Buscar

Vatican News
 Decisiones sobre el final de la vida: el comentario de la Academia Pontificia para la Vida Decisiones sobre el final de la vida: el comentario de la Academia Pontificia para la Vida 

PAV. Animar a las personas a quitarse la vida no es una respuesta al sufrimiento

Las preguntas que la sociedad debería hacerse y, sobre todo, las respuestas que debería dar ante temas tan delicados como el sufrimiento y el final de la vida. Reflexión de la Pontificia Academia para la Vida y la Unión de Juristas Católicos sobre el caso de "Mario", el hombre tetrapléjico que obtuvo el acceso legal al suicidio asistido.

Antonella Palermo y Gabriella Ceraso - Ciudad del Vaticano

La gravedad de la situación no puede ser minimizada de ninguna manera, pero la pregunta sigue siendo si "la respuesta más apropiada a tal provocación es animar a la gente a quitarse la vida". Este es el punto de partida del comentario de la Pontificia Academia para la Vida, PAV,  sobre las noticias de las últimas horas relativas al primer paciente al que se le ha dado el visto bueno para el suicidio médicamente asistido en Italia, un hombre paralizado desde los hombros hasta los pies durante 11 años como consecuencia de un accidente de tráfico. Al final de un largo proceso, fue el dictamen del Comité de Ética, tras la verificación de su estado por parte de un grupo de médicos especialistas designados por la Autoridad Sanitaria de la Región de las Marcas, el que confirmó que se cumplían todos los requisitos para acceder legalmente al suicidio asistido.

El tema es delicado y controvertido, dice la PAV, y el sufrimiento causado por una patología como la tetraplejia es ciertamente comprensible. Pero se plantea la siguiente pregunta: "¿La legitimación del suicidio asistido, o incluso del asesinato consentido, por principio, no plantea interrogantes o contradicciones a una comunidad civilizada que considera que la falta de asistencia es un delito grave y está dispuesta a luchar contra la pena de muerte? La dolorosa confesión de la excepcional impotencia para curar y el reconocimiento del poder normal para reprimir, ¿no merecen un lenguaje más digno para indicar la seriedad de nuestro juramento de cuidar a nuestra humanidad sufriente? Lo único que podemos expresar es la petición de que el gesto de nuestra supresión mutua sea normal...".

El camino hacia los cuidados paliativos

Según la PAV, debe haber otras formas de que una comunidad se responsabilice de la vida de sus miembros, fomentando la consideración de que la propia vida tiene valor. En primer lugar, "un acompañamiento -como en los cuidados paliativos- que tenga en cuenta todas las múltiples necesidades personales en estas circunstancias tan difíciles", incluida la posibilidad de "suspender los tratamientos que el paciente considere desproporcionados".

El papel de los comités debe ser aclarado

El caso también plantea una cuestión sobre el papel de los comités de ética territoriales, que es difícil de aclarar. De hecho, la PAV señala que la tarea de verificar los requisitos para el acceso legal al suicidio asistido correspondería a un comité técnico, mientras que el comité de ética "podría participar más correctamente en una consulta previa a la decisión del paciente".

Hablamos con Vincenzo Bassi, vicepresidente de la Unión Italiana de Juristas Católicos, sobre lo sucedido y el posterior paso legal en la materia: según sus palabras, también se está impulsando la red de familias contra la soledad social y humana

¿Cuál es su opinión sobre lo que se ha establecido en el caso de Mario?

Por la información que tenemos, parece que con este dictamen positivo debería concluirse el procedimiento de suicidio asistido. Probablemente no estemos seguros de que esto ocurra realmente en ausencia de una legislación específica, especialmente en lo que respecta al tratamiento médico que debe acompañar al enfermo hasta la muerte. Por lo tanto, yo diría que deberíamos esperar un poco más antes de evaluar si esta posibilidad de suicidio asistido puede darse a corto plazo sin una legislación específica. Sin duda, el Tribunal Constitucional, en su sentencia de hace dos años (nº 242 de 22 de noviembre de 2019, ed.), admitió la posibilidad del suicidio asistido con toda una serie de condiciones que hoy no podemos comprobar. Por lo tanto, sólo me tomo la libertad de expresar el carácter dramático de la situación y que la muerte se consideraba sólo la posibilidad de resolver un problema.

