Buscar

Los secretos de los Museos Vaticanos
Vatican News

Los Papas en movimiento

A lo largo de 105 metros se desarrolla la historia de la movilidad papal: es la extensión del Pabellón de las Carrozas en los Museos Vaticanos, construido en 1973 por Pablo VI para recoger los medios de transporte utilizados por los Papas a lo largo de los siglos.

Paolo Ondarza - Ciudad del Vaticano

Desde la exuberante vegetación del Jardín Cuadrado, se entra en el edificio del sótano que, como parte integrante del Reparto de las Colecciones Históricas de los Museos Vaticanos, alberga el Pabellón de las Carrozas. El recorrido es fascinante, con sillas de manos, pensadas para no cansar al Papa durante las largas liturgias o para atravesar las vastas salas del Palacio Apostólico, sillas de caballo, camillas, carruajes, sillas gestatorias hasta reproducciones a escala de trenes y aviones.

El Papa Benedicto XIV visita la Fontana de Trevi, Roma.
El Papa Benedicto XIV visita la Fontana de Trevi, Roma.

En una carroza con el Papa

La mirada se queda inmediatamente atrapada por la belleza de la Berlina de Gran Gala, el carruaje de las grandes ocasiones, construido en Roma en 1826 por León XII y enriquecido en su decoración unos veinte años después por Gregorio XVI. Los ocho penachos dorados la distinguen de los cuatro penachos de las Berlinas de Gala, más sencillas presentes en la sala. Era tirado por seis caballos finamente enjaezados.

El interior de la Berlina de Gran Gala.
El interior de la Berlina de Gran Gala.

Una sala del trono sobre cuatro ruedas

La decoración interior respeta el protocolo codificado desde la época de Urbano VIII Barberini, que inauguró el uso de la carroza papal en el siglo XVII. Está concebido como una "sala del trono sobre cuatro ruedas" en la que el asiento del Papa es un auténtico trono, coronado por un baldaquín en el que la paloma del Espíritu Santo está decorada en tela. Todavía intacto en su estado de conservación, sólo se utilizaba para las solemnidades más importantes, es decir, unas cuatro veces al año.

El Papa Silvestre entra a caballo a Roma, acompañado por el Emperador Constantino.
El Papa Silvestre entra a caballo a Roma, acompañado por el Emperador Constantino.

El protocolo de viaje

Precedido por el "monseñor crucificado", que llevaba la cruz procesional en la mano a lomo de caballo, y seguido por una procesión de otros carruajes, conocida como el "tren papal", se desplazaba a paso de hombre para permitir al Vicario de Cristo saludar y bendecir a los fieles a lo largo del recorrido. "Nadie debía dar la espalda al Papa y sólo el Emperador podía abrir la puerta y facilitar su descenso. En su lugar – explica Sandro Barbagallo, conservador del Reparto de las Colecciones Históricas de los Museos Vaticanos, que nos guía por el interior del Pabellón – esta alta tarea la realizaba el Cavallerizzo maggiore o el Superintendente General de Correos, que se encargaba de planificar el recorrido". Sus uniformes rojos, junto con los de los cocheros o miembros de la guardia palatina y de la guardia noble, están expuestos en el museo. La fina factura del carro puede atribuirse a Gaetano Peroni, cuyo nombre permanece escrito en las ballestas. Las decoraciones, en cambio, llevan la firma grabada de "Felice Eugenio metallaro".

Retrato equestre de Benedicto XIII
Retrato equestre de Benedicto XIII

Los Papas a caballo

La marcha de la Berlina de Gran Gala se detuvo en 1870, cuando Roma fue conquistada por la Casa de Saboya: desde entonces, el carruaje está encerrado en el depósito de la planta baja del Cortile del Belvedere. Este no ha sido el único contratiempo para la historia de los vehículos de cuatro ruedas en los Estados Pontificios. La moda de los carruajes – continúa Barbagallo – nació en Francia y España en la primera mitad del siglo XVI, y en un principio se trataba de un transporte para mujeres. De hecho, el Papa Pío IV instó a los Cardenales a viajar exclusivamente a caballo".

Sillas de caballos en el Pabellón de las Carrozas en los Museos Vaticanos.
Sillas de caballos en el Pabellón de las Carrozas en los Museos Vaticanos.

