Buscar

Vatican News

Asia en oración por la paz en Myanmar

Mientras crece la presión internacional sobre la junta militar que está en el poder en el país asiático desde principios de febrero, el sureste del continente y otros lugares más se reúnen en oración por iniciativa del Movimiento de los Focolares. La intención es siempre la misma: implorar el fin de la violencia.

Gabriella Ceraso – Ciudad  del Vaticano

Aun víctimas y más violencia. Los últimos informes hablan de seis manifestantes muertos hoy en Myanmar por disparos de las fuerzas de seguridad durante una protesta antigolpista en Myaing. Mientras tanto, la comunidad internacional ha estrechado el cerco sobre Myanmar en un intento de restaurar la paz y la democracia interrumpidas por la detención de la líder civil Aung San Suu Kyi en febrero y la toma del poder por la junta militar. Ayer, el Consejo de Seguridad de la ONU condenó "enérgicamente" la violencia contra los manifestantes de la plaza que reclaman justicia, China hizo un llamamiento al "diálogo", mientras que Estados Unidos formalizó la adopción de sanciones contra dos hijos del líder de la junta de Myanmar, Min Aung Hlaing, por el golpe y la violencia posterior, así como el asedio a los trabajadores que están en huelga de protesta y bloquean las actividades productivas del país. Según las Naciones Unidas tras el golpe, las fuerzas militares han matado a más de 50 personas y, según los datos facilitados por la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos, hay casi 1.800 personas detenidas por la junta militar desde el 7 de marzo.

En este contexto, la Iglesia sigue rezando y pidiendo la paz. Desde los gestos de la hermana Ann Rosa Nu Tawng, la monja birmana que en los últimos días se ha arrodillado en oración ante los soldados para pedirles que no ataquen a los manifestantes prodemocráticos, hasta las palabras del Cardenal Charles Maung Bo, Arzobispo de Yangon, que no se cansa de repetir que un nuevo Myanmar es posible, que las armas no sirven y que es necesario "rearmarse mediante la reconciliación y el diálogo". Los Hermanos Menores de Asia Oriental rezan para que "cese el hambre de sangre" y para que reinen la justicia y la paz, y la gran familia del Movimiento de los Focolares en el Sudeste Asiático también reza.

"La oración como respuesta a una situación difícil, para mantener encendida la llama de la paz y animarse mutuamente". Este es el sentido de la iniciativa nacida en el seno del Movimiento fundado por Chiara Lubich e inspirado en el carisma de la unidad. Desde el sudeste asiático, el rezo del Rosario en las lenguas locales, en línea, ha llegado a implicar a una veintena de países. Llevamos dos semanas reuniéndonos todos los martes y jueves, una forma de sentirnos unidos y no solos, como nos cuenta Tina Malabanan, del Movimiento de los Focolares en Tailandia:

R.- Fue una experiencia muy fuerte, me pareció un momento para recuperar fuerzas y seguir adelante, mirando la situación desde otro punto de vista.

En este momento es la Iglesia la que intenta frenar la violencia y la injusticia con la oración. ¿Son capaces de estar cerca y ayudar a los que más lo necesitan?

R.- Sobre todo, nuestra ayuda es moral. De hecho, tratamos de entender cómo está la gente y, como la situación económica ya era problemática con la pandemia, con la situación actual está empeorando, hemos recibido el apoyo del Movimiento de los Focolares y de quienes saben cómo podemos utilizar lo que se nos da. Por lo tanto, tenemos los ojos abiertos para ayudar.

La oración une, ¿es una forma de no sentirse solo?

R.- Sí, creo que esto es lo más significativo: creer en el amor de Dios siempre, incluso en esta situación. La presencia de la familia de Chiara Lubich en Asia y en el mundo es un signo de esta presencia para nosotros. E incluso esta ayuda económica que estamos recibiendo es un signo palpable de esta realidad, algo que nos da fuerza y luz. Y recibir no sólo ayuda económica sino también muchos mensajes de apoyo del resto del mundo es importante.

Incluso el Papa se ha expresado en términos de cercanía y oración por Myanmar, pero hasta ahora todo ha quedado en nada. ¿Les han llegado estos mensajes y les están ayudando?

R.- Cada mensaje que llega lo hemos volcado y difundido y creemos que la voz del Papa es de esperanza y cercanía.

¿Cuál es su deseo para el futuro de Myanmar?

R.- Mi deseo es que todo se pueda resolver sin más violencia. También esperamos mucho la ayuda inmediata del extranjero. El pueblo lo espera, el pueblo no quiere llegar a una situación de violencia mayor. Así que hay firmeza, sí, pero firmeza pacífica: así que la esperanza es que todo pueda resolverse pacíficamente y rezamos por ello.

11 marzo 2021, 16:15