Buscar

Vatican News

Colombia, Universidad Católica de Manizales: "Una nueva vida para presidiarias"

Se trata de un proyecto puesto en marcha en el Centro de Reclusión de Mujeres de Manizales, donde se les ofrece dos espacios de formación integral: un Diplomado de Preparación para la Vida Laboral; y un acompañamiento formativo que aborda diversas áreas (espiritual, humana y deportiva). "Este es el principio de una nueva vida", dice una de las participantes.

Sofía Lobos - Ciudad del Vaticano

Apostar por la formación integral de las mujeres privadas de libertad para que puedan crecer espiritualmente y contribuir a su reinserción laboral: es la misión que ha puesto en marcha la Universidad Católica de Manizales (UCM), en Colombia; una obra de la Congregación de las Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación de la Santísima Virgen que busca dignificar al ser humano y permitir que éste responda a las necesidades del entorno con una visión humanista, científica y cristiana. 

Ofrecer espacios de formación integral

En este sentido, la Vicerrectoría de Bienestar y Pastoral Universitaria (a través de la Pastoral social) realiza diferentes procesos de acompañamiento a las comunidades más vulnerables de la ciudad. Uno de ellos se lleva a cabo en el Centro de Reclusión de Mujeres de Manizales, donde se ofrecen dos espacios de formación integral: un Diplomado de Preparación para la Vida Laboral y un acompañamiento formativo y reflexivo cada semana para abordar diversas áreas (espiritual, humana y deportiva).

Al respecto, María de los Ángeles Casafus Carrillo, coordinadora de Pastoral universitaria, explica para Vatican News:

“El Diplomado que ya graduó a su primera cohorte, tiene como finalidad preparar a las mujeres privadas de la libertad para su proceso de pospenado en cuatro áreas de formación que facilitarán su inserción en el mundo laboral: proyecto de vida, atención al adulto mayor, primeros auxilios y ventas y servicios. En próximas semanas se dará inicio a la segunda cohorte”

Fortalecer la fe, la actividad física y la convivencia

Por otra parte, las intervenciones semanales, consisten en tres espacios formativos que permiten fortalecer la fe, la actividad física y la sana convivencia.

 

Antes de la actual pandemia, el acompañamiento de la Universidad Católica de Manizales se realizaba de manera presencial, pero a partir de la crisis sanitaria generada por el COVID-19 se realiza a través de plataformas digitales. 

¿Cómo se vive este proyecto desde dentro?

Sin embargo... ¿Cómo se vive este proyecto desde dentro? Algunos voluntarios de la UCM, comparten con nosotros sus experiencias al participar en esta iniciativa.

En primer lugar, la coordinadora de Pastoral, María de los Ángeles Casafus, cuenta que esta experiencia ha sido muy significativa a nivel personal ya que "ha fortalecido el deseo de mirar con amor a los demás y no juzgarlos por sus circunstancias, para descubrir realmente a Dios presente en cada ser humano, sin importar las condiciones”.

El voluntario, Henry Londoño, por su parte, expresa: “Es muy gratificante sentir el agradecimiento y la alegría de las internas con cada actividad; y saber que desde el trabajo que se realiza se aporta al bienestar físico, mental y social de las mujeres privadas de la libertad”.

Mujeres participantes del proyecto.
Mujeres participantes del proyecto.

Sensibilizar a la población

Igualmente, Lida Sánchez, coordinadora del proyecto, destaca que “las diferentes atenciones de trabajo social en el centro de reclusión de mujeres de la ciudad de Manizales posibilitan el proceso de sensibilización a través de historias y propósitos de vida e identifica factores de riesgo y protectores que ayuden en el camino de su reincorporación a la vida social y laboral. Estas vivencias han sido aprendizajes significativos y de gran sentido para mi vida profesional y personal”.

Luz Marina Duque, directora del Centro de Reclusión, también menciona que “el diplomado viene a levantar la vida de una penitenciaria, pero también de la dinámica personal de cada interna. La participación de ellas en cualquier actividad aporta muchísimo. Acá lo que parece pequeño se hace grande”.

La experiencia de las mujeres presidiarias

Y los frutos de esta iniciativa se pueden ver, además, en los testimonios de algunas mujeres presidiarias que forman parte de este proyecto y que de manera anónima, pero a "corazón abierto", comparten sus impresiones: 

“El diplomado nos enseñó mucho sobre cuidado, servicio y respeto hacia los adultos, las ideas de negocio y saber cómo atenderlo bien”

“Ustedes nos han transmitido una energía muy bonita, nos invitan a pensar mejor día a día”

“Aprendimos de ustedes que estamos aquí, pero sólo por un tiempo, todavía tenemos muchas oportunidades afuera. Este es el principio de una nueva vida”

Crear oportunidades

Asimismo, el diplomado ha ayudado a estas mujeres a mejorar sus habilidades de lectura, formación en valores, consolidar el respeto al prójimo y recordar la importancia de vencer todo tipo de prejuicios y discriminaciones.

 

Se trata en definitiva, de crear para todas ellas, nuevas perspectivas de futuro y construir las oportunidades que la vida misma no les ha dado antes de entrar en la cárcel.

"Tengo muchas metas por cumplir. Ahora que me falta poco para salir, quiero seguir formándome para enseñar a mis hijos muchas cosas buenas", concluye otra de las participantes del proyecto.

“Sintió compasión y se puso a enseñarles”

Cabe recordar que la UCM, a través de esta iniciativa, hace vida la expresión evangélica:

“Sintió compasión y se puso a enseñarles”, ya que, con estos procesos, no solo ofrece la posibilidad de la inserción en el mundo laboral en el pospenado a las mujeres privadas de la libertad, sino que se dignifica y mejora la calidad de vida de las mujeres durante su estancia en el establecimiento carcelario. 

Un proyecto para empezar "una vida nueva"
04 marzo 2021, 09:00