Buscar

Vatican News

Argentina: La arquidiócesis de Rosario pide frenar la violencia en la comunidad

Una larga lista de calamidades profundizadas por el tiempo transcurrido sin acciones que las corrijan y por la pandemia, es la denuncia de la arquidiócesis de Rosario ante la escalada de violencia y muerte que acosa a la comunidad.

Alina Tufani - Ciudad del Vaticano

“Es demasiado el dolor y el miedo de nuestra gente que a su vez sufre más porque siente que no recibe respuestas”. Así lo expresa, en un comunicado, el Equipo Arquidiocesano de Pastoral Social de Rosario que una vez más denuncia la grave situación de violencia que aqueja a esa ciudad, al norte de Buenos Aires, desde hace más de una década y que la convierte en una “sociedad enferma” que necesita “rectificar” su rumbo.

 

Basta señalar que sin contar las balaceras, que parecen multiplicarse cada días más, 11 de los 12 asesinatos registrados en  lo que va de febrero se cometieron en los últimos 7 días y sólo en enero diez menores resultaron heridos de bala ataques vinculados al crimen organizado.

Escalada de muerte y agravios

“Nos pronunciamos una vez más ante la escalada de muerte y agravios contra la vida  evidenciados no sólo por la inseguridad, el narcotráfico, los feminicidios, y las violencias interpersonales sino por otros síntomas de esta terrible enfermedad: desempleo, pérdida del poder adquisitivo de salarios y jubilaciones, pobreza, hambre y desnutrición, deficiencias educativas, destrato a los ancianos y enfermos, abusos y abandono de  niños, aborto, adicciones, enfermedades evitables, discriminación, corrupción, manipulación mediática de las conciencias y una larga lista de calamidades profundizadas por el tiempo transcurrido sin acciones que las corrijan y por la pandemia”, refiere declaración.

¡Basta de violencia!

La Pastoral Social de Rosario insiste en que la responsabilidad es de todos pero particularmente de las personas que detentan “más poder y recursos” y, en particular, de los ciudadanos que han sido elegidos para gobernar y gestionar los “asuntos del Bien común”. Una clara referencia a las acciones fallidas que hasta el momento, y en los últimos años, han tomado las autoridades regionales sin dar la respuesta que exige la población: “BASTA DE VIOLENCIA, QUEREMOS VIVIR EN PAZ Y CON JUSTICIA!!!”, escrito en mayúsculas como en el pronunciamiento de la iglesia de Rosario.

Jóvenes que actúan como sicarios

Rosario, ciudad portuaria, en la provincia de Santa Fé, en solo siete años y medio, desde 2013 a la mitad de 2020, ha contado más de 1300 homicidios y más 5 mil heridos de bala. Los datos son aportados en el Informe especial: Mapa de la Violencia en Rosario, publicado en agosto pasado por el diario La Capital.

 

El mismo describe un panorama de grupos criminales que se disputan entre sí nuevos espacios del mercado de drogas, la diseminación de búnkeres, de cárceles desde donde se planifica el mercados y atentados, jóvenes  menores que actúan como sicarios, armas abundantes, blanqueado de ganancias ilícitas en una ciudad próspera y fuerzas de seguridad, en particular la Policía, implicadas  en el fenómeno. Ni siquiera la presencia de agentes federales, enviados desde 2019 y reforzados en 2020, han puesto freno a la situación.

"Dios ilumine a las autoridades"

La esperanza del cuerpo eclesial de la Arquidiócesis de Rosario es que Dios y la Constitución Nacional “ilumine” a las autoridades nacionales, provinciales y municipales y las mueva a poner en práctica las políticas públicas “decididas y valientes” que la hora exige por el bien de todos.

Por su parte, la Iglesia con sus “limitaciones y pecados” asume su parte de responsabilidad al continuar “dialogando y trabajando” con todos los sectores y escuchando a las víctimas, acompañando y asistiendo a quienes más lo necesitan, tal como lo ha hecho especialmente en estos tiempos de COVID-19.

15 febrero 2021, 15:35