Buscar

Vatican News

Sistemas Alimentarios. Vinciguerra: guiar a la familia humana a la sostenibilidad

“El aporte de la Santa Sede a la Pre Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios, el respeto por los derechos humanos, la búsqueda de sistemas sostenibles y los proyectos de la Iglesia en favor de las comunidades locales”, son los temas al centro de la entrevista con Tebaldo Vinciguerra, Oficial del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y miembro de la Delegación Vaticana que ha participado en la Pre Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios.

Renato Martinez - Ciudad del Vaticano

“La Santa Sede ha insistido en el respeto de la dignidad humana, en el respeto del medio ambiente, es decir, cómo podemos desarrollar nuevos sistemas alimentarios, con cuáles valores, y sabiendo hacia dónde vamos. Todo esto en el marco del bien común”, lo dijo Tebaldo Vinciguerra, Oficial del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral y miembro de la Delegación Vaticana que ha participado en la Pre Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios, que tuvo lugar en la sede de la FAO, en Roma, del 26 al 28 de julio de 2021, de manera presencial y virtual.

La pandemia ha influenciado a los sistemas alimentarios

El especialista en Recursos Naturales de este Dicasterio Vaticano subrayó que, la Cumbre que se desarrollará en el mes de septiembre en Nueva York, ha sido anunciada por el Secretario General de las Naciones Unidas, el Señor António Guterrez, antes de la pandemia del Covid-19; entonces ya podemos imaginar que el trabajo de preparación, las ideas y la manera en la cual se están planteando las soluciones para los desafíos del hambre y de la mal nutrición, han sido influenciados por esta pandemia que todavía no termina. Un segundo aspecto que ha subrayado el Oficial de este Dicasterio fue el nombre de estos procesos, es decir, “Sistemas Alimentarios”, haber cómo logramos pensar a la comida, a los campesinos, la pesca, el crédito, el microcrédito, para que se desarrollen las granjas, pero también el transporte, los derechos de los productores, las políticas, el cuidado del ambiente, etc. Es decir que todo esto se tiene que pensar como un sistema.

“Sistemas Alimentarios”

Derechos humanos, políticas y sostenibilidad

Durante estos tres días de Pre Cumbre, afirma Tebaldo Vinciguerra, pudimos afrontar diferentes elementos importantes. Por ejemplo, los derechos humanos. Cómo los derechos humanos son amenazados en la producción de alimentación. Cómo también los derechos de comunidades indígenas pueden ser amenazados, si su derecho de acceso a la tierra, si su cultura, si su estilo de vida son amenazados. Se habló también de las políticas. Cuál es la responsabilidad de los gobiernos y de las políticas para que puedan organizar bien la producción en sus países, desarrollando estrategias. Algo que se destacó es cómo está crisis del Covid-19, puso en evidencia las dificultades de no sostenibilidad, o sea, estamos malogrando el medio ambiente, nuestra casa común en muchos lugares con los suelos que se empobrecen, con la contaminación del agua y también la biodiversidad es amenazada en distintos lugares como consecuencia de la producción intensiva, mecanizada, de comida.

Los problemas de justicia social y la malnutrición

Esta pandemia, señala Vinciguerra, ha evidenciado fuertemente los problemas de justicia social. Sueldos bajos, terribles en algunos países; problemas de esclavitud; y ver como lamentablemente muchos de los que pasan hambre, los hambrientos, son poblaciones rurales, qué tan difícil es la vida de muchísimos campesinos que no tienen suficiente ayuda, ayuda de tipo logístico, económico, entre otros, este tipo de problemas es una vergüenza, ver que en el siglo XXI estamos produciendo muchísima comida en este mundo y que tantos hermanos y tantas hermanas pasan hambre y está vergüenza, ha sido denunciada varias veces por los Papas, incluso en su mensaje del lunes por el Papa Francisco. Por último, el otro ejemplo que quisiera compartir es el problema de malnutrición, o sea, no es tanto que alguien pasa hambre, sino que lo que come, lo que recibe como alimentos no es equilibrado, entonces hay problemas en su dieta, en su desarrollo y esto afecta a menudo a los niños, en países y en zonas pobres, estamos pasando de la falta de alimentos a lo que quizás algunos llamarían la “comida chatarra”, de baja calidad, porque algunas estrategias económicas, algunos proyectos de marketing están llevando malas costumbres alimentarias en aquellos países.

Santa Sede y alimentación

La Santa Sede: buscar el bien común sostenible

Ante esta difícil situación alimentaria en el mundo, agudizado por la pandemia, el aporte de la Santa Sede – indica Tebaldo Vinciguerra – ha sido muy fuerte con la voz del Papa Francisco el lunes, él insistió sobre la dignidad humana, insistió también sobre el respeto del medio ambiente, es decir, cómo podemos desarrollar nuevos sistemas alimentarios, con cuáles valores, hacia dónde vamos. Todo esto en el marco del bien común, es decir, el perseguir el bien común es un gran desafío o lo tenemos claro, sabemos a dónde queremos ir y con cuáles valores o solo podríamos seguir con nuevas invenciones, con nuevas soluciones técnicas, quizás rápidas, pero que no encaminarán a la familia humana hacia la sostenibilidad, hacia la paz, hacia la comunidad. Entonces en estos meses, ahora en el segundo año de pandemia, la voz de la Santa Sede que repite a menudo es que no se puede volver a los sistemas injustos de antes, esta crisis debe ser percibida como una oportunidad, como una llamada para construir en serio, un mundo mejor.

Iniciativas y proyectos de la Iglesia

Compromiso de la Iglesia en favor de los descartados

Finalmente, Tebaldo Vinciguerra explica las diferentes iniciativas y proyectos que el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral esta realizando en diversos lugares del mundo con la colaboración de muchas caritas, diócesis, universidades católicas y otras organizaciones católicas. Es un compromiso en favor de las Iglesias locales, sobre todo, en la creación de pequeños mercados, compromiso para que en varios países las tierras que pertenecen a monasterios o a diócesis sean empleadas para cultivos y entonces se pueda fortalecer la comunidad local con una mejor alimentación. También se busca la promoción humana integral y esto incluye también la promoción a veces de mujeres en zonas donde es difícil, dónde a menudo son descartadas en posiciones difíciles, la promoción a veces de personas con discapacidades, la promoción de proyectos agrícolas con personas en situación difíciles como migrantes o personas con discapacidad física. En este tipo de actividades la Iglesia esta haciendo mucho en muchos países, entonces siempre van juntas las actividades, yo diría de solidaridad inmediata, con la capacidad pastoral y acompañamiento de las comunidades.

ALIMENTOS PARA TODOS, UN RECLAMO MORAL
29 julio 2021, 15:55