Buscar

Dentro del Vaticano
Vatican News

El Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso

Los dicasterios de la Santa Sede contados desde dentro: historia, objetivos y "el balance de la misión", cómo funcionan las estructuras que apoyan el ministerio del Papa. Entrevista con el Presidente, el Cardenal Miguel Ángel Ayuso Guixot.

Benedetta Capelli - Ciudad del Vaticano

"Un pequeño grupo al servicio de tres cuartas partes de la humanidad". El chiste del cardenal Arinze, que recoge una verdad y que se recuerda con gusto y cariño entre las salas del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Un grupo heterogéneo y multicultural, cuyo presupuesto para misiones forma parte de los 21 millones asignados este año a una treintena de instituciones vaticanas y cuya labor es promover relaciones amistosas y fraternas con los integrantes de las diferentes tradiciones religiosas. Un libro abierto hace 60 años por el Vaticano II y ahora, con el magisterio del Papa Francisco, en el capítulo de la fraternidad humana. El Cardenal Miguel Ángel Ayuso Guixot dirige el Dicasterio desde hace dos años y medio, y explica que este tipo de diálogo requiere una dedicación y un cuidado constantes, en los que la expresión de la propia identidad no debe alimentar prejuicios ni resistencias.

Cardenal Miguel Ángel Ayuso
Cardenal Miguel Ángel Ayuso

"El Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso": el nombre del dicasterio encierra una extrema síntesis una vasta misión, que especialmente con el Papa Francisco se está convirtiendo en una de las prioridades de la Iglesia, como lo atestiguan sus últimos viajes internacionales, desde Abu Dhabi en febrero de 2019 hasta el recientemente concluido en Irak, en el signo de la "fraternidad humana". ¿Qué compromiso y responsabilidad supone para usted?

En primer lugar, quisiera decir unas palabras sobre la historia del Dicasterio, que, como Secretariado para los no cristianos, fue instituido por el Papa Pablo VI, el 19 de mayo de 1964, con el Breve Progrediente Concilio, antes de la promulgación de la Declaración Conciliar "Nostra Aetate" (1965) y de la clausura del Concilio Vaticano II. Ya entonces se sentía la necesidad, diría el Papa Francisco, de una Iglesia en salida que dialogara con el mundo, en particular con los miembros de otras tradiciones religiosas. Desde entonces, han pasado casi 60 años, el diálogo interreligioso promovido por la Iglesia católica, aunque ha encontrado dificultades y malentendidos, nunca se ha detenido. En 1988, de acuerdo con la Constitución Apostólica Pastor Bonus, el Secretariado se convirtió en lo que sigue siendo hoy: el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso (PCDI). La nueva denominación del Dicasterio favoreció una idea más inclusiva del diálogo con personas de diferentes tradiciones religiosas.

El Dicasterio está al servicio de la Iglesia en su vasta misión de diálogo, y lo hace en colaboración con los Obispos de las Iglesias locales, especialmente a través de las Comisiones Episcopales para el Diálogo Interreligioso. Muchos miembros de nuestro Dicasterio son, de hecho, los presidentes de estas Comisiones. Aunque una actividad de diálogo sea promovida por el Dicasterio, siempre es nuestra preocupación involucrar tanto a la Iglesia local como a la Representación Pontificia.

Una reunión en el Dicasterio
Una reunión en el Dicasterio

Desde su creación, el trabajo del Dicasterio se ha ampliado considerablemente, pero también se ha vuelto más preciso. Hemos tenido muchas oportunidades de reunirnos con personas de diversas tradiciones religiosas. Estos encuentros han dado lugar a iniciativas estructuradas de diálogo y colaboración con diversas instituciones, tanto multirreligiosas como pertenecientes a una sola religión. Recuerdo nuestra tradición de enviar mensajes de felicitación como el que se envía a los musulmanes por el mes de Ramadán, a los budistas por la fiesta del Vesakh o Hanamatsuri, a los hindúes por la fiesta del Deepavali, a la comunidad jain con motivo del Mahavir Jayanti, y a la comunidad sikh con motivo del Prakash Diwas.