Exilio y regreso en una carroza

En el Pabellón Vaticano, sólo se exponen carruajes posteriores al Congreso de Viena. Todos los carruajes anteriores fueron destruidos y sustraídos durante el saqueo napoleónico. "En 1798, Pío VI fue sacado de Roma en un carruaje y murió en la fortaleza francesa de Valenza. También fue en un carruaje que su sucesor, Barnaba Chiaramonti, elegido como Pío VII en el cónclave de 1800 celebrado en la abadía benedictina de la isla de San Giorgio en Venecia, eligió emblemáticamente para celebrar su regreso al Vaticano y llevar a cabo la "toma de posesión" de la basílica de San Juan. Un acto oficial que hasta entonces siempre se había realizado en la silla de un caballo o una mula, en recuerdo de la entrada de Jesús en Jerusalén'. Como testimonio se exponen una serie de caparazones, entre ellos resalta el de Clemente XIV.

Berlina del Cardenal Luciano Luigi Bonaparte.
Berlina del Cardenal Luciano Luigi Bonaparte.

El águila de Napoleón

Un recuerdo de la época napoleónica lo ofrece el carruaje que perteneció al Cardenal Lucien Louis Bonaparte, primo de Napoleón III: fabricado en Francia, fue montado íntegramente en Roma. Una placa en el asiento del cochero muestra el águila con una corona, el emblema del famoso general francés.

Detalles de ángeles en las carrozas papales.
Detalles de ángeles en las carrozas papales.

El cartero y la “bota”

En la sala también se exponen los dos últimos carruajes utilizados en el interior del Vaticano hasta 1929: el primero es la berlina de viaje regalada por el rey de Nápoles a Pío IX a su regreso del exilio tras los levantamientos revolucionarios de la República Romana en 1850: se trata de un carruaje, equipado con un baúl y utilizado para el transporte postal. El segundo, caracterizado por un moderno freno de mano de cuero llamado "scarpone", acompañó en cambio el último viaje de un Papa Rey en las tierras pontificias de Romaña y su uso hasta tiempos recientes está también atestiguado por una antigua película; rodada por un colaborador de los Hermanos Lumiere, muestra a León XIII paseando por los Jardines Vaticanos.

Un detalle de la silla en forma de barco de León XIII.
Un detalle de la silla en forma de barco de León XIII.

El sillón en forma de barco

Entre las sillas de manos destaca la donada por los fieles napolitanos a León XIII en 1887 con motivo del quincuagésimo aniversario de su ordenación sacerdotal: tiene forma de barco, alegoría de la Iglesia católica, cuyo timón sostiene el Pontífice. Es una verdadera joya de la artesanía, ricamente decorada en madera, bronce, marfil, hueso, vidrio y camafeos.

Del carruaje al automóvil

Pío XI fue el Papa de la transición: de los carruajes a los coches. Inmediatamente después de los Pactos de Letrán, viajó al mismo para celebrar su 50º aniversario como sacerdote en un Graham Paige americano, que seguía equipado como los antiguos carruajes al estilo de un "Salón del Trono". Es el mismo coche que utilizó Pío XII para desplazarse a los lugares del bombardeo de San Lorenzo durante la Segunda Guerra Mundial.

Modelo Citroën Lictoria C6
Modelo Citroën Lictoria C6

El Mercedes diseñado por Porsche

El próximo Mercedes Nürburg es también extremadamente elegante, "diseñado – recuerda Sandro Barbagallo – en la época en que el jovencísimo Ferdinand Porsche trabajaba en la industria automovilística alemana". Una reinterpretación del carruaje como coche la ofrece el posterior Citroën Lictoria C6, fabricado íntegramente en Italia, con las dos luces laterales decorativas y el asiento del chófer colocado fuera de la cabina del Papa.

Mercedes-Benz 460 Nürburg limousine
Mercedes-Benz 460 Nürburg limousine

La botonera del Papa

"En el interior, decorado como un salón veneciano, hay una botonera junto al sillón de brocado y madera dorada tallada: es la caja de control a través de la cual el Pontífice decidía el recorrido: 'Adelante', 'Adagio', 'Derecha' o vuelta al 'Vaticano'. El conductor visualizaba las indicaciones en una pequeña pantalla. Por lo tanto, por razones de espacio, el indicador de la temperatura del agua de refrigeración del motor está situado en el capó del coche, detrás del friso con el logotipo de Citroën. Los detalles del interior bien equipado se completan con un compartimento para la cabina del conductor, coronado por la reliquia de San Cristóbal, protector de los transportistas. "Tal vez el coche fue considerado excesivamente lujoso en su equipamiento – observa el conservador del Reparto de las Colecciones Históricas de los Museos Vaticanos – pero ha sido utilizado muy poco y ha recorrido sólo 193 km".

