Buscar

Dentro del Vaticano
Vatican News

Propaganda Fide, todos los días hasta el fin del mundo

Los Dicasterios de la Santa Sede contados desde dentro: historia, objetivos y el "presupuesto de misión", cómo funcionan las estructuras que apoyan el ministerio del Papa. Conocemos la Congregación para la Evangelización de los Pueblos en la entrevista con el Prefecto, el cardenal Luis Antonio Tagle.

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

Tiene un alma tan antigua como el Evangelio, una historia eclesial de cuatro siglos y el mandato intemporal de llegar a lo que al Papa Francisco le gusta llamar las "periferias" humanas y existenciales. El horizonte de acción de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos coincide con el mundo, donde la misión "ad gentes" requiere vocaciones, manos, inteligencia y estructuras. Es una obra de grandes "números", apoyada en un presupuesto de 25 millones de euros (cifra oficial para 2021), un dicasterio extenso y complejo, dirigido por el cardenal Luis Antonio Tagle, que explica con detalle el funcionamiento, los proyectos y los objetivos.

El decreto Ad gentes del Concilio Vaticano II afirma que la Iglesia "es por naturaleza misionera" y que la labor de evangelización es un "deber fundamental del pueblo de Dios". ¿Qué tipo de responsabilidad y compromiso implica esto para el dicasterio responsable de la "propagación de la fe" en los territorios de misión?

La Congregación para la Evangelización de los Pueblos (CEP) tiene como objetivo específico la actividad misionera, es decir, la evangelización de los pueblos y la creación de Iglesias en el seno de los nuevos pueblos evangelizados.

Desde el principio (1622), cuando se fundó la Sacra Congregatio de Propaganda Fide, hasta hoy, los pontífices han mantenido inalterada la intuición inicial de disponer de "un centro de propulsión, dirección y coordinación" [RM 75] para la actividad misionera, en el que la Missio ad gentes sea el criterio unificador de competencia. Esta visión se ha mantenido, aunque con algunas modificaciones, incluso en las diversas reformas de la Curia Romana [cf. Pastor Bonus, art. 85 y RM 75].

La CEP tiene también la tarea de ayudar al Obispo de Roma en la promoción de la cooperación misionera, para que sea cada vez más evidente y eficaz que toda la Iglesia, por su propia naturaleza, es misionera y que todo el Pueblo de Dios tome conciencia de su compromiso misionero, colaborando en él con la oración, con el testimonio de su vida y con el apoyo económico. En esta perspectiva, las actividades de la CEP son propiamente servicios a las iglesias jóvenes.

Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Entrada al dicasterio
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Entrada al dicasterio

La CEP tiene competencia territorial. En sus territorios asume diversas responsabilidades que son abordadas por los distintos dicasterios romanos. Sus competencias se refieren a la constitución (erección, modificaciones, supresión) y a la provisión de Iglesias particulares (nombramiento de obispos y sus equivalentes), así como al ejercicio del oficio episcopal en los Territorios de Misión. El Dicasterio también se ocupa de las cuestiones relativas a la formación del clero diocesano (en particular en los seminarios y el nombramiento de los rectores), el ministerio de los sacerdotes, la vida religiosa y consagrada, el apostolado de los catequistas y la vida de los fieles laicos. Las competencias del Dicasterio se ampliaron mediante una serie de "facultades especiales" relativas a la disciplina del clero y a la vida consagrada en la Iglesia misionera.

El fin propio de la actividad misionera es la evangelización y la "plantatio Ecclesiae" (AG 6). La misión de Cristo Redentor, encomendada a la Iglesia, está aún lejos de completarse. Las estructuras territoriales de la Iglesia (arquidiócesis, diócesis, ordinariatos militares, vicariatos apostólicos, prefecturas apostólicas, misiones "sui iuris", administraciones apostólicas) tienen la finalidad de responder a las necesidades y exigencias de un funcionamiento eficaz de la prestación de servicios pastorales. Y es responsabilidad de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, para sus territorios, prever esta tarea, en la ejecución de los planes de creación de circunscripciones eclesiásticas. El Dicasterio también ayuda al Sumo Pontífice a asegurar el Ordinario de cada circunscripción eclesiástica. Actualmente el número de circunscripciones eclesiásticas (arquidiócesis, diócesis, ordinariatos militares, vicariatos apostólicos, prefecturas apostólicas, misiones "sui iuris", administraciones apostólicas) del Dicasterio es de 1119. Las iglesias locales confiadas a la Congregación se encuentran en África (516), Asia (484), América (76) y Oceanía (46), (cf. Estadísticas 2020, agencia Fides).

