Buscar

La historia
Vatican News

Atrapar a Dios en una brizna de hierba: el Círculo Laudato si' en las selvas

Entre los Círculos Laudato si' de Italia, hay uno en las afueras de Roma que ha creado un amplio y cuidado espacio verde dedicado a San Francisco, donde se entrelazan la contemplación y el compromiso con la creación. Esto también ha dado lugar a una iniciativa especial para los niños. El Circolini, el primer experimento de este tipo en el país se ha puesto en marcha: son los niños más pequeños los que responden en primera persona al grito de la tierra y los pobres

Giada Aquilino - Ciudad del Vaticano

Un fruto del Tiempo de Creación 2020. El "Circolo Laudato si' nelle Selve" de la parroquia de la Natividad de la Santísima Virgen María en Selva Candida, en la periferia noroeste de Roma, celebra de hecho su primer año en estos días, cuando la edición de 2021, dedicada al tema "¿Una casa para todos? Renovar el oikos de Dios". Don Federico Tartaglia, párroco aquí desde hace tres años y animador del Movimiento Laudato si' -antes GCCM, Movimiento Católico Mundial por el Clima- no ve el aniversario como un hito para el que se elaboran presupuestos, sino como un impulso para avanzar. "Miro al futuro, acabamos de empezar, no hemos hecho nada comparado con lo que -reflexiona- está en juego, la crisis ambiental y social: si estamos ante una tragedia, debemos ser totalmente radicales, agarrar a Dios en una brizna de hierba, detenernos, tener un estilo de vida esencial, sobrio", refiriéndose a esa "sana sobriedad" con la que el Papa Francisco en la encíclica Laudato si' nos exhorta a marcar "nuestra relación con el mundo" (126).

El altar dedicado a San Francisco en la parroquia de la Natividad de María Santísima
El altar dedicado a San Francisco en la parroquia de la Natividad de María Santísima

La parroquia, perteneciente a la diócesis suburbana de Porto - Santa Rufina, "es absolutamente central para la zona, de casi 100.000 habitantes, que en cierto modo", explica don Federico, "es una periferia de la periferia, comparada con la cercana aldea de Casalotti, que quizá sea más conocida".

Nació en los años cincuenta y sesenta, y luego renació en los últimos 20 años con nuevos asentamientos, algunos muy grandes, habitados por romanos que abandonaban la ciudad: por eso es una zona llamada "dormitorio", con pocos servicios porque muchos están en el centro o en la Via di Casal del Marmo o precisamente en Casalotti, como las escuelas. Pero es un buen barrio: buena gente que trabaja, jóvenes que estudian, algunos inmigrantes, sobre todo de Europa del Este o Sudamérica, que trabajan con familias locales".

Entusiasmo y energía

En esta realidad, la parroquia es un contexto dinámico con "un parque al que -dice el sacerdote- acuden y utilizan todos los días cientos de familias, la catequesis, la escuela de fútbol, otras actividades deportivas y sociales, una escuela infantil, Cáritas, las visitas a los enfermos y a los ancianos: es decir, es la única realidad que, de alguna manera, moviliza a la gente en general". Un día de verano del año pasado, continúa, "un feligrés mío, Giuseppe Morelli, después de escuchar algunas de mis reflexiones en la misa, me habló de los Círculos Laudato si' y del curso de formación de Animadores del Movimiento Laudato si', que luego seguí con otros feligreses. Empezamos a donar ejemplares de la encíclica del Papa Francisco y nació la idea de nuestro propio Círculo: en pocas semanas y en pleno Tiempo de la Creación, empezamos con siete, ahora somos unos cuarenta, en un ambiente chispeante, lleno de entusiasmo y energía".

La entrada al Jardín de la Laudato si inaugurado en primavera
La entrada al Jardín de la Laudato si inaugurado en primavera

"El Círculo Laudato si' en la Selva Cándida se basa en tres pilares: contemplación, reflexión y acción", explica Emanuela Chiang, animadora de Laudato si', refiriéndose a las intuiciones del Movimiento Laudato si'. Su padre es chino, originario de Taiwán, y su madre es italiana, con experiencia e impronta salesiana en el Voluntariado Internacional para el Desarrollo (Vis) en el campo de las migraciones y las cuestiones de Oriente Medio.

Emanuela también obtuvo un Diploma Conjunto en Ecología Integral en la Pontificia Universidad Gregoriana, como el padre Federico y otros feligreses. Llegó hace poco a la Natividad de la Santísima Virgen María e inmediatamente se puso a establecer el Círculo. "La contemplación implica una oración por la creación, revalorizando nuestra relación con ella: el Jardín Laudato si' de la parroquia -inaugurado el pasado mes de mayo- se creó también para esto, para facilitar y volver a la contemplación de la creación", dice.

