Buscar

Vatican News
FILES-MYANMAR-UNREST MYANMAR  (AFP or licensors)

Cardenal Bo: "Que los países de Asia respeten los derechos de los desplazados"

En la Jornada Mundial de los Refugiados, el presidente de la Federación de Conferencias Asiáticas, pidió en una declaración, que los gobiernos de la Región respeten los derechos humanos de los migrantes, refugiados y quienes solicitan asilo político.

Anna Ponce-Ciudad del Vaticano

El cardenal Charles Bo, arzobispo de Yangon, presidente de la Federación de Conferencias Episcopales Asiáticas (FABC), en una declaración emitida con motivo del Día Mundial de los Refugiados, el 20 de junio -según informa UCA News-, invitó a los líderes asiáticos a abordar "el racismo, el nativismo y la retórica odiosa" ante los inmigrantes indocumentados, los refugiados y los solicitantes de asilo.

Es hora de pedir a los líderes de todas las naciones que respeten los derechos de todas las personas, y solicitó "dar prioridad a los principios de derecho internacional reconocidos desde hace mucho tiempo, propios de los países civilizados, para la protección de las personas desplazadas por la fuerza".

Destacando los riesgos que corren los refugiados en medio de la pandemia de coronavirus, "a menudo huyendo, hacinados y con una atención sanitaria inadecuada", el cardenal Bo recordó que si "la humanidad estará dividida, la crisis de la pandemia no puede superarse" y que sólo "cuando nadie quede fuera, será posible sanar el planeta".

"Es importante -señaló- incluir las necesidades de los refugiados, los solicitantes de asilo y los desplazados internos en todas las políticas de respuesta al Covid-19, incluido el socorro"; y no aprovechar una emergencia como la pandemia de coronavirus para denegar la asistencia a las poblaciones migrantes y para acorralar o detener a los hombres, mujeres y niños migrantes.

Ante una crisis mundial, "es prioritario", dijo, "prestar asistencia a las personas más vulnerables, como los refugiados", sugiriendo que "para poner fin a la crisis sanitaria, aliviar el hambre y la pobreza inducidas por las pandemias y evitar el desarraigo de personas como los refugiados, debemos abordar las verdaderas causas del conflicto, detener las ofensivas militares y permitir que las personas desplazadas regresen a sus aldeas".

El cardenal Bo recordó finalmente la presencia en Myanmar de miles de personas desplazadas internamente. En el país, atormentado por la guerra civil durante más de seis décadas, se ha declarado un alto el fuego parcial, "pero -dijo- la diferencia entre un alto el fuego total y un alto el fuego parcial es enorme. La guerra todavía mueve a decenas de miles de personas, que ahora se mueren de hambre al norte de Rakhine y al sur del Estado de Chin. "El hecho de no extender el cese del fuego a todas las partes de Myanmar -concluyó- afecta a la paz de toda Asia. El conflicto no conduce a la victoria de nadie".

23 junio 2020, 15:00