Buscar

Vatican News
Basta de pérdidas en la agricultura y desperdicio de alimentos. Basta de pérdidas en la agricultura y desperdicio de alimentos. 

Pre-Cumbre ONU sistemas alimentarios, Smerilli: alimentos para todos

El evento de tres días reúne en Roma a agricultores, empresas, pueblos indígenas, sociedad civil y ministros. Sor Smerilli, jefa de la delegación de la Santa Sede: el 70% de las ganancias del comercio mundial de productos agrícolas se concentra en manos de unas pocas empresas. Estos desequilibrios impiden una verdadera transición hacia la agroecología y los sistemas alimentarios sostenibles.

Fabio Colagrande - Ciudad del Vaticano

Comenzó este lunes 26 de julio en Roma la Pre-Cumbre de las Naciones Unidas sobre Sistemas Alimentarios, auspiciada por el gobierno italiano, antes de la cumbre mundial final, que se celebrará en septiembre de 2021 en Nueva York. Bajo la guía del Secretario General de la ONU, António Guterres, el evento de tres días será una "Cumbre de la gente" en la que participarán jóvenes, agricultores, pueblos indígenas, la sociedad civil, investigadores, el sector privado, líderes políticos y ministros de agricultura, medio ambiente, salud, alimentación y finanzas. El evento pretende presentar los últimos enfoques científicos para transformar los sistemas alimentarios, lanzar una serie de nuevos compromisos mediante acciones conjuntas y movilizar nuevos fondos y asociaciones.

Sobre las preocupaciones prioritarias expresadas por el Vaticano en relación con los temas que se abordarán y las exigencias que se plantearán y las buenas prácticas sugeridas a nivel mundial, la hermana Alessandra Smerilli, subsecretaria del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, coordinadora del grupo de trabajo de economía de la Comisión vaticana COVID-19, nombrada jefa de la delegación de la Santa Sede en la Pre-Cumbre, ofrece un panorama articulado y preciso.

¿Cuáles son los objetivos de la Pre- Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU 2021?

"La Pre-Cumbre se centra en los sistemas alimentarios, es decir, en todos los aspectos de la alimentación y la nutrición de la gente: el cultivo, la cosecha, el envasado, la elaboración, el transporte, la comercialización y el consumo de alimentos. Es un evento de relevancia mundial que pretende centrar la atención en la necesidad de transformar los sistemas agroalimentarios para hacer realidad la visión de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aumentar la resiliencia en el contexto de la pandemia de Covid-19, fortalecer las cadenas de valor locales, mejorar la nutrición y reutilizar y reciclar los recursos alimentarios para poder reducir los desperdicios a la mitad. El éxito de la Pre-Cumbre y de la Cumbre dependerá de la participación de todas las partes interesadas en el funcionamiento de los sistemas alimentarios y de las acciones concretas que se pongan en marcha a partir de la Cumbre.

¿Cuáles son las recomendaciones de la Santa Sede sobre el tema de la transformación de los sistemas alimentarios?

Tenemos algunos mensajes importantes que ofrecer al debate. En primer lugar, el derecho a la alimentación es fundamental para la dignidad humana. Toda persona tiene el derecho fundamental a la vida y el derecho a las necesidades de la vida con dignidad. Cuando nos reunimos para celebrar la Eucaristía, recordamos que el pan y el vino, y todos los demás alimentos, son en primer lugar "fruto de la tierra y trabajo de manos humanas". Cuando comemos juntos en familia, estamos compartiendo la vida, la vida en una de sus formas más hermosas de cuidado, de alimentación. No podemos permitir que tantos hermanos y hermanas, miembros de nuestra familia común, se vayan a la cama con hambre. Hoy tenemos la oportunidad de salir de la crisis de Covid-19 mejor que antes, transformando radicalmente nuestro actual sistema alimentario para que pueda ser ambientalmente sostenible y, al mismo tiempo, satisfacer las necesidades de la población mundial de manera justa y equitativa. En nuestra opinión, un sistema alimentario en el mundo pospandémico debe garantizar un enfoque holístico que tenga en cuenta las dimensiones económica, medioambiental, social, cultural y sanitaria de los alimentos. Esto incluye un profundo compromiso con la educación alimentaria. Pero también debe proteger los derechos de propiedad de las comunidades pobres e indígenas, así como proteger los "bienes comunes", aquellos bosques y tierras tradicionalmente gestionados y compartidos por toda una comunidad. Además, es necesario construir cadenas de suministro y distribución de alimentos resistentes y sostenibles. Esto incluye la construcción de infraestructuras que conecten a los pequeños agricultores con los mercados locales y nacionales. También hay que promover dietas saludables y accesibles.

Los alimentos accesibles y nutritivos deben estar al alcance de todos. También es importante preservar los recursos para las generaciones presentes y futuras. Pasar a un modelo circular de producción de alimentos que regenere los sistemas naturales, promueva la buena salud, mejore los ecosistemas naturales y proteja los hábitats naturales para mantener la biodiversidad. Pero un sistema alimentario también debe ser inclusivo.  Las mujeres, los jóvenes, los pequeños productores y otras personas que ahora están excluidas y dejadas atrás necesitan un lugar en la mesa cuando se deciden las políticas y las decisiones que les afectan. También creemos que hay que reconocer el importante papel de la familia. En la familia aprendemos a disfrutar de los frutos de la tierra sin abusar de ellos y descubrimos las mejores herramientas para promover estilos de vida que respetan el bien personal y colectivo. Por último, creemos que hay que valorar y respetar los conocimientos ancestrales (por ejemplo, de las tribus indígenas que recogen sus alimentos en los bosques o de los pastores nómadas). Necesitamos una interacción fuerte y respetuosa entre la ciencia y los conocimientos tradicionales, que son ambos pilares fundamentales en los sistemas alimentarios. Los conocimientos tradicionales de los pequeños agricultores y de los pueblos indígenas no deben descuidarse ni ignorarse, mientras que su participación directa permite a todos comprender mejor sus verdaderas prioridades y necesidades.   

¿En qué medida la seguridad alimentaria está vinculada a la cuestión del cambio climático y, por tanto, a las preocupaciones expresadas en la Laudato si'?

En el mundo actual, los tres factores clave del hambre pueden resumirse en tres C: Conflicto, Covid-19 y Cambio Climático. Sus efectos devastadores combinados en todas las etapas de la cadena de suministro de alimentos son alarmantes. Se calcula que sólo la pandemia, por sus efectos sobre el poder adquisitivo de los consumidores, la reducción de la capacidad de los pequeños agricultores para producir alimentos y acceder a los mercados, y el aumento del desperdicio de alimentos, entre otros, sumirá a 132 millones de personas en la desnutrición. Por supuesto, el impacto más duro de la carestía recaerá en los ya vulnerables o desplazados por la guerra, el conflicto, el malestar social y el desempleo. Estas cifras revelan un sistema que no funciona. ¿Cómo podemos seguir haciendo la vista gorda ante esta injusticia? Como señaló el Papa Francisco en el Día Mundial de la Alimentación en octubre de 2020, "para la humanidad, el hambre no es solo una tragedia, sino también una vergüenza." De hecho, como escribió en Fratelli tutti (189), "el hambre es criminal", ya que "la alimentación es un derecho inalienable".

Algunas estadísticas afirman que la pandemia duplicará el hambre en todo el mundo. Por lo tanto, ¿es también una prioridad para la Comisión Vaticana COVID-19?

El Papa Francisco ha dado tres prioridades a la Comisión Vaticana para el COVID-19: trabajo para todos, salud para todos y alimentación para todos. Nos pidió que preparáramos el futuro. Imaginar y regenerar los sistemas alimentarios en el futuro post-Covid-19 requiere un enfoque basado en la ecología integral (cf. Laudato Si', 137ss). Un enfoque basado en los principios fundamentales de la dignidad de cada ser humano, el bien común y el cuidado de nuestra casa común puede inspirar y guiar la acción. Al tomar decisiones a la luz de estos principios, nos guiamos hacia acciones que apoyan un modelo regenerativo de agricultura, y hacia sistemas alimentarios de inspiración agroecológica que benefician tanto a las personas como al planeta.

Uno de los mayores problemas de la distribución de alimentos es la concentración del poder del mercado en unos pocos actores, y algunas organizaciones de la sociedad civil temen que incluso la Cumbre de la ONU dé demasiado espacio a los intereses privados... ¿Cómo evitarlo?

Un sistema alimentario es sostenible cuando proporciona alimentos suficientes y nutritivos para todos sin comprometer la salud del planeta ni las perspectivas de las generaciones futuras de tener cubiertas sus necesidades alimentarias y nutricionales. El actual sistema alimentario mundial está dominado por intereses corporativos que excluyen a los pequeños productores de alimentos, a los trabajadores de la cadena alimentaria, a las familias y a los consumidores del logro de la seguridad alimentaria. De hecho, casi el 70% de los beneficios del comercio agrícola mundial se concentran en manos de unas pocas empresas.  Estos desequilibrios de poder nos bloquean en el modelo actual e impiden una transición verdaderamente transformadora hacia la agroecología y los sistemas alimentarios sostenibles. También dan lugar a salarios insuficientes para los que trabajan en el sector alimentario y proporcionan oportunidades para que la especulación financiera domine los precios. Es importante que los sistemas alimentarios estén ahora en el foco de la atención internacional y que haya una conversación global al respecto. La Santa Sede participa en el proceso para garantizar que se respeten los intereses de todos, pero especialmente de aquellos que corren el riesgo de quedarse fuera. Por otra parte, si no se colabora con los grandes actores del sector privado, la transformación de los sistemas alimentarios no se producirá. Tenemos que estar atentos al proceso. Por eso también, como Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral y como Comisión Covid, hemos promovido un evento en la pre-cumbre, en colaboración con los jóvenes de la Economía de Francisco: queremos que se escuche la voz, la experiencia y las propuestas de los jóvenes. El acto, titulado People and planet: Youth bringing meaning and action to food justice, se celebrará el martes 27 de julio, a las 19.30 horas.

27 julio 2021, 10:50