Buscar

Vatican News

Siria: otra guerra olvidada

Cuando los medios de comunicación hablan hoy de Siria, hablan sobre todo de los migrantes, de los miles de personas que huyen del país en crisis, arriesgando sus vidas por caminos inciertos, en busca de una vida mejor. Vatican News desea llamar la atención sobre la situación del país atormentado por diez años de guerra, a la que ha seguido una crisis económica sin precedentes. Iniciamos el recorrido con una entrevista al Cardenal Mario Zenari, Nuncio Apostólico en Siria.

Vatican News

En Damasco, la vida parece normal, el tráfico es el de una gran ciudad de Oriente Medio, la gente está ocupada yendo al trabajo, los mercados están bien abastecidos, las tiendas son numerosas. Pero lo que se ve es sólo un escaparate que no refleja necesariamente la realidad. Tras años de guerra, aunque ésta no haya terminado y los combates continúen en la provincia de Idlib, en el norte del país, la crisis económica ha puesto en aprietos a los ciudadanos. Todos los ciudadanos. La clase media prácticamente ha desaparecido, encontrándose "pobre" de la noche a la mañana. Para hacerse una idea de la situación, bastan unas cuantas cifras: el salario medio de un empleado estatal ronda las 75.000 libras sirias. Un solo kilo de leche en polvo para niños cuesta 12.000 liras. Un depósito lleno de combustible cuesta 20.000 liras. Unas condiciones que han llevado al 90% de la población a vivir por debajo del umbral de la pobreza y han robado la esperanza a 17 millones de sirios.

El Cardenal Mario Zenari, Nuncio Apostólico en Siria, responde a esta esperanza perdida:

Usted vivió 13 años en Siria, durante el periodo más difícil. Ahora la guerra en el país ha terminado en su mayor parte, pero no hay esperanza...

Esto me llama mucho la atención y me entristece mucho ver que la esperanza está muriendo. Por supuesto, he visto morir a gente, incluso a niños, con mucho dolor, durante la guerra, pero después de todo este sufrimiento, la gente seguía teniendo algo de esperanza; decían que tarde o temprano la guerra terminaría y que podrían empezar a trabajar de nuevo, tener algo de dinero, quizá reparar sus casas y empezar una vida normal de nuevo. Desgraciadamente, esto no está ocurriendo. En muchas partes de Siria ya no caen bombas, pero ha estallado una terrible bomba que, sin hacer ruido, golpea inexorablemente. Según las estadísticas de Naciones Unidas, alrededor del 90% de la población se ve obligada a vivir por debajo del umbral de la pobreza. Y debido a la pérdida de la esperanza, muchos jóvenes intentan abandonar Siria para encontrar un hogar y un futuro, una vida mejor en otros países, por lo que esto también es una desgracia que ha caído sobre Siria, privada progresivamente de sus mejores fuerzas, porque los que emigran son jóvenes y cualificados.

A la guerra le siguió una crisis económica y sanciones internacionales. ¿Hay alguna señal hoy de que las sanciones están llegando a su fin?

Intentamos mantener la esperanza, aunque todavía nos esperan días difíciles. Sin duda, esta situación terminará algún día. Pero vemos que la reconstrucción y la recuperación económica no han dado todavía ninguna señal; al contrario, los signos son desgraciadamente de muro contra muro. Esto se debe, en particular, a las sanciones internacionales y luego también a otras causas que contribuyen al malestar de Siria, como la creciente corrupción y, en algunos casos, el mal gobierno. Entonces estalló la crisis del Líbano y golpeó con fuerza a Siria; la pandemia se extendió y con ella otras crisis mundiales. Así que otra de las desgracias que le ocurrieron a Siria es la de ser abandonada. Mientras que hasta hace unos años recibía solicitudes de entrevistas de todo el mundo, en los últimos dos años ya nadie pregunta por Siria. Me dijeron que las noticias sobre Siria ya no se venden periodísticamente, y esto es otra desgracia para el país. Así que doy las gracias a todas las agencias, especialmente a nuestras agencias católicas y cristianas, que vienen a Siria para ver, para hablar de la situación del país, y para asegurarse de que no se olvida a Siria, para intentar mantener viva la esperanza en la medida de lo posible.