La botonera del Papa
La botonera del Papa

El papamóvil del atentado

Año Santo 1975. Para poder recorrer varias veces la Plaza de San Pedro y saludar al mayor número posible de peregrinos llegados para el Jubileo, Pablo VI dispuso la compra de un Toyota, que ahora se conserva en el Patio de Castel Gandolfo. Su descendiente directo es la Campagnola blanca donado por Fiat en 1980 a Juan Pablo II, el Papa que abandonó la silla gestatoria. Rebautizado como "papamóvil", tiene casi el valor de una reliquia, ya que fue testigo del atentado del 13 de mayo de 1981, tras el cual quedó bajo secreto pontificio.

El papamóvil de Juan Pablo II
El papamóvil de Juan Pablo II

La silla de barbero de Juan XXIII

"En los últimos años del pontificado de Wojtyla, pocos se dieron cuenta, se sacó y se volvió a usar. Juan Pablo II ya no puede mantenerse erguido. Sandro Barbagallo revela que en el interior del coche se instaló un asiento giratorio: fue suministrado por la Florería del Vaticano. Es la antigua silla de afeitar de Juan XXIII".

Juan XXIII en la Mercedes 300d
Juan XXIII en la Mercedes 300d

Los viajes internacionales

Tras el atentado, la Mercedes, heredado de Pablo VI y utilizado a lo largo de los 26 años de pontificado del Papa polaco, sufre algunas modificaciones y es blindado en su carrocería y cristales antibalas, de tres centímetros de grosor. En el Pabellón de las Carrozas, también vinculado a Juan Pablo II, se encuentran dos "papamóviles" blindados, adquiridos para los viajes apostólicos internacionales; el último Escarabajo producido en la cadena de montaje de Volkswagen en México, un regalo que nunca utilizó el Papa; y, por último, el prototipo, único modelo existente en el mundo, del Lancia Thesis Giubileo regalado al Santo Padre por el abogado Gianni Agnelli.

El Papa Pablo VI viajando en avión.
El Papa Pablo VI viajando en avión.

Un ejemplar único

Esta última "fue diseñado para responder a las condiciones de salud y movilidad cada vez más precarias del Santo Padre: el asiento sale, facilitando la subida a bordo, el coche es totalmente descapotable, la puerta tiene una apertura en ángulo recto, el eje interno no se eleva, pero por ello el coche no puede correr. Por tanto, el coche es cómodo, pero vulnerable en caso de emergencia". Por ello, Benedicto XVI, cuyo escudo de armas está blasonado en las puertas, sólo lo utilizará temporalmente. El Mercedes utilizado por Ratzinger y los dos "modelos de autobuses" del mismo fabricante para la Secretaría de Estado o para el transporte de invitados distinguidos también están en la sala.

El volante de Schumacher donado a Benedicto XVI
El volante de Schumacher donado a Benedicto XVI

Los Papas y la Fórmula 1

“El piloto de la cristiandad”, así es definido Benedicto XVI en la dedicatoria con la que el presidente de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo, acompañó el regalo del volante de Fórmula 1 de Michael Schumacher de 2003 en diciembre de 2005. Sólo unos meses antes, Juan Pablo II había recibido la edición especial limitada 400 del "Ferrari Enzo", que luego fue subastada por decisión papal: la recaudación se donó a las víctimas del tsunami en el sudeste asiático. Al recibir el volante expuesto en los Museos Vaticanos, el actual Papa emérito comparó su complicada tecnología con la "complejidad de la conducción de la Iglesia".

La Renault 4 del Papa Francisco
La Renault 4 del Papa Francisco

El Renault 4 de periferia

Al final de la ruta está el Renault 4 del Papa Francisco. Registrada en 1984, tiene una historia de caridad de 300.000 kilómetros: pertenecía a Don Renzo Zocca, un sacerdote de las afueras de Verona, que en 2013 decidió restaurarla y donarla al Santo Padre.

Un detalle de la ventana posterior de la Citroën – Lictoria C6
Un detalle de la ventana posterior de la Citroën – Lictoria C6

En viaje con la Iglesia

Los bustos de los pontífices se alternan a lo largo del pabellón con coches y otros símbolos inolvidables de la historia de la movilidad papal: la maqueta del avión de Alitalia que acompañó el primer viaje apostólico internacional, realizado en enero de 1964 por Pablo VI a Tierra Santa; o la del primer tren que entró en la estación vaticana para probarlo. Subiendo por la rampa que lleva al soleado Square Garden, uno tiene la impresión de haber sido durante un par de horas un pasajero de la historia en un flujo ininterrumpido de acontecimientos, marcado también por heridas y caídas de las que la Iglesia confiada a Pedro siempre se ha levantado, reanudando con confianza el viaje a través del tiempo.

20 julio 2021, 10:00