Buscar

La historia
Vatican News

El Círculo Laudato si' de Asís: un regalo al servicio de los pobres

Desde febrero de 2019, en los lugares de San Francisco, un pequeño grupo de personas animadas por el Movimiento Católico Mundial por el Clima se ha movilizado para profundizar en su relación con el Creador y con el prójimo, a la luz de la encíclica Laudato si'. De esto nacieron iniciativas y colaboraciones, entre las cuales el compromiso por los más necesitados llevado a cabo en la Casa Reina de la Paz y mediante oraciones ecuménicas. Entrevista con Antonio Caschetto

Giada Aquilino – Ciudad del Vaticano

Todos podemos colaborar "como instrumentos de Dios" en el cuidado de la creación, cada uno con sus propias "iniciativas y capacidades". Es la solicitud del Papa Francisco al compromiso por la casa común, contenida en la encíclica Laudato si', lo que motiva a Antonio Caschetto, coordinador de los programas italianos del Movimiento Católico Mundial por el Clima (Gccm) y responsable del Círculo Laudato si' de Asís. Arquitecto de 40 años, de origen siciliano, trasplantado en Umbría, donde vive con su mujer y sus dos hijos, dice que le gusta "especialmente" el párrafo 14 del documento del Pontífice, que recuerda la declaración pastoral de 1999 sobre la crisis medioambiental de los obispos de Sudáfrica. La implicación y los talentos personales –es decir, "los que son un regalo de Dios para cada uno de nosotros", recuerda Caschetto – aparecen hoy como "necesarios" para reparar el daño hecho por los humanos a la creación de Dios.

El Movimiento Católico Mundial por el Clima

Una llamada a la acción, la del Papa, que para Antonio significa no "sólo" realizar proyectos en su profesión para reducir el impacto ambiental, sino sobre todo resurgir y alimentar "un fuego que ya estaba ahí" en su propia vida, marcada por la experiencia de enseñar la lengua italiana a los solicitantes de asilo, el servicio de guía espiritual en el Santuario de la Spogliazione de Asís, el encuentro en 2018 con el Movimiento Católico Mundial por el Clima del que nació el Círculo Laudato si' de Asís en febrero del año siguiente: un pequeño grupo de personas que se reúnen regularmente para profundizar en su relación con el Creador y entre sí, a la luz de la encíclica de 2015, en la urgente necesidad de abordar el cambio climático y la crisis ecológica.

Antonio Caschetto
Antonio Caschetto

Conectarse y trabajar en red

"El Círculo Laudato si' tiene su sede en el Santuario de la Spogliazione, la parroquia de Santa María la Mayor, que es el lugar donde San Francisco renunció a todas sus posesiones y se desnudó en la plaza". Allí, donde hoy descansa el cuerpo del Beato Carlo Acutis, nació el Círculo "para crear una red", para conectar "tanto las realidades que en Asís se ocupan de nuestra casa común, por lo tanto, las asociaciones, la diócesis, las oficinas, como los otros Círculos de Italia", más de un centenar de los más de 500 que hay en todo el mundo. Con la ayuda de su padre espiritual, Fray Carlos Acacio Gonçalves Ferreira, procedente de la Amazonía, Antonio habló con Vatican News de una realidad marcada por un "ambiente familiar", por un "intercambio entre los participantes", generalmente unas quince personas, "cada una de las cuales – explica – involucra a las demás 'por contagio'": un contagio que, incluso en una época de pandemia, en este contexto adquiere una nueva luz.

El padre espiritual del Círculo, Fray Carlos
El padre espiritual del Círculo, Fray Carlos

"El Círculo – dice – se basa en tres pilares. La primera es la oración: en la oración realizamos la contemplación de la belleza que nos rodea y, al mismo tiempo, intentamos escuchar el grito de la tierra, el grito de los pobres. Luego hay un momento de reflexión sobre nuestros estilos de vida, y después el de la acción, con propuestas. El Círculo se convierte casi en un ágora, en la que todo el mundo aporta información, por ejemplo, sobre el uso de detergentes, sobre la limitación del consumo de plástico, sobre el despilfarro de carne, y luego estas reflexiones se transforman en acciones concretas". El Club se convierte así en un "lugar de experimentación" donde, por ejemplo, se prueban detergentes producidos con materiales "orgánicos", "no químicos", pero también "de reflexión" sobre las repercusiones de nuestros hábitos sobre el medio ambiente. Por ejemplo, recuerda, "durante la Cuaresma del año pasado – también dedicada al 'ayuno del consumo irresponsable' – tras una Misa de nuestro párroco, proyectamos un vídeo sobre la huella de carbono que genera la producción intensiva de carne, que luego determina las emisiones de gases de efecto invernadero". Y de nuevo, "creamos un pequeño blog dedicado a la reducción del uso del plástico en diversos ámbitos, como en el embalaje de los regalos, con aportaciones elaboradas por nuestros jóvenes".