Usted es Nuncio en Damasco desde hace 13 años, así que conoce a todas las partes implicadas, conoce a muchos representantes de la política, pero también de las otras naciones presentes aquí en Siria. En este contexto, ¿cuál es el compromiso de la diplomacia de la Santa Sede?

Me encuentro con varios embajadores aquí, aunque no hay muchos en Siria. También me reúno con representantes de la Unión Europea que residen en el Líbano, pero vienen de vez en cuando, y luego cada vez que voy a Europa, a Italia, intento hablar con las distintas embajadas y las principales embajadas acreditadas ante la Santa Sede para señalar esta situación. Una situación de pobreza y malestar que no puede continuar, que hay que resolver, empezando por el grave problema de las sanciones; derribando estos muros porque lo que veo son muros, y por lo que puedo vislumbrar un poco -porque la crítica por sí sola no es suficiente- sería necesario, en mi humilde opinión, intentar casi obligar a las tres principales capitales a dar algunos pasos y algunos gestos de buena voluntad. Cuando hablo de las tres capitales, me refiero a que la comunidad internacional debe actuar sobre Damasco, Washington y Bruselas para que cada una de ellas dé muestras de buena voluntad, para que se levanten las sanciones y se pueda volver a iniciar la reconstrucción y la recuperación económica. Estos son pequeños pasos, pero por lo demás seguiremos de pared a pared. Los que sufren son las personas, los pobres. Las estadísticas muestran que el 90% de la población se ve obligada a vivir por debajo del umbral de la pobreza. Hace unos días, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ofreció unas estadísticas igualmente impresionantes y tristes: más de 12 millones de sirios, es decir, el 60% de la población, viven en situación de inseguridad alimentaria.

Su Eminencia, el próximo mes de marzo, también por invitación del Papa Francisco para caminar hacia el Sínodo, convocará a todos los Obispos y organismos caritativos presentes en Siria. El tema es la sinodalidad, pero ¿hablará también de la coordinación de los diversos compromisos de la Iglesia en apoyo de la población?

Desde el comienzo del conflicto, he tratado de fomentar una cierta coordinación entre los distintos organismos que vinieron inmediatamente a ayudar con buena voluntad y gran generosidad. Hace diez años me di cuenta de que era necesaria una cierta coordinación, al menos para conocerse, para saber quién hacía qué. Pero todavía no he encontrado la manera. Y ahora que el Papa ha invitado a toda la Iglesia, y por tanto también a la Iglesia siria, a trabajar, a caminar juntos sinodalmente, creo que un gesto muy bonito sería crecer en el servicio de la caridad sinodalmente, es decir, toda la Iglesia junta. Por ello, el Cardenal Leonardo Sandri (Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, ed.), que estuvo aquí hace un par de semanas y visitó todo el país, propuso a los obispos hacer un balance sinodal del servicio de la caridad, que, como digo a menudo, está bien atendido aquí por diversas organizaciones que trabajan generosamente. Pero también es necesario reunirse con otros para coordinarse. Los obispos aceptaron con gran satisfacción la celebración de una conferencia de tres días los días 15, 16 y 17 de marzo. Participará toda la Iglesia siria: obispos, clero, religiosos y religiosas, laicos implicados, especialmente en el servicio de la caridad, y todas las agencias sirias e internacionales que están trabajando. Esto es muy importante. En diez años hemos trabajado bien, pero cada uno con sus propias fuerzas, así que el tema del Sínodo sobre la sinodalidad de caminar juntos con la Iglesia, es una ocasión muy hermosa y oportuna, para caminar juntos en este servicio de la caridad en un momento tan difícil para Siria.

29 noviembre 2021, 16:39