Buscar

Vatican News
Un grupo de personas intenta atravesar un bloqueo policial tras cruzar la frontera de Brasil a Perú, en la localidad de Iñapari, Madre de Dios, Perú, 16 de febrero de 2021. Un grupo de personas intenta atravesar un bloqueo policial tras cruzar la frontera de Brasil a Perú, en la localidad de Iñapari, Madre de Dios, Perú, 16 de febrero de 2021.  (ANSA)

Migrantes, Mons. Martínez: Urge labor de diplomacia y diálogo entre países

El paso fronterizo entre el estado de Acre (Brasil) y Madre de Dios (Perú) es escenario de emergencia social y humanitaria en estos días, tras la llegada de más de trescientros migrantes de diferentes nacionalidades, que han quedado bloqueados debido al cierre de fronteras a causa de la emergencia sanitaria. “Pedimos que se haga un estudio y que se busque una solución a esta crisis, porque tememos que se pueda agravar y que pueda desencadenar un grave conflicto social”, afirma el Obispo Vicario de Puerto Maldonado, entrevistado por Vatican News.

Manuel Cubías y Cecilia Mutual - Ciudad del Vaticano

Desde hace algunos días se ha generado una crisis social en la frontera de Iñapari, pueblo de la región peruana Madre de Dios  y Asís, en el estado brasileño de Acre, por la presencia de un grupo numeroso, más de 300 migrantes de diferentes nacionalidades, haitianos en su mayoría, pero también originarios de Burkina Faso, Pakistán, Bangladesh, India, que quieren salir de Brasil y cruzar Perú, para salir por Tumbes, continuar por Ecuador y proseguir su ruta hacia Panamá o hacia diferentes destinos. La causa de esta crisis se debe al cierre de fronteras debido a la pandemia de coronavirus, que ha dado lugar a una aglomeración de migrantes que están intentando ingresar al Perú para usar este país como como lugar de tránsito hacia sus destinos.

“Esta es una ruta de migración ya habitual desde hace varios años, que esporádicamente genera crisis de este tipo en las fronteras”, explica ante los micrófonos Vatican News, Monseñor David Martínez de Aguirre, Obispo Vicario de Puerto Maldonado, localidad sudoriental peruana en la Amazonía, zona de la triple frontera de Brasil, Bolivia y Perú. “Sabemos que ya hay unas 380 personas y nos están reportando que están llegando más personas desde el interior del Brasil hacia este punto”.

Escuche la entrevista a Monseñor David Martínez de Aguirre

Estamos haciendo un llamamiento como Iglesia a las autoridades peruanas, sobre todo a Cancillería, a que se tome en cuenta esta situación especial. El cierre de frontera por motivo de la pandemia del Covid está generando esta aglomeración de personas.  Nosotros lo que estamos pidiendo es que se haga un estudio y que se busque una solución a esta crisis, porque tememos que se pueda agravar y que pueda desencadenar un grave conflicto social. Creemos que hay soluciones o que se pueden estudiar soluciones evitando los contagios que supondría. Los miedos que tienen aquí en Perú es que estos migrantes puedan traer al país la variante brasileña del Covid, esta mutación brasileña que ya en Manaus se ha dado y que está poniendo en jaque la zona de Loreto. Existen esos miedos.

Buscar alternativas para socorrer a la población

A través de comunicado, firmado por Monseñor David Martínez de Aguirre, el Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado ha instado a las autoridades regionales y nacionales a dar una inmediata solución a la situación de los migrantes bloqueados en la frontera entre Perú y Brasil.  “Consideramos que se pueden estudiar alternativas para poder socorrer a esta población”, expresa Monseñor Martínez, evidenciando la urgencia de actuación debido a la “existencia de mafia, lo que llaman los coyotes” que “aprovechando el estado de vulnerabilidad de esta gente, les interceptan en las carreteras y les ayudan a cruzar las fronteras por sitios ilegales”. “Lo que estamos haciendo es animar al Estado a establecer mesas de diálogo, a buscar soluciones”.

“Lo que se necesita es una labor de diplomacia, una labor de diálogo, entre los diferentes países: Brasil, Perú y Ecuador para ver cuál va a ser la ruta para esta población, cómo se les va ayudar.”

Liberarnos de los prejuicios para ver al otro como un hermano

El obispo vicario de Puerto Maldonado no deja de evidenciar cómo en este tipo de circunstancias difíciles los seres humanos se dejan llevar “por los prejuicios más viles de nuestra naturaleza”, y nos dice:

Es una pena que a veces estas situaciones saquen de las personas los prejuicios más deplorables y dejemos de ver en el hermano a una persona, como nos lo está recordando el Papa en Fratelli tutti, analizando la parábola del Buen Samaritano. Dejamos de ver al otro como una persona, lo deshumanizamos y empezamos a verlo como migrante, como un extranjero, como una potencial amenaza. Tenemos que liberarnos de todos estos prejuicios que nos impiden ver al otro como hermano de la familia, la gran familia humana que somos.

Finalmente, el prelado recuerda una bella imagen en medio de esta crisis humanitaria, capaz de sacar de nosotros la misericordia, la de un niño que saltó las barreras y fue a dar la mano a todos los agentes de la policía, conmoviendo a los policías del lado peruano que estaba guardando la frontera.

“Ojalá que la imagen de este niño dando la mano a los policías, nos haga sacar a todos nosotros, lo más humano, lo más divino que tenemos nuestro corazón y que movidos por esas entrañas de misericordia que el mismo Dios ha sembrado en nuestras vidas, hagamos algo por estos hermanos nuestros.”

17 febrero 2021, 11:00