Buscar

Vatican News
Campamento de refugiados de Moria, en la isla Lesbo Campamento de refugiados de Moria, en la isla Lesbo  (ANSA)

Lesbos. Llamados a las solidaridad frente al incendio en Moria

Frente al gran incendio que se produjo el pasado miércoles 9 de septiembre en el campo de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos, diversos organismos han expresado su preocupación. por la situación que se esta viviendo.

Ciudad del Vaticano

El campo de refugiados de Moria es el más grande de Europa, ubicado en la Isla de Lesbos, en Grecia. Fue creado por las fuerzas armadas para acoger, en principio, a 3.000 personas pero actualmente vivían hacinadas más de 13.000 hombres, mujeres y niños (el número exacto no es oficial).

Todos se han quedado sin techo tras el incendio del pasado 9 de septiembre. Según las autoridades locales, el incendio (que tuvo varios focos provocados) se inició tras una protesta de refugiados que habían sido obligados a aislarse tras detectarse 36 casos de Covid-19. Por el momento, no se han registrado víctimas mortales aunque se calcula que el 80% de las instalaciones están calcinadas y reducidas a cenizas.

Frente a esta tragedia, diversos organismos han expresado su preocupación.

Comunidad de San Egidio

La Comunidad de San Egidio hizo un llamamiento a todos los países de la Unión Europea “para que acojan urgentemente a los refugiados que lo han perdido todo con el incendio del campo de Moria”. Evidencia que “se trata de solicitantes de asilo que llevan meses, algunos años, viviendo en condiciones extremadamente precarias, después de haber realizado viajes largos y muy arriesgados para escapar de guerras o situaciones insostenibles, sobre todo desde el Afganistán”. Según el comunicado, la mayoría de ellos son familias, con una cifra total de asistencia de alrededor de 13.000, con un porcentaje de menores de menos del 40%. Por esta razón piden “el traslado urgente de los refugiados a campos equipados, dotados de servicios, en el continente, para evitar nuevos dramas de desesperación”.

“Europa, si sigue estando a la altura de su tradición de civilización y humanidad, debe hacerse cargo con un acto de responsabilidad colectiva” exhorta el comunicado.

Centro Astalli

En una nota de prensa, el Centro Astalli expresa “su grave preocupación por el gran incendio que se produjo en Moria”, y por los 12.500 migrantes que huyeron en la noche para escapar de las llamas.

El padre Camillo Ripamonti, presidente del Centro Astalli, subraya: "Desde hace algún tiempo, los migrantes y las organizaciones humanitarias piden la evacuación del campamento, denunciando el grave estado de degradación y abandono. Los niños nacidos en el barro, los suicidios a una edad muy temprana, el abuso y la violencia contra las mujeres son, lamentablemente, situaciones que han existido durante años. Miles de migrantes, que huyen principalmente del Afganistán y de Siria, se ven obligados a entrar en un limbo sin perspectivas y sin derechos".

“Es hora de que la Unión Europea –continua el comunicado- muestre su solidaridad: actúe para la evacuación inmediata de los migrantes de Lesbos, mediante la redistribución en los Estados miembros”.

Concluye la nota, subrayando que “la eliminación de los lugares en que se encuentran miles de personas y la gestión de la distribución controlada de un pequeño número de migrantes entre los Estados Miembros es una medida necesaria para salvaguardar la seguridad de todos”.

UNICEF

También UNICEF expresó “su más profunda solidaridad con los refugiados y migrantes afectados por el incendio del campamento de Moria” y ofreció su ayuda para “atender las necesidades inmediatas de más de 4.000 niños, en particular los 407 menores no acompañados que son extremadamente vulnerables”.

En su declaración, UNICEF agradeció a las autoridades locales y a los rescatistas que trabajaron toda la noche para hacer frente a la crisis. Junto a sus socios, transformaron el Centro de UNICEF Tapuat para el apoyo a los niños y las familia, situado cerca del campamento de Moria, en un refugio de emergencia. Según el comunicado, “este puede albergar temporalmente a las personas más vulnerables, incluidos los niños no acompañados, las mujeres embarazadas y otras personas con necesidades especiales, hasta que se identifiquen alternativas”. Han informado que actualmente más de 150 niños no acompañados están alojados allí.

En este momento, la prioridad de UNICEF es “garantizar la seguridad y protección inmediatas de los niños, en coordinación con el Gobierno griego, el Secretario Especial para la Protección de Menores no Acompañados, las autoridades locales y nuestros socios de la ONU y la comunidad de ONG’s”.

Concluyen la declaración, expresando que los acontecimientos vividos en Moria sirven “como un fuerte recordatorio de la urgente necesidad de un Pacto de la UE sobre la migración humana y favorable a los niños, que respete los derechos de los niños a una protección y unos servicios adecuados en toda Europa”.

10 septiembre 2020, 12:29