Buscar

Vatican News
2021.07.31 Cardinale Albert Vanhoye S.J. 2021.07.31 Cardinale Albert Vanhoye S.J. 

Albert Vanhoye S.J. “Es un servicio que hay que prestar”

Roland Meynet, jesuita francés, antiguo alumno del cardenal Albert Vanhoye S.J. expresa su conmovedor testimonio.

Ciudad del Vaticano

El cardenal jesuita Albert Vanhoye murió el jueves, 29 de julio. Nacido en Francia en 1923, ingresó en la Compañía de Jesús en 1941 y fue ordenado sacerdote en 1954. Se especializó en el estudio de la Sagrada Escritura desde 1956 y se doctoró en el Instituto Bíblico (Roma), donde fue profesor, decano y rector. Fue el mayor especialista en la Epístola a los Hebreos. También contribuyó a la labor de varios dicasterios vaticanos. Fue creado cardenal en 2006 por el Papa Benedicto XVI, quien lo destacó como un gran exegeta. En el momento de su muerte, era el cardenal más anciano de la Iglesia Católica.

Testimonio de Roland Meynet, SJ

Lo conocí, de forma libresca, a más tardar en 1977, cuando preparaba mi tesis de posgrado en lingüística en la Universidad de Aix-en-Provence, sobre la composición del Evangelio de Lucas. Durante la teología, en Fourvière, había trabajado sobre este evangelio, bajo la dirección de Paul Beauchamp, y había descubierto en él estructuras concéntricas. Me puse a buscar a mis predecesores y me dirigí a la tesis de Vanhoye sobre la estructura literaria de la Epístola a los Hebreos (1963).

Cuando, en 1986, llegó el momento de defender mi tesis de Estado sobre la composición del conjunto del Evangelio de Lucas, mi director quiso que otros dos especialistas formaran parte del jurado, además de los tres profesores de la Universidad de Aix-en-Provence. El padre Beauchamp ya había participado en el jurado de mi primera tesis y, puesto que seguía todo mi trabajo desde 1971, era obvio que volviera a formar parte del jurado. Respecto al otro, le había pedido a Pietro Bovati, mi compañero de teología, profesor del Instituto Bíblico, que "fuera el quinto". Estuvo de acuerdo, pero me dijo que debía proponérselo primero a Vanhoye, una autoridad reconocida en este campo. Seguramente se negaría, porque, siendo rector del Instituto, tenía asuntos más importantes que atender. Así que pedí una cita, le expliqué mi petición y, para mi inmensa sorpresa, aceptó inmediatamente. Me sorprendí, sin saber cómo agradecérselo, y me contestó: "No me lo agradezcas. No me lo agradezcas, es un servicio que hay que prestar". ¡Eso es! ¡Eso era Vanhoye! Un hombre del deber, un hombre del servicio.

Me preguntó qué esperaba de él. Sin darme cuenta de lo que decía, le dije: "Comprobar mi traducción de Lucas y evaluar mis interpretaciones". Lo que hizo sistemáticamente. Cuando llegó el día, me presenté ante un jurado que formaba una hermosa composición concéntrica: empezando por los extremos, dos jesuitas, Beauchamp a la izquierda y Vanhoye a la derecha, luego al lado de Beauchamp mi primer director, Georges Mounin, al lado de Vanhoye Jean Molino mi segundo director, finalmente, en el centro, Madame Garde-Tamine. Después de la defensa, durante los festejos, el superior de la residencia, Jean-Paul Mensior, preguntó a su compañero de estudios Albert Vanhoye: "¿Cuánto tiempo has pasado leyendo esta tesis? ¿Una semana? " Vanhoye respondió: "¡Oh no, mucho más! "¡Eso es revelador! El "servicio a prestar" no son sólo palabras vacías, sino que cuesta. Y él era el rector...

Cuando, en 2006, fundamos la "Sociedad Internacional para el Estudio de la Retórica Bíblica y Semítica", aceptó ser su Presidente de Honor. Había llegado a ser cardenal. ¡Otro "servicio a prestar"!

Llegó el momento de retirarse a la enfermería, donde celebró su 90º cumpleaños. Solía visitarlo todos los martes. Ese era el objetivo de una de mis salidas semanales. Llegó un momento, un momento difícil, en el que no tenía nada más que hacer. Me aventuré a sugerirle que corrigiera lo que escribí; lo hizo, con su calidad de "escrutador", como él mismo dijo, con gran generosidad y eficacia. Hasta el día en que me dijo que ya no podía hacerlo. Había llegado a otro tipo de "servicio a prestar".

Este 31 de julio, día de San Ignacio de Loyola, a las 11 de la mañana se tendrán las exequias del Cardenal Vanhoye en la Basílica de San Pedro. La liturgia será celebrada por el cardenal Leonardo Sandri.

Fuente: jesuits.global

31 julio 2021, 10:03