El grito de la tierra y de los pobres

"En cuanto a la reflexión, en nuestras reuniones nos centramos en un tema concreto, como el agua, la tierra, el fuego, el aire, declinándolo con respecto a nuestro comportamiento individual y social, hablando mucho de nuestro consumo, aprendiendo más sobre la agricultura ecosostenible. Luego concluimos nuestras reuniones elaborando propuestas concretas, por ejemplo, sobre la limpieza del barrio, la reducción del plástico -también lo hemos hecho en la parroquia, para las máquinas expendedoras de bebidas- y luego la compra alternativa ecológica y de kilómetro cero, fomentando el uso de botellas de agua en lugar de botellas desechables, sensibilizando a adultos y niños sobre estos temas.

 

Organizamos la limpieza del parque público de la zona con los más pequeños", prosigue, "armados con guantes, bolsas y diverso material, los niños echaron una mano en la limpieza y luego colorearon las vallas con tiza. También aprendimos a hacer jabón para platos en casa, con sal, limón y vinagre, y difundimos la "receta" entre todas nuestras familias". La encíclica del Papa Francisco sobre el cuidado de la casa común "nos ha llevado también -subraya- a prestar una atención especial a los pobres, colaborando con Cáritas y otras parroquias en la asistencia a los sin techo en el comedor de la estación de Termini".

Parte de la rosaleda del Jardín de la Laudato si'
Parte de la rosaleda del Jardín de la Laudato si'

Los Círculos Laudato si'

El documento del Pontífice de 2015 también pide una confianza especial en los niños, cuyo potencial es una semilla que puede generar "efectos para toda la vida" (213). "Uno de los frutos más interesantes de nuestro compromiso, un fruto espontáneo diría yo, ha sido el nacimiento de los Circolini Laudato si', el primer experimento en Italia, la primera flor de esta realidad ligada al Movimiento Laudato si': son 20 - 25 niños, de escuelas primarias y secundarias, que se apasionan por nuestras actividades. Juntos, contemplamos la naturaleza, a través de nuestro hermoso parque, mirando el cielo, los árboles, las flores, regándolas y cuidándolas, dibujando las rosas que se plantaron aquí en memoria de nuestros seres queridos -hay un centenar de ellas- y realizando vídeos de sensibilización". Un compromiso incesante que los jóvenes y adultos del Club dieron a conocer al Papa, participando en la audiencia general en el patio de San Dámaso del Vaticano, en un cálido día de finales de junio.

El Papa saluda a los niños del Circolini Laudato si' en la audiencia general del 30 de junio
El Papa saluda a los niños del Circolini Laudato si' en la audiencia general del 30 de junio

El vínculo con San Francisco

Unos días antes hubo otro evento especial para la comunidad parroquial. En la inauguración del Jardín Laudato si', se colocó en el altar, rodeado de vegetación, una preciosa reliquia del cuerpo de San Francisco, el Pobre de Asís, que se conmemora aquí con un mosaico de cerámica. Presidió la celebración Mons. Gianrico Ruzza, administrador apostólico de la diócesis de Porto-Santa Rufina. "Ha sido un pequeño signo, un comienzo, que espero que se extienda, porque es una forma concreta de actualizar lo que nos pide el Papa Francisco" en Laudato si', destaca monseñor Ruzza.

Monseñor Ruzza en la parroquia de la Natividad de María Santísima
Monseñor Ruzza en la parroquia de la Natividad de María Santísima

El Papa, señala el obispo, "nos pide que respondamos a la urgencia de la destrucción de la creación a la que estamos asistiendo: personalmente -reflexiona el prelado- estoy muy preocupado por la evolución del clima, por la situación de nuestros hermanos y hermanas que buscan ayuda huyendo de la desertización, por la pobreza que crece cada vez más. Es el momento de darse cuenta de que no hay más tiempo", es el momento de "comprometernos todos".

"Si lo que realmente está en juego es la supervivencia de los pobres, la supervivencia del planeta, la biodiversidad, no es cuestión de maquillarse", se hace eco el padre Tartaglia. "Se trata de transformarnos totalmente, de ser totalmente invasivos en nuestras vidas", subraya. "Sólo si el corazón humano se detiene a contemplar, satisfecho de esta belleza que nos rodea e impulsado moralmente por esta belleza a la acción, puede haber esperanza de una conversión integral" de nosotros mismos y de los demás.

14 septiembre 2021, 08:00