La Casa Reina de la Paz

Autor de "Vive Laudato si'", un libro sobre las raíces franciscanas de la encíclica del Papa Francisco, y formador de animadores de Laudato si', movidos por la llamada a la ecología integral para ponerse al servicio de la comunidad, Caschetto cuenta cómo entre las actividades del Círculo de Asís se encuentra también la colaboración con las diferentes asociaciones, en particular con una Fundación, la Casa Reina de la Paz, "que acoge a personas necesitadas, a pobres, a personas sin hogar y también a peregrinos: hemos iniciado un camino juntos, que nos llama a la acción concreta". Habla del "apoyo a la Casa, que se encuentra en la zona de San Damián, cerca del lugar donde San Francisco abrazó al leproso, y que está dirigida por dos señoras con un gran deseo de dedicarse a los demás, de acoger a personas rechazadas por todos, con grandes dificultades económicas: Tiziana, originaria de Bérgamo, tiene una hermosa historia ligada a una conversión ecológica con la Amazonía y ha donado la Casa Reina de la Paz de su propiedad para acoger a los necesitados. La otra se llama Rosaria y es una mujer de gran oración". Para los miembros del Círculo Laudato si' se trata, en primer lugar, de garantizar un servicio de acogida a los huéspedes de la Casa: "El número – continúa Caschetto – es siempre variable, a grandes rasgos son unas diez personas, a veces sucede que también haya 15-20 cuando llegan los peregrinos".

Iniciativa Laudato si' del Círculo de Asís
Iniciativa Laudato si' del Círculo de Asís

El pasado mes de septiembre, durante el Tiempo de la Creación 2020, se inauguró además un Huerto Laudato si', en la "agradable" naturaleza de San Damián, recuerda Antonio. "Dimos vida a este huerto, en una parcela de la Casa Reina de la Paz: no separamos la tierra en lotes, sino que la pusimos en común, trabajándola y compartiendo juntos los frutos de la tierra entre las personas que tienen necesidad y los participantes en el Círculo".

 La Huerta Laudato si'
La Huerta Laudato si'

La idea que subyace a la iniciativa es, una vez más, la del "contagio": los que trabajaron esa tierra "serán un estímulo para los que no la trabajaron pero que, sin embargo, disfrutaron de los frutos de la tierra, recibiendo estímulos para comprometerse con la próxima siembra", asegura el coordinador del Círculo. "Es un proceso educativo que intentamos llevar a cabo, implicando también a los colegios, las parroquias y los peregrinos. El verano pasado, por ejemplo, involucramos en el proyecto del jardín a un grupo de peregrinos – unos quince jóvenes – que habían venido desde Pordenone para hacer un camino de espiritualidad en San Damián: al quedarse varios días, expresaron el deseo de ayudarnos. Y así trabajaron la tierra durante medio día y tuvieron la alegría de plantar la primera semilla, un olivo en recuerdo de su paso".

Diálogo ecuménico

El Tiempo de la Creación "fue un tiempo especial" para el Círculo Laudato si' de Asís cuyos desarrollos, recuerda Antonio Caschetto, se viven cada día. "Hubo una oración ecuménica con el obispo de Asís, monseñor Domenico Sorrentino, y con diferentes realidades ecuménicas, los anglicanos, los ortodoxos. Fue un trabajo coral que implicó tanto Asís como Cannara, en particular Piandarca, el lugar del Sermón a los Pájaros de San Francisco. Intentamos ser levadura para la Iglesia, aunque sea de forma discreta: cuando se crean conexiones, es importante que ellas caminen durante el año. Y la continuación de esta oración ecuménica fue la de entregar plantas, pequeños árboles, a determinadas realidades que trabajan por el cuidado de nuestra casa común", con las cuales el compromiso continúa hoy en el signo de esa colaboración como instrumentos de Dios deseada por el Papa.

(Vídeo grabado antes de las últimas medidas adoptadas para hacer frente a la emergencia de Covid-19)

16 marzo 2021, 09:30