Buscar

Vatican News
El Papa Francisco recibe en audiencia, en marzo 2020, al Profesor Franco Anelli, Rector de la Universidad Católica Sagrado Corazón El Papa Francisco recibe en audiencia, en marzo 2020, al Profesor Franco Anelli, Rector de la Universidad Católica Sagrado Corazón   (Vatican Media)

Medicina en la Universidad Católica. Anelli: dar sentido y remedio a la enfermedad

Esta mañana el Papa celebra una misa en el Hospital Gemelli de Roma con motivo del aniversario de la inauguración de la Facultad de Medicina y Cirugía. Para el rector Franco Anelli "una forma de reunirse en torno a los valores de la Universidad en tiempos de pandemia y de reafirmar la importancia de la relación entre médico y paciente"

Michele Raviart - Ciudad del Vaticano

El respeto al paciente como persona sin renunciar a la investigación y la tecnología. Este es el enfoque que siempre ha guiado a la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad Católica del Sagrado Corazón (Università Cattolica del Sacro Cuore), fundada en 1961 por intuición del padre Agostino Gemelli. Sesenta años que serán recordados esta mañana por el Papa Francisco, en la misa que presidirá en el Policlínico Gemelli. El rector de la Universidad, el profesor Franco Anelli, que recibirá al Pontífice, explica a Vatican News las expectativas por este evento especialmente significativo, a casi dos años  del inicio de la pandemia.


Rector Anelli, ¿cual es la expectativa en Universidad Católica por la visita del Papa Francisco?

Nos estamos preparando con gran expectación. El Santo Padre vendrá a celebrar la misa y es un momento importante, no sólo por la celebración, sino porque nos da a todos la oportunidad de detenernos un momento y reunirnos en torno a las palabras del Papa Francisco. Esperando que el tiempo nos ayude, hemos habilitado la plaza frente a los institutos biológicos para la celebración de la misa, por lo que podrá asistir un gran número de personas, imaginamos que unas dos mil. Será una forma de reconocernos, de reunirnos en una ocasión importante, y no sólo para conmemorar un día muy significativo, el de hace 60 años en presencia de San Juan XXIII. Será una ocasión de encuentro muy importante, sobre todo después del periodo que hemos vivido. Creo que es el mayor evento coral de los últimos años, que podemos celebrar con seguridad porque hemos observado todas las precauciones y porque la gente ha tomado medidas para protegerse de la pandemia y quiere volver a estar junta. Es una forma de reunirnos en torno a nuestros valores.

¿Qué tipo de relación ha tenido la Facultad de Medicina con los Papas?


Si se observan los discursos pronunciados en la inauguración -había un Papa reinante y otro que ascendería al trono poco después, porque también estaba presente el entonces cardenal Giovanni Battista Montini-, ha sido una relación de atención y presencia constantes. Ya con motivo de esa celebración, todos captaron y fueron inmediatamente conscientes del significado ideal de la creación de una Facultad de Medicina en la Universidad Católica. Significaba ser testigos de un enfoque de la práctica médica, de la investigación científica en el campo de la medicina, de la educación y de la práctica que fueran inspiradas y conformadas por los valores que nos caracterizan. Hay una frase de Montini en la que dice que el enfermo de nuestro hospital va en busca de "sentido y remedio" para su enfermedad. Ahora bien, el remedio se busca en todos los hospitales, ir a buscar un sentido a la enfermedad, que es la gran pregunta que tienen todas las personas cuando caen enfermas, bueno esto es quizás un poco más característico de un hospital católico.

¿Cuál era la relación entre la Facultad de Medicina y los Papas?

Si se observan los discursos pronunciados en la inauguración -había un Papa reinante y otro que ascendería al trono poco después, porque también estaba presente el entonces cardenal Giovanni Battista Montini-, se trataba de una relación de atención y presencia constantes. Ya con motivo de esa celebración, todos captaron y fueron inmediatamente conscientes del significado ideal de la creación de una Facultad de Medicina en la Universidad Católica. Significaba ser testigos de un enfoque de la práctica médica, de la investigación científica en el campo de la medicina, de la educación y de la práctica que se inspiraban y moldeaban en los valores que nos caracterizan. Hay una frase de Montini en la que dice que el enfermo de nuestro hospital va en busca de "sentido y remedio" para su enfermedad. Ahora bien, el remedio se busca en todos los hospitales, ir a buscar un sentido a la enfermedad, que es la gran pregunta que tienen todas las personas cuando caen enfermas, bueno esto es quizás un poco más característico de un hospital católico.

Sin olvidar la figura del padre Gemelli, de quien nació esta intuición...


Por supuesto, es un médico. Se licenció en medicina en Pavía en un contexto de investigación científica idealmente positivista. Era psicólogo, y en un momento dado percibió y sintió con mucha fuerza la dimensión relacional de la práctica médica, en el sentido de la relación con el paciente, y quiso que el médico que se formara en el Gemelli fuera testigo de este enfoque. Es uno de los pioneros del enfoque científico a las cuestiones psicológicas.

En estos 60 años, ¿cómo se han relacionado estos valores con la investigación y la innovación médica?

Ciertamente, la medicina ha cambiado enormemente a lo largo del tiempo y es necesario repensar y redefinir constantemente el papel del médico como hombre y la relación entre él y el paciente como relación intersubjetiva. Es muy fácil caer en una deriva muy orientada al tratamiento y a la medicina como técnica, entendida no sólo como tecnología mecánica -hoy en día existen tecnologías de gran refinamiento y sofisticación- sino también como un enfoque procedimental estereotipado y formal del tratamiento. La humanización de la medicina exige una fuerte recuperación de la dimensión del papel del médico, no sólo como sujeto que aplica un protocolo o maneja instrumentos tecnológicos o administra fármacos especialmente avanzados, sino que, en el plano de la acción profesional, recupera en primer lugar el enfoque a la integridad de la persona del enfermo frente a una especialización, muy útil, a veces inevitablemente salvadora, pero que lleva a parcelar el enfoque y, por tanto, a ver a veces las enfermedades individuales más que el complejo cuadro clínico. Se trata de una cuestión eminentemente técnica de aproximación al paciente, que también puede resolverse con la puesta en marcha de modelos especiales de organización hospitalaria, que lleven una pluralidad de competencias simultáneamente en torno al mismo paciente, pero por otro lado con la necesidad de recordar siempre la persona del paciente, que no puede ser abordada simplemente atendiendo a los resultados de los exámenes clínicos o de diagnóstico por imagen, y por tanto es necesario recordar que esas radiografías, ese conjunto de números, de proyecciones informáticas representan a una persona humana.

Este enfoque también es necesario en la formación de los futuros médicos y estudiantes de la Facultad. Por ejemplo, entre los textos que se exigen para la admisión, está también Laudato si', con su desarrollo humano integral...

La formación de las personas no sólo proviene de los textos que se les confían como guía, sino que deriva del clima, del aire que respiran a diario, del ejemplo que reciben de sus maestros. Esto es especialmente cierto en una Facultad de Medicina en la que la enseñanza, sobre todo en los años más avanzados de la carrera, no se lleva a cabo colocando una silla entre el profesor y los alumnos, sino dentro del hospital, y por lo tanto de forma aún más viva en forma de ejemplo. Durante una visita a nuestra Universidad, el Santo Padre dijo que hay que enseñar con el ejemplo y sólo si es necesario con palabras. A veces esto no es posible, yo diría que en medicina, sin embargo, la oportunidad está ahí.

05 noviembre 2021, 09:19