientras que cualquier ciudadano que haya alcanzado la edad para el servicio militar podría ser llamado a combatir. "Nuestro país se enfrenta a un grave peligro para su existencia, su soberanía y su unidad", dijo el ministro de Justicia, Gedion Timothewos, durante una sesión informativa con los medios de comunicación estatales.

Avance de los rebeldes

Las noticias son fragmentarias, en parte debido a la escasa y casi inexistente presencia de periodistas en el territorio. Durante el fin de semana, según las agencias internacionales, los separatistas del Frente de Liberación de Tigray (TPLF) y del Ejército de Liberación Oromo (OLA), que habían anunciado una alianza militar el pasado mes de agosto, tomaron el control de Dessiè y Combolcià, dos ciudades situadas a lo largo de la carretera que une Tigray con Addis Abeba. Los dos grupos parecen avanzar ahora hacia el sur, con la intención de llegar a la capital e intentar conquistarla.

Una alianza importante

En los últimos días, la alianza entre el TPLF y el Ejército de Liberación Oromo -que lucha por los derechos de los oromos, el mayor grupo étnico de Etiopía- dijo que había conquistado Combolcià y Dessiè y que pretendía llegar a Addis Abeba. La alianza militar entre ambos grupos es aún más significativa si se tiene en cuenta que el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed Ali, es de etnia oromo.

Reacciones internacionales

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, se mostró "extremadamente preocupado" por la escalada de violencia en Etiopía ante la declaración del estado de emergencia por el posible avance de las fuerzas rebeldes de Tigray sobre la capital, Addis Abeba. "La estabilidad de Etiopía y de toda la región está en juego", dijo el portavoz de Guterres, Stephane Dujarric, en un comunicado. El Secretario General de la ONU también pidió "un diálogo nacional inclusivo para resolver esta crisis y sentar las bases de la paz y la estabilidad en todo el país". La Unión Europea también hizo un fuerte llamamiento. "Pedimos a todas las partes de Etiopía que apliquen un alto el fuego significativo con efecto inmediato y que entablen negociaciones políticas sin condiciones previas. Estamos dispuestos a apoyar estos esfuerzos", dijo el Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en Twitter. Se espera que el enviado estadounidense para el Cuerno de África, Jeffrey Feltman, llegue a Etiopía en las próximas horas. Así lo anunció un portavoz del Departamento de Estado estadounidense. Por último, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró el martes que eliminaría los privilegios comerciales que Estados Unidos mantenía con Etiopía debido a las "extensas violaciones de los derechos humanos reconocidas internacionalmente" de las que eran responsables las fuerzas de seguridad etíopes.

Violaciones de los derechos humanos

Asesinatos ilegales y ejecuciones extrajudiciales, tortura, violencia sexual y de género, violaciones contra los refugiados y desplazamiento forzado de civiles. Hay esto y mucho más en el informe de una investigación conjunta de la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía y la Oficina de Derechos Humanos de la ONU. El documento destaca posibles crímenes de guerra y contra la humanidad en la región etíope de Tigray. "A medida que el conflicto se ha ido intensificando, con los civiles atrapados en una trampa, es crucial que todas las partes atiendan a los reiterados llamamientos para que se ponga fin a las hostilidades y se busque un alto el fuego duradero", dijo Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, al comentar el informe en Ginebra ayer. El estudio analiza la situación entre noviembre de 2020 y junio de este año, es decir, desde el inicio del conflicto armado hasta la declaración unilateral de alto el fuego por parte del gobierno etíope.

04 noviembre 2021, 14:00