También me gustaría destacar la dimensión ecuménica del diálogo interreligioso. De hecho, el PCDI ha mantenido durante muchos años relaciones constantes con la Oficina similar para el Diálogo Interreligioso del Consejo Ecuménico de las Iglesias y colabora con ella en iniciativas de estudio y promoción del diálogo. Estar unidos en el diálogo, o al menos un poco menos divididos, es un testimonio necesario.

Ciertamente no ha faltado el impulso de los Pontífices, con la consecuencia de un mayor compromiso por parte del Dicasterio. Me gustaría mencionar solo un ejemplo: la Jornada de Oración por la Paz, deseada en 1986 en Asís por San Juan Pablo II, que fue un hito en el diálogo interreligioso, como lo fue posteriormente el Documento sobre la Fraternidad Humana para la Paz Mundial y la Convivencia Común, firmado el 4 de febrero de 2019 en Abu Dhabi por el Papa Francisco y el Imán Al-Tayyeb, y la Encíclica Fratelli tutti de 2020.

Las oficinas del Dicasterio
Las oficinas del Dicasterio

El Papa Francisco, que, siguiendo los pasos de sus predecesores, ha promovido él mismo el diálogo en numerosas ocasiones, nos anima hoy a seguir en el camino de la fraternidad junto a todos los hombres de buena voluntad. Por mi parte, y en nombre del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, puedo decir que prestaremos toda nuestra atención a la definición de los pasos concretos que hay que dar para que los temas de la fraternidad y la amistad social sean cada vez más un campo de discusión y de acción entre los miembros de las diferentes tradiciones religiosas.

Sin renunciar en absoluto a nuestra identidad ni recurrir a un irenismo fácil, debemos afirmar con fuerza y valentía la necesidad de dejar de lado prejuicios, vacilaciones y dificultades para construir una sociedad fraterna.

El diálogo con el islam, en particular, hoy es crucial, hasta el punto de que el Pontificio Consejo cuenta con una comisión específica para tratarlo. ¿Cuál es la situación actual y cuáles son las perspectivas de futuro?

El 22 de octubre de 1974, por voluntad del Papa Pablo VI, se creó la Comisión para las Relaciones Religiosas con los Musulmanes para promover y estimular las relaciones religiosas entre musulmanes y católicos. Es un organismo independiente pero vinculado al Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Cuenta con sus propios consultores, cuya tarea es promover las relaciones religiosas entre cristianos y musulmanes y estudiar y explorar diversos temas relacionados con el diálogo entre musulmanes y cristianos.

El Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso siempre ha tratado de establecer relaciones regulares con las instituciones y organizaciones musulmanas para fomentar el conocimiento mutuo y la confianza, la amistad y la cooperación.

De hecho, se han alcanzado acuerdos con diversas instituciones, tanto suníes como chiíes, con sede en países islámicos o de mayoría musulmana, para garantizar la posibilidad de reuniones periódicas, según programas y procedimientos acordados por las partes. 

En aras de la brevedad, no entraré a enumerar las distintas conversaciones que hemos mantenido. En efecto, son muchas.

El Papa Francisco ha proporcionado el ejemplo y abundante material para consolidar y ampliar el diálogo islámico-cristiano. Ya he mencionado el Documento sobre la Hermandad Humana y la Encíclica Fratelli tutti. En 2019, el Papa visitó en menos de sesenta días dos países, Emiratos Árabes Unidos y Marruecos, donde el Islam es fuertemente mayoritario. Por último, del 5 al 8 de marzo de este año, el reciente Viaje Apostólico a Irak. Desde el punto de vista del diálogo con el Islam, hubo dos momentos destacados. La visita de cortesía al Gran Ayatolá Sayyid Ali Al-Husayni Al-Sistani, una de las personalidades más simbólicas y significativas del mundo chiíta, y la oración interreligiosa en Ur, ambas iban, precisamente, en la dirección de construir la fraternidad entre cristianos y musulmanes.

