Buscar

Vatican News
2020.02.08 Colombia. Misión Caridad para migrantes venezolanos 2020.02.08 Colombia. Misión Caridad para migrantes venezolanos 

Colombia recibe con alegría el mensaje de Francisco por los migrantes

“Los Obispos de Colombia y el pueblo de Dios recibimos con gran alegría el mensaje del Santo Padre que nos anima y fortalece en el compromiso con la población migrante”, declaró el arzobispo de Bogotá, monseñor Luis José Rueda Aparicio en una entrevista con Vatican News.

Manuel Cubías – Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco, el domingo 14 de febrero, después de rezar la oración mariana del Ángelus, expresó su gratitud por quienes trabajan con esfuerzo en favor de los migrantes. En esta ocasión, se unió particularmente a los Obispos de Colombia con el fin de agradecer la decisión de las autoridades colombianas "de implementar el Estatuto de Protección Temporal para los migrantes venezolanos presentes en el país, favoreciendo su acogida, protección e integración".

La Conferencia Episcopal Colombiana y Cáritas Colombia publicaron un comunicado el 10 de febrero, ante el anuncio realizado por el Gobierno Nacional sobre la implementación del Estatuto de Protección Temporal para Migrantes Venezolanos, como mecanismo de regularización de esta población. "Su implementación será un acto fraterno que abre las puertas para garantizar que esta población que llega a nuestro territorio pueda disfrutar de los derechos fundamentales de todas las personas y pueda acceder a oportunidades para una vida digna". Entrevista con monseñor Rueda Aparicio.

Monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá, Colombia
Monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá, Colombia

La Iglesia colombiana considera como un valioso instrumento el Estatuto Temporal para migrantes venezolanos, según lo afirma el comunicado del 9 de febrero. Podría decirnos, ¿cómo favorece a los migrantes venezolanos este estatuto? ¿Por qué esta legislación es necesaria hoy?   

Colombia ha sido un país muy generoso en cuanto a la cogida a población venezolana. Somos uno de los países con mayor número de población migrante de Venezuela con vocación de permanencia en la región, pero carecíamos de un instrumento jurídico que permitiera dar estabilidad y garantizar la integración de esta población dentro de nuestra sociedad. Por lo tanto, muchos migrantes no podían tener acceso al trabajo y a otros mecanismos que les permitieran vivir con dignidad. El estatuto responde a esa necesidad y crea condiciones para que la población migrante pueda aportar de manera muy positiva a la realidad colombiana, tanto en el campo de la fuerza laboral, como en su riqueza cultural.

Los favorece inmensamente pues la migración lleva consigo la vulneración de los derechos fundamentales, con el estatuto migratorio estas personas que huyeron de su país por la precaria situación económica tendrán la oportunidad de ser atendidos en igualdad de condiciones de los ciudadanos colombianos. 

Nos unen lazos históricos en los cuales hemos construido un horizonte común que hoy se ve fortalecido con esta medida. Muchos migrantes venezolanos han esperado durante largo tiempo la oportunidad para rehacer sus vidas en la sociedad colombiana y este mecanismo de protección lo va a permitir para un gran número de ellos.

El día de ayer domingo, después del Ángelus el Papa agradeció a Colombia por el Estatuto de Protección Temporal para los migrantes venezolanos. ¿Cómo reacciona Colombia a las palabras de Francisco? 

 Los Obispos de Colombia y el pueblo de Dios recibimos con gran alegría el mensaje del Santo Padre que nos anima y fortalece en el compromiso con la población migrante.

Llevamos muchos años trabajando desde las diferentes jurisdicciones eclesiásticas, comunidades religiosas y movimientos apostólicos para lograr la integración de esta población y brindarles apoyo humanitario en los diferentes terrenos.

El mensaje del Santo Padre ha sido muy bien recibido en los medios de comunicación y en la opinión pública: es un claro reconocimiento al esfuerzo que hace Colombia en medio de las circunstancias que ha generado la pandemia, pobreza creciente y con numerosas afectaciones provenientes del conflicto armado que todavía continúa.

El Santo Padre da una voz de Esperanza para toda nuestra sociedad y nos invita a seguir avanzando en clave de que todos somos hermanos miembros de una sola familia hijos e hijas de un mismo Padre.

¿Qué otras acciones son necesarias para que la iniciativa del Estatuto de Protección Temporal sea realmente eficaz para los más de millón y medio de migrantes venezolanos que están viviendo en Colombia? 

El camino es largo pero el Estatuto es la puerta de esperanza que se abre para mejorar las condiciones de vida de la población migrante de venezolanos, somos conscientes que en el interior de nuestro país hay una tarea muy grande para mejorar también las condiciones de vida de cientos de miles de familias de escasos recursos. El estatuto seguramente vendrá acompañado de medidas complementarias para garantizar el trabajo y el acceso a medios de vida para la población migrante.

Como Iglesia, demos seguir trabajando para evitar cualquier forma de discriminación o xenofobia que aparece fácilmente cuando, en condiciones de enormes necesidades, se siente que los demás son una competencia para tener acceso a los recursos básicos. Debemos que seguir trabajando en el acompañamiento psicosocial y espiritual, dado que muchas personas dejaron atrás sus familias y sus raíces y en muchos casos se enfrentan situaciones de mucho dolor por la separación.

La población migrante requiere que haya mucho apoyo internacional para que se generen proyectos donde se promueva el desempeño, desarrollo y surgimiento económico de esta población, de modo, que su única fuente de ingresos no sea la informalidad o la mendicidad. 

La empresa privada y la institucionalidad deben generar fuentes de empleo en los que equitativamente se beneficien población colombiana y población migrante en condiciones vulnerables.

La respuesta asistencial siempre será necesaria en condiciones de emergencia, pero la gran mayoría de población migrante presente en nuestro país tienen vocación de permanencia por eso hay que ayudarles a entender que ellos mismos pueden ser protagonistas, en su inserción, en la vida económica y social de nuestro país, lo que el Papa Francisco ha insistido basado en los principios de la Doctrina Social de la Iglesia: hay que acogerlos, protegerlos, integrarlos y promoverlos.  También hay que ser conscientes que la situación en Venezuela no cambiará en un futuro próximo, entonces, habrá qué pensar en una respuesta para regularizar a los que sigan decidiendo venir a nuestro país a buscar un mejor futuro.

Finalmente es necesario seguir fortaleciendo la solidaridad y la fraternidad de nuestro pueblo como un gesto de acompañamiento al pueblo venezolano y sus necesidades.

Felicitaciones a Radio Vaticano por llevar durante 90 años el mensaje de esperanza al mundo y la voz del Sucesor de Pedro.

16 febrero 2021, 10:36