La Congregación para la Evangelización de los Pueblos, dentro de los límites de su competencia, contribuye al esfuerzo común de la Iglesia universal en la formación de los futuros sacerdotes. Se esfuerza por fomentar las vocaciones misioneras clericales, religiosas y laicas, y prevé una distribución adecuada de los misioneros. En los territorios que le están asignados, vela también por la formación del clero secular, de la vida religiosa y consagrada, y de los catequistas. Promueve la creación de seminarios y supervisa su funcionamiento. También es su competencia estudiar y aprobar la Ratio Nationalis elaborada por las distintas Conferencias Episcopales de sus territorios.

En la actualidad, según datos de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol (POSPA), hay 800 Seminarios, divididos en 222 Seminarios Mayores con un total de 23.138 seminaristas mayores (68% en África, 28% en Asia, 3% en América y 1% en Oceanía), acompañados por unos 1.749 formadores; 120 seminarios propedéuticos, con 6.003 seminaristas propedéuticos (88% en África, 12% en Asia, 1% en América y 0% en Oceanía), acompañados por unos 411 formadores; 439 seminarios menores con un total de 50.239 seminaristas menores (75% en África, 20% en Asia, 3% en América y 2% en Asia). En total hay 76.367 seminaristas, acompañados por 2.160 formadores.

Congregación para la Evangelización de los Pueblos.  Reunión presidida por el cardenal Tagle
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Reunión presidida por el cardenal Tagle

Además de los seminarios, la CEP tiene Colegios Pontificios en Roma para la formación del Clero adecuado a su misión en el mundo: el "Pontificio Colegio Urbano" (1627) para la formación de los seminaristas, el "Pontificio Colegio de San Pedro Apóstol" (1946) y el "Pontificio Colegio de San Pablo Apóstol" (1965) para la formación de los sacerdotes de los países de misión, el Colegio de San José, en la Universidad Urbaniana, que albergaba a los catequistas en el pasado, se destina ahora a alojar a los sacerdotes (rectores, formadores y profesores del seminario) que participan en los programas semestrales de actualización de la Pontificia Universidad Urbaniana. El Colegio Mater Ecclesiae, en Castelgandolfo, está reservado a las religiosas.

La Congregación para la Evangelización de los Pueblos tiene jurisdicción sobre los Institutos de Vida Consagrada erigidos en territorios de misión o que operan en ellos, así como sobre las Sociedades de Vida Apostólica erigidas en beneficio de las misiones. Goza de esta competencia sobre todo en lo que se refiere a ellos como misioneros, tomados individualmente o en comunidad.

La Congregación cuida la formación de los catequistas a la par que la del clero y promueve el apostolado de los laicos y, en general, lo que se refiere a la vida cristiana de los laicos como tales.

Vista desde una perspectiva más "laica", la realidad de la Congregación evoca a menudo la imagen de una poderosa maquinaria administrativa dirigida por un prefecto que, no por casualidad, es definido en los medios de comunicación como "el papa rojo". ¿Puede darnos algunos datos sobre el personal y la estructura del dicasterio?

Los recursos humanos de la Congregación, además del Cardenal Prefecto, el Secretario, el Vicesecretario y el Subsecretario, están formados por tres Directores de Oficina, de los cuales dos son para la Secretaría, uno para la Administración, dos directores para los Archivos Históricos y los Archivos Modernos, respectivamente, y 60 empleados: 25 en la Secretaría, 20 en la Administración, 8 en los Archivos Históricos, 2 en los Archivos Modernos y 5 auxiliares.