Básicamente, ¿qué crees que es lo que falla en una situación como ésta?

En esos momentos siempre es difícil hacer comentarios. Ciertamente, el nuestro no es un juicio sobre la persona, nadie puede permitirse juzgar a un enfermo que viene, porque está desesperado, a querer morir. Me imagino que una de las causas que lleva a una persona a decidir morir es la soledad. No formar parte de una red de personas, de familias, puede ser una causa que contribuya a la desesperación. La derrota es, en primer lugar, la incapacidad de nuestra sociedad para estar cerca de la gente y transmitir el sentido incluso en una situación difícil como la de un enfermo que no puede moverse. Toda vida tiene un sentido. Por supuesto, la gente puede entender esto por sí misma, pero no es fácil. Necesitamos personas que, día tras día, confirmen que la vida tiene un gran sentido para quienes conviven con el enfermo. Si falta esta relación íntima de compasión y amistad, la vida es inevitablemente difícil de entender, y las personas pueden querer morir.

¿Pero cree que estamos ante una soledad amplificada por una sociedad indiferente que parece haber perdido el sentido de la vida?  

También depende de la comunidad encontrar el sentido de su propia vida, o lograr reconocer y redescubrir el sentido. Dejar a la gente sola en su decisión también parece un poco cruel. La soledad crea frialdad, desesperación. Estar cerca y no sentirse juzgado, sino aceptado, da mucha esperanza, y en la esperanza también está el sentido. Esto no sólo se aplica a los que tienen mala salud, sino a todos nosotros en general, de modo que en la desesperación cualquier salida se convierte en una solución, incluso la muerte. Hay que aumentar al máximo las redes familiares, que también tienen la tarea de interceptar las situaciones de desesperación para desentumecer esas soluciones extremas. Todo debe hacerse desde la aceptación, como nos enseña el Papa Francisco, respetando la libertad de cada persona, pero esta libertad debe ser efectiva, consciente y capaz de expresar las decisiones tras un diálogo íntimo que permita comprender que la vida tiene muchos aspectos y que muchos de ellos pueden vivirse intensamente incluso en una situación de gran dificultad. Tenemos que volver a hablar con la gente, a reunirnos con ella. Vivimos en una época en la que es difícil restaurar la "aldea", pero debemos esforzarnos por recrear la calidad de aquellas relaciones, sabiendo perfectamente que también tenían problemas, sí, pero que permitían no estar solos. Encontrar nuevas formas de relaciones interpersonales que hace siglos se podían experimentar.

Desde el punto de vista de la comunicación, ¿en qué tipo de responsabilidad cree que debe centrarse?

Ciertamente, algo que debemos evitar hoy en día, incluso los que estamos llamados a expresar consideraciones, es tratar de forzar a nuestras comunidades a tomar una posición. Si ahora empezamos a hacer hincapié en la cuestión, sin un verdadero espíritu crítico y subrayando que cada caso es diferente y que las situaciones nunca pueden compararse, inducimos una simplificación del problema. Intentar crear -como quizás quiere hacer la asociación Coscioni- una cuestión pública sobre un asunto tan personal, en mi opinión, es un gran error tanto para el paciente en cuestión como para la comunidad, pero sobre todo para el bien común. Porque el suicidio asistido no puede representar un bien común, sino que es, por el contrario, una derrota para la comunidad. Nos corresponde hablar con responsabilidad sobre este tema, tratando de subrayar en la medida de lo posible que cada caso es único y que, por tanto, es peligroso procesar la muerte. Vincular la categoría de procedimiento a la muerte es algo realmente dramático y cruel.

¿Qué significa esto para Italia?

Ahora podemos esperar un debate parlamentario sobre esta cuestión. Esto me preocupa no poco porque, si se hace sin la delicadeza que he mencionado antes, nuestra comunidad estará claramente dividida, porque todos tienen miedo a morir y a sufrir. La falta de sensibilidad en este tema creará un espíritu sombrío en torno a la Navidad. Esperamos ser capaces, incluso en nuestra ficción, de resaltar la belleza de la vida, pero no una vida abstracta, sino concreta. Una sociedad que empuja a la gente a morir es una sociedad que pierde la esperanza.

 

 

23 noviembre 2021, 16:36