Todo ello para decir que hay un camino ya iniciado con nuestros hermanos musulmanes que ha encontrado nueva vida y que seguramente se reflejará en las futuras actividades de diálogo del Dicasterio.

Por último, quiero recordar que en agosto de 2019 se constituyó el Comité Superior de Fraternidad Humana, del que soy miembro, para difundir e implementar los valores contenidos en el Documento de Fraternidad Humana. Uno de los resultados fue la proclamación por la ONU del Día Internacional de la Fraternidad Humana, que se celebrará el 4 de febrero de cada año.

Cardenal Miguel Ángel Ayuso
Cardenal Miguel Ángel Ayuso

Desde un punto de vista "demográfico", el budismo, el hinduismo y otras religiones asiáticas no pueden ser ignoradas.

Las relaciones con los representantes de las distintas escuelas y organizaciones budistas siguen desarrollándose y enriqueciéndose mediante encuentros y visitas. Desde 1995 se celebran regularmente conversaciones entre cristianos y budistas. El Dicasterio participa regularmente en la Cumbre de las Religiones que, desde 1987, tras la Jornada de Oración por la Paz de 1986 en Asís, se celebra cada año en el Monte Hiei (Kioto), centro histórico del budismo Tendai. Son frecuentes los encuentros con representantes del movimiento budista laico Rissho Kosei-kai, con el que mantenemos relaciones cordiales desde la época del Vaticano II.

El Dicasterio también ha organizado dos coloquios cristiano-taoístas, mientras que representantes del confucianismo han sido invitados a participar en actos multirreligiosos organizados por el Dicasterio. No faltan oportunidades de encuentros de diálogo con los seguidores del sintoísmo.

El Pontificio Consejo mantiene desde hace tiempo numerosos contactos con representantes de diversas organizaciones hindúes y sigue estableciendo relaciones formales con ellas. Hemos tenido varias reuniones en India, en Estados Unidos, en Italia.

Tenemos una muy buena cooperación con representantes del jainismo, en particular con el Instituto de Jainología con sede en Londres.

También con la comunidad sij ha aumentado la cooperación y el diálogo en los últimos años, tanto en la India como con los sikh de la diáspora.

Todas estas tradiciones religiosas están sin duda abiertas al diálogo con la Iglesia católica. Especialmente en los últimos años, ha habido un interés común en temas más sociales como la paz, el medio ambiente, la migración, etc. También me gustaría mencionar que, en 2019, el Año Europeo de la Iglesia Católica tendrá lugar en la India.

También recuerdo que, en 2019, con motivo del Viaje Apostólico, el Papa Francisco propuso el tema de la fraternidad humana a países como Tailandia y Japón.

Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso
Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso

La misión del Pontificio Consejo le ha llevado casi naturalmente a viajar mucho por el mundo para tejer relaciones personales y crear vínculos duraderos. Ahora, con la pandemia, el planeta se está acostumbrando al modo de reunión "en línea". ¿El ahorro económico es proporcional al sacrificio o se corre el riesgo de perder algo?

Como todo, las restricciones que tenemos que vivir a causa de la pandemia tienen aspectos negativos y positivos. Toda la actividad del Pontificio Consejo se centra en el testimonio y la difusión del encuentro, tanto a nivel institucional como a través de la amistad personal hecha de proximidad, participación y cercanía. Se trata de un dicasterio decididamente orientado hacia el exterior. Por tanto, hemos tenido que renunciar a muchas cosas. De hecho, nada puede sustituir los encuentros directos y personales y la posibilidad de compartir el tiempo con los demás de forma presencial y no virtual.

Sin embargo, la experiencia que hemos vivido durante más de un año nos ha permitido, sin duda, ahorrar dinero, pero quiero decir que también nos ha dado la posibilidad, a través de la modalidad de webinar, de participar en muchas videoconferencias sobre el diálogo interreligioso, probablemente muchas más de las que hubiéramos podido participar en presencia. También fue posible, gracias a las videoconferencias, aumentar el número de participantes. No obstante, repito que la modalidad "virtual", aunque es más barata, no tiene obviamente el mismo valor que el encuentro personal. Por ello, con las precauciones necesarias y respetando todas las medidas, intentaremos volver progresivamente a dialogar en la modalidad tradicional, sin dejar de utilizar, cuando sea posible, la modalidad en línea por las razones antes expuestas.

Intentemos hacer un identikit de la comunidad del dicasterio. ¿Cuántas personas participan y de dónde proceden? ¿Cuáles son las áreas de trabajo y qué habilidades se requieren?

Permítanme responder a esta pregunta con las palabras de mi predecesor, el cardenal Francis Arinze, quien, cuando le preguntaron cómo funcionaba el Dicasterio, respondió: "somos un pequeño grupo al servicio de tres cuartas partes de la humanidad". Esto sigue siendo así hoy. Somos un pequeño Dicasterio, 14 personas en total, entre ellas cinco mujeres, de diversas nacionalidades y procedencias, laicos, sacerdotes y religiosos, implicados en diversos sectores: el Islam, las religiones de Asia y África, los nuevos movimientos religiosos, porque: "El Consejo fomenta y regula las relaciones con los miembros y grupos de las religiones que no se incluyen bajo el nombre cristiano y también con los que de alguna manera están dotados de sentido religioso" (Constitución Apostólica Pastor Bonus § 159). En cualquier caso, quiero recordar que el Dicasterio no tiene competencia para el diálogo con el judaísmo.

Los funcionarios responsables de los distintos sectores están flanqueados por personal técnico y administrativo. Hay que decir que todo el personal está muy dispuesto a compartir su trabajo porque a menudo es necesario echarse una mano debido a los numerosos compromisos y peticiones que llegan. Somos una familia pequeña pero diversa y trabajadora. Evidentemente, hay distintas competencias según el puesto: formación académica en las distintas tradiciones religiosas, conocimiento de varias lenguas, experiencia en ámbitos más técnicos como los archivos, la administración y, dadas las necesidades actuales, la informática. Me gustaría señalar que el Dicasterio tiene su propia página web (www.pcinterreligious.org) que ofrece información, documentos, extractos de los discursos del Papa y de los Superiores del PCDI, y nuestra publicación, el Boletín Pro Diálogo que se puede descargar.

¿Cuáles son las "partidas" que requieren más recursos financieros y cómo refleja el presupuesto económico del dicasterio su misión particular?

La actividad institucional del Dicasterio, es financiada íntegramente por la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica y, al estar orientada a la promoción del diálogo interreligioso, se desarrolla principalmente a través de la organización de viajes, convenios, conferencias y charlas, tanto en Roma como en el extranjero, con la participación de personas de todas las partes del mundo. Por lo tanto, los recursos financieros disponibles se utilizan principalmente para estos fines.

A causa de la pandemia, desde marzo de 2020 hasta hoy, el gasto financiero se ha visto obviamente muy reducido. Los recursos financieros del Dicasterio se han utilizado en particular para la publicación de libros, colecciones de actas de coloquios y la mejora del parque informático del Dicasterio.

La labor de promoción del diálogo interreligioso del Dicasterio se lleva a cabo también a través de la Fundación Nostra Aetate – Becas de Estudio, fundada en 1990, con personalidad jurídica canónica pública y civil en el Estado de la Ciudad del Vaticano y con la sede en el propio Dicasterio. La Fundación concede becas a jóvenes de otras religiones, residentes en países extranjeros, que deseen profundizar en el conocimiento del cristianismo en las instituciones académicas pontificias de Roma. Una vez finalizados sus estudios, los beneficiarios de las becas regresan a sus países para dar a conocer el cristianismo participando en actividades relacionadas con el diálogo interreligioso. La Fundación también concede subvenciones para apoyar iniciativas locales destinadas a promover el diálogo interreligioso. Desde el punto de vista económico, la Fundación es autónoma y se autofinancia.

18 octubre 2021, 15:00