Sección de Secretaría

La Sección de Secretaría está compuesta por 22 oficiales que son sacerdotes, procedentes de diferentes países de África (Ghana, RD Congo, Mozambique, Senegal, Tanzania), Europa (Italia, Malta, Polonia), Asia (India, Filipinas, Sri Lanka, Corea, China) y América (Estados Unidos). También hay 4 religiosas, 2 laicas consagradas y 6 empleados laicos que prestan servicio en diversas áreas.   

Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Un pasillo del dicasterio
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Un pasillo del dicasterio

El trabajo se distribuye según las zonas geográficas y las capacidades lingüísticas. Cada día la Congregación recibe diversos informes de los Nuncios Apostólicos, de las Conferencias Episcopales, de las diócesis y de diversos organismos. Describen situaciones sobre las relaciones Iglesia-Estado, la evangelización, la atención pastoral, la inculturación, la formación, la administración, el perfil de las Iglesias, las disposiciones para los obispos, los casos particulares. Todas las preguntas son estudiadas con notas por actuarios. Algunas se tratan, según su naturaleza o urgencia, en la Reunión Diaria de los Superiores, en la Comisión Jurídica, collatis consiliis (cuando es necesario) con la Secretaría de Estado, en el Congreso semanal, en la sesión Ordinaria (reunión de los miembros del Dicasterio presentes en Roma, Cardenales y Obispos, para tratar disposiciones u otras cuestiones relativas a la Iglesia misionera), en las Asambleas Plenarias periódicas y, finalmente, en la Audiencia del Prefecto con el Santo Padre.

Sección de Administración

La gestión del patrimonio es llevada a cabo por la Oficina Administrativa de la Congregación, dirigida por un Jefe de Oficina. La Oficina Administrativa está compuesta por colaboradores laicos que trabajan en las áreas de contabilidad, bienes muebles, alquileres, técnica y jurídica.

Sección de Archivos

El Archivo Histórico, compuesto por unos 11 millones de documentos en 14.000 volúmenes, incluye auténticos tesoros que datan de 1622 a 1965. Emplea a 8 personas. El Archivo Moderno conserva los expedientes de los últimos 50 años.

Congregación para la Evangelización de los Pueblos.  Una imagen de los archivos
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Una imagen de los archivos

Consultores y Comisiones

Además, la CEP emplea a varios Consultores y comisiones de estudio y colabora con los Institutos de Vida Consagrada a través del mencionado "Consejo de los 18".

Organismos dependientes de la CEP al servicio de las Misiones

La Pontificia Universidad Urbaniana

Cuenta con cuatro facultades: Filosofía, Teología, Derecho Canónico y Misionología. Vinculado a la Facultad de Misionología está el Instituto Superior de Espiritualidad y Catequesis Misionera, así como el Instituto Especializado de Historia de la Evangelización. La Universidad Urbaniana ha puesto en marcha el proyecto “Affiliated Net”, que permite que varios Institutos, especialmente los Seminarios Mayores de diferentes países, se afilien (con la posibilidad de obtener títulos académicos de los mismos), se agrupen, patrocinen y se conecten entre sí con una red telemática. Hoy en día están afiliados 104 institutos (de Filosofía, Teología, Derecho Canónico y Misionología) de más de 40 países. Además, en 1975 se creó el Centro de Estudios Chinos, dedicado a la investigación académica sobre aspectos históricos, socioculturales y religiosos de China, y el Centro de Estudios "Cardenal Newman", dedicado al distinguido ex alumno de la Universidad. La "Urbaniana University Press" (UUP) está también al servicio de la "misión" actual de la Congregación y, como "prensa universitaria" de la Pontificia Universidad Urbaniana, opera en el escenario de la globalización, tanto intercultural como interreligiosa.

Fundación Domus Urbaniana (2005) y Colegio Urbano (1627)

Es una Fundación autónoma, con personalidad jurídica canónica y civil. Tiene su sede en la Ciudad del Vaticano. La finalidad de la Fundación es ofrecer hospitalidad a los clérigos que son enviados a Roma desde los territorios de misión para un período adecuado de formación universitaria. De hecho, la Fundación se ocupa del campus del Colegio Urbano y del personal de servicio. La elección del equipo de formación depende de la CEP.

El Colegio Urbano se fundó en 1627 y se trasladó a la colina del Gianicolo en 1927. En la actualidad funciona como Seminario Mayor, acogiendo y formando a unos 160 seminaristas de una treintena de diócesis.

Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Capilla del dicasterio
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Capilla del dicasterio

Fundación Domus Missionalis (2005) y 4 colegios

Se ocupa de 4 colegios: el Pontificio Colegio de San Pedro Apóstol (1946) y el Pontificio Colegio de San Pablo Apóstol (1965). También existe el Colegio Mater Ecclesiae (1970), trasladado a Castel Gandolfo, y el Colegio San José para los sacerdotes-profesores que participan en los cursos semestrales de actualización.

El Centro Internacional de Animación Misionera (CIAM)

El Centro Internacional de Animación Misionera "Beato P. Manna", situado en la colina del Gianicolo, representa una casa de formación misionera al servicio de las cuatro Obras Misionales Pontificias (OMP) y de la CEP. Promueve numerosos cursos de formación para sacerdotes, religiosos y laicos, y para los miembros de las direcciones nacionales y diocesanas de las OMP.

Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Reunión del dicasterio
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Reunión del dicasterio

Agencia Fides

Entre las primeras agencias de prensa del mundo, Fides se propone dar a conocer las Misiones a través de la prensa, fomentar la animación misionera, estimular la cooperación en la labor misionera mediante la promoción vocacional y la ayuda espiritual y material.

La amplitud de los ámbitos de competencia del dicasterio se asocia también a la vastedad de su patrimonio material -sobre todo inmobiliario- en el que a veces se centra cierto periodismo sensacionalista. ¿Puede aclarar los términos de esta relación y los criterios de gestión de los bienes propiedad de la Congregación?

 

FINALIDAD DEL PATRIMONIO DE LA CEP

La Congregación dispone de los medios financieros para alcanzar sus fines institucionales exclusivamente de la gestión de su patrimonio (muebles e inmuebles). La autonomía administrativa de la que goza el Dicasterio no es de ahora, sino que nació con la propia fundación de la Congregación en 1622 y está regulada por la Constitución Apostólica Pastor Bonus de la Curia Romana, que establece en su art. 92: "La Congregación administra su patrimonio y los demás bienes destinados a las misiones a través de su propia oficina especial, sin perjuicio de la obligación de rendir la debida cuenta a la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede".

La autonomía administrativa surgió, por tanto, cuando Gregorio XV erigió Propaganda Fide y la independizó de las demás de la Curia Romana y la dotó de recursos financieros para garantizar su perpetuidad. Esto reflejaba una doble razón, una de carácter moral y otra de orden práctico. En efecto, según un principio de justicia, válido para todas las épocas, los bienes y las contribuciones ofrecidas a las Misiones deben servir única y exclusivamente al fin establecido por la voluntad del donante. El respeto a su voluntad obliga al beneficiario en conciencia y determina su destino. Por ello, la administración autonómica garantiza que los fondos destinados a las misiones se utilicen exclusivamente para ese fin. Esta intuición del fundador, que ya se encuentra en la bula de erección Inscrutabili divinae Providentiae arcano, fue confirmada por el Concilio Vaticano II, e ininterrumpidamente por todos los Pontífices.

Este es el objetivo institucional al que se dirige toda la acción del Dicasterio y esta es también la tarea de la Administración: gestionar con profesionalidad y rigor el patrimonio fruto de la generosidad de quienes han donado sus bienes para promover la actividad misionera en todo el mundo.

La Congregación debe dar cuenta de su gestión a la Secretaría para la Economía. Dado que los estados financieros de la Congregación forman parte de los estados financieros consolidados de la Santa Sede, la Secretaría para la Economía, a través de la Oficina del Auditor General, procede a realizar los controles habituales, de acuerdo con los principios de auditoría, y luego informa al Consejo para la Economía.

 

La gestión del patrimonio inmobiliario, por lo tanto, sirve para promover la actividad misionera en todo el mundo y para garantizar el mantenimiento de la Pontificia Universidad Urbaniana y de los Colegios vinculados a ella. Cada año acuden a la Universidad estudiantes de todo el mundo, algunos de los cuales residen en los Colegios Mayores que forman parte de la Congregación.

Los recursos financieros puestos a disposición por la Congregación permiten a los estudiantes, residentes y no residentes, proseguir sus estudios.

Congregación para la Evangelización de los Pueblos. ¿Quién gestiona el patrimonio inmobiliario?
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. ¿Quién gestiona el patrimonio inmobiliario?

GESTIÓN DEL PATRIMONIO INMOBILIARIO

Dos elementos fundamentales constituyen los criterios generales para la gestión del patrimonio inmobiliario de la Congregación:

1. En primer lugar, el principio de que los bienes y contribuciones ofrecidos a las Misiones deben servir única y exclusivamente para el fin determinado por la voluntad del donante. El respeto a su voluntad obliga al beneficiario en conciencia y determina su destino. La administración autónoma garantiza que los fondos entregados a las misiones se utilicen exclusivamente para ese fin. Este principio está codificado por el canon 1300, donde se establece que la voluntad de los fieles que donan o dejan sus bienes por causas piadosas, ya sea por un acto entre vivos o por un acto válido en caso de muerte, una vez aceptada legítimamente debe cumplirse escrupulosamente, también en lo que se refiere al modo de administración y desembolso de los bienes. En el fondo, la intención del donante es destinar los bienes a favor de las misiones y no genéricamente para las obras de caridad de la Santa Sede.

2. En segundo lugar, la administración de los bienes muebles e inmuebles del Dicasterio se gestiona mediante protocolos precisos, aprobados por la Secretaría para la Economía, que establecen todas las fases de la gestión del alquiler y del mantenimiento técnico de los inmuebles; el mismo protocolo se sigue para las inversiones mobiliarias.

Gestión del patrimonio inmobiliario

La gestión del patrimonio es llevada a cabo por la Oficina Administrativa de la Congregación, dirigida inicialmente por el Pro-Secretario para la Economía y posteriormente por el Delegado y, en su ausencia, por el Jefe de la Oficina Administrativa, que depende directamente del Cardenal Prefecto.

La Oficina Administrativa está compuesta por colaboradores laicos, empleados de la Congregación que trabajan en los sectores de contabilidad, bienes inmobiliarios, alquiler, técnico, agrícola y jurídico.

La administración ordinaria del patrimonio inmobiliario consiste en la gestión técnica y de alquiler, es decir, en el mantenimiento y en la provisión de rentas del inmueble. En realidad, esta tarea la lleva a cabo un equipo formado por dos operadores del sector del alquiler, tres del sector técnico, uno para la parte jurídica y otro para el condominio. Este personal sigue las directrices del Prefecto bajo la supervisión del Jefe de Oficina. La contribución del sector contable y de la oficina de caja, son actividades instrumentales, pero fundamentales para la gestión del patrimonio y de las obligaciones administrativas y fiscales. Es evidente que la gestión inmobiliaria es una actividad que implica a toda la oficina administrativa; que se lleva a cabo bajo la supervisión y coordinación del Jefe de la Oficina, que supervisa la ejecución de los procedimientos y los controles cruzados entre los distintos sectores.

Cómo se gestionan los activos inmobiliarios

El arriendo de inmuebles está regulado por un "Protocolo" aprobado por el Cardenal Prefecto, que establece todas las fases del arriendo y de la gestión técnica y de mantenimiento de los inmuebles. Esta gestión se basa en la búsqueda de una rentabilidad justa y en el mantenimiento y la mejora de los activos. Estos objetivos primarios ceden ante situaciones objetivas que los convierten en secundