Buscar

Vatican News
La Ciudad del Vaticano vista desde lo alto, en primer plano el Aula Pablo VI La Ciudad del Vaticano vista desde lo alto, en primer plano el Aula Pablo VI  (©fusolino - stock.adobe.com)

Gambetti: nace la Fundación Vaticana "Fratelli tutti", un laboratorio para el futuro

El cardenal arcipreste de San Pedro explica la génesis de una estructura inspirada en la encíclica del Papa: estará abierta a la formación de los jóvenes y a la creación de redes y proyectos sobre medio ambiente, política, economía y empresa. "Sin una visión compartida, el mundo se vuelve invivible".

Eugenio Bonanata - Ciudad del Vaticano

Educación y diálogo, arte sagrado y economía, jóvenes y startup.  Este es el poliedro de la naciente Fundación Vaticana "Fratelli tutti", anunciado por el cardenal Mauro Gambetti, arcipreste de la Basílica de San Pedro, vicario general del Papa en la Ciudad del Vaticano y presidente de la Fabbrica di San Pietro. Para el cardenal hay tres palabras clave para construir juntos el futuro: diálogo, encuentro y compartir. Estas tres palabras clave se reflejan en la nueva institución, que parte de la Fabbrica di San Pietro para seguir el camino trazado por el Papa Francisco en pleno estilo sinodal. Tras el lanzamiento de la idea -al margen de la presentación en el Senado del libro del padre Francesco Occhetta y Mariella Enoc- el cardenal Gambetti dio más detalles durante una entrevista con los medios de comunicación del Vaticano. Comenzará a principios del próximo año, probablemente con iniciativas en el ámbito del arte sacro. Pero también habrá otras actividades en el ámbito de la formación, con la participación de personalidades del mundo de la empresa, las instituciones e incluso la política. Por lo tanto, no sólo los dicasterios del Vaticano. El espacio estará abierto al mundo, con la intención de identificar las direcciones de un camino común hacia el futuro estimulando la discusión sobre los principales temas que son importantes para las personas hoy en día, en armonía con el Magisterio del Papa Francisco.

Su Eminencia, ha comparado la fundación vaticana Fratelli tutti con un "sueño". ¿Cuándo nació este sueño?

Nació en Asís incluso antes de que el Papa escribiera la encíclica Fratelli tutti. Y nació como un deseo de adentrarse cada vez más en los problemas y cuestiones actuales, los que la gente vive en su piel. El deseo es entrar en él con un espíritu de diálogo, de encuentro, de compartir para intentar construir el futuro juntos. Al fin y al cabo, de eso se trata: de construir un futuro basado en una comparación que permita interpretar hoy de forma creativa e innovadora esos ideales y valores que el hombre lleva dentro, pero que probablemente permanecen enterrados si no encuentran las condiciones para sacarlos a la luz. Así es como, en ciertos momentos, todos corremos el riesgo de vernos arrollados, yo diría arrastrados, por las olas en el ámbito económico, climático, político y social. Si no hay un crecimiento de la conciencia cívica, de un humanismo firme, creo que estamos destinados a la degradación. Degradación que perjudica cada vez más a las personas: si cada uno vive en su propio mundo, si pensamos sólo en nosotros mismos, si nos fragmentamos cada vez más y si tenemos cada vez más intereses personales, el mundo se vuelve invivible.

Así que este sueño comienza desde lejos. ¿Y luego qué pasó?

Después de que el Papa escribiera "Fratelli tutti" -que, en mi opinión, es la visión hacia la que debemos esforzarnos globalmente- este deseo pasó de ser un sueño, a una visión, a un ideal. Y ahora quisiéramos concretar iniciando actividades. Así que vamos a crear esta Fundación y luego vamos a empezar.

Usted mencionó que la Fundación también involucrará a otros dicasterios del Vaticano. Pero, ¿cómo funcionará en la práctica?   

La Fundación estará formada por diversas entidades, incluidas las del Vaticano, que ya trabajan en cuestiones relacionadas con estos grandes ámbitos de la vida humana. Por tanto, nace en el Vaticano, pero se abre al mundo. La intención es involucrar a otros actores de la sociedad civil, el mundo empresarial y las instituciones para planificar juntos algunas de las vías que nos gustaría poner en marcha. Sobre todo, los proyectos educativos se dirigen a todos los sectores de la población: desde los jóvenes -y, por tanto, el mundo que viene, pero que ya es el presente- hasta los que ahora tienen funciones de responsabilidad en diversos sectores, incluida la política. Todo ello porque creemos que sólo reuniéndonos y mirando la misma cuestión y el mismo problema desde diferentes ángulos puede florecer y surgir una posible solución, una dirección en la que caminar con una visión común y no simplemente llevados por una corriente que nos puede llevar lejos del hombre y del amor fraternal.

Sumergirse para resurgir: ¿se trata de eso?

Sí, una buena síntesis, diría yo. Así es: sumergirse en la realidad en la que cada uno está con su propia identidad y sus propios pensamientos, pero hacerlo con un espíritu constructivo para que salga algo que se siembre dentro. Por ejemplo, siempre hablamos de los jóvenes: son los verdaderos depositarios de la novedad y el potencial, y probablemente sólo hay que juntarlos con los de las generaciones anteriores y otros que miran el mundo de forma diferente. He aquí: juntarlos para que estas semillas de esperanza y fuerza puedan florecer.

¿Cuál podría ser el primer fruto de esta Fundación?  

Ya tenemos en mente, probablemente a principios del próximo año, algunas iniciativas vinculadas a la combinación de arte y espiritualidad, que son las primeras y también las más sencillas de activar. Pero también estamos pensando en algo sobre la educación, y es probable que empecemos por los jóvenes, aunque todavía no está decidido porque hay que estudiarlo bien. En cualquier caso, la idea es celebrar unas semanas de encuentros de tipo residencial para que la gente se congregue, comparta, reflexione sobre determinadas cuestiones y luego intente hacer emerger una nueva idea o un nuevo enfoque. Por ejemplo, si pensamos en los jóvenes, podría tratarse de una start-up en algún segmento de la economía, de la movilidad, del clima y del medio ambiente. O si nos fijamos en el mundo de la empresa, reuniendo a personas con funciones directivas u otras importantes, podríamos analizar la cuestión de los nuevos modelos de desarrollo.

¿Se considera también la política?

También podríamos pensar en nuevas formas de hacer política, que quizás esté un poco cansada o asfixiada por los problemas que existen, problemas que evidentemente son reales y deben ser abordados. Pero junto con este cansancio también debemos mirar más allá, hacia el futuro. Si no nos ayudamos mutuamente a imaginar el futuro, o una sociedad en la que deseamos vivir, y no sólo ver a otros vivirla, entonces quizá la política en particular pierda parte de su vocación.

 

21 octubre 2021, 14:55