Buscar

Vatican News
 Secretario de Estado de la Santa Sede, cardinal Pietro Parolin en la Sala de los Tratatos Secretario de Estado de la Santa Sede, cardinal Pietro Parolin en la Sala de los Tratatos 

Parolin en Suiza, en el signo de María

El cardenal secretario de Estado del Vaticano se encuentra en la nación helvética hasta el 8 de noviembre con motivo de las celebraciones del centenario de las relaciones diplomáticas entre la Santa Sede y la Confederación Suiza. Esta mañana ha celebrado la Misa con la comunidad benedictina en el santuario mariano de Einsiedeln.

Mario Galgano - Einsiedeln

Hace cien años se inauguró la nunciatura de Berna. El cardenal Pietro Parolin aceptó la invitación del consejero federal Ignazio Cassis, que también es vicepresidente de Suiza y ministro de Relaciones Exteriores, para participar en la celebración de este aniversario diplomático de la paz en Suiza. Juntos, participarán en la conferencia de dos días en la Universidad de Friburgo, en el oeste de Suiza, este lunes sobre la reevaluación histórica de las relaciones diplomáticas.

Entre 1586 y 1873, comienzo de la Kulturkampf, había ya un enviado papal en Suiza, pero con sede en Lucerna y, oficialmente, sólo como "interlocutor" con los cantones católicos. Luego, hace exactamente 100 años, se sentaron las bases para las relaciones oficiales entre Suiza y la Sede Apostólica.

El abad del monasterio benedictino de Einsiedeln, Urban Federer – al dar la bienvenida al Secretario de Estado Parolin en la primera etapa de su visita a Suiza - subrayó: "Einsiedeln nos habla de muchas generaciones de monjes y creyentes que han encontrado refugio y nuevas fuerzas en el Madre de Jesús ". El monasterio está ubicado en el corazón del país y es famoso por su "Virgen Negra". Juan Pablo II estuvo allí el 16 de junio de 1984. El cardenal dijo estar feliz de poder iniciar este viaje en un santuario mariano.

El cardenal Parolin también visita otro importante lugar de peregrinación en Suiza: el llamado Flüeli-Ranft, donde trabajó hace 550 años el patrono suizo Nicolás de Flüe. Este místico y ermitaño, que dejó a su esposa e hijos, ya para entonces fue considerado un importante interlocutor en temas geopolítico-diplomáticos. Su actitud todavía se aprecia hoy como modelo para los operadores de paz por su profunda fe en la Iglesia.

La interrupción de las relaciones diplomáticas entre Suiza y el Vaticano en el siglo XIX debido al Kulturkampf, es una página poco conocida en la historia de Suiza. Poco estudiado pero digno de atención es también la reanudación de estas relaciones, en 1920, por decisión del Consejo Federal y la intervención de algunos cardenales. Fue, entre otras cosas, gracias a la Universidad de Friburgo y, sobre todo, a la colaboración humanitaria durante la Gran Guerra, que, a sugerencia del cardenal de París, Léon Amette, la Santa Sede, reanudó los contactos con Suiza. La intención era acoger a los heridos y enfermos en Suiza. Finalmente, fue por obra del Consejero Federal Giuseppe Motta, entonces presidente de la Confederación, que la nueva Nunciatura abrió sus puertas en Berna. El lado suizo, tendrá que esperar hasta 1991, tras las discusiones entre la Santa Sede y el obispo Haas sobre la situación en la diócesis de Chur, para que el Consejo Federal decida, a su vez, poner fin al unilateralismo en las relaciones diplomáticas y nombrar un embajador en misión especial ante la Santa Sede. Hasta esa fecha, los únicos representantes suizos en Roma eran, de hecho, la Guardia Suiza.

Hoy, cien años después de la reanudación de estas relaciones, se están llevando a cabo conversaciones que tienen como objetivo desarrollar aún más la cooperación existente entre los dos países. En la Universidad de Friburgo, el lunes por la tarde, se presentará el libro trilingüe del historiador Ticino Lorenzo Planzi "El Papa y el Consejo Federal: de la ruptura de 1873 a la reapertura de la nunciatura en Berna en 1920", publicado en Locarno en 2020. El martes, seguirá en cambio la conferencia "Suiza y la Santa Sede: una historia densa, desde la Edad Media hasta el compromiso común por la paz". Cinco áreas temáticas serán abordadas por expertos e investigadores: "De la Edad Media a la reforma "," La nunciatura de Lucerna", "Sociología y teología de la convivencia confesional en Suiza ", "Un siglo de relaciones entre Suiza y la Santa Sede"y, la mesa redonda de clausura sobre "Diplomacia y desafíos actuales" con la participación del nuncio apostólico en Berna, Mons. Martin Krebs y el embajador Denis Knobel, "Diplomacia y desafíos actuales".

La primera sesión se centrará específicamente en la diplomacia apostólica al norte de Chiasso antes del Kultukampf. De hecho, fue gracias a la intervención del cardenal milanés Carlo Borromeo que a finales del siglo XVI se instaló un nuncio en Suiza. Desde 1586 hasta finales del siglo XIX, el representante del Papa vivió en Lucerna, considerada por Roma como la única ciudad suiza digna de poder recibir a su representante.

Sin embargo, la idea es mirar hacia el futuro: de hecho, en estos días la noticia es que el Departamento Federal de Asuntos Exteriores está evaluando la posibilidad de enviar un embajador suizo permanente ante la Santa Sede. Las comisiones parlamentarias de Berna ya han dado su consentimiento y solo falta el consentimiento definitivo del parlamento suizo.

08 noviembre 2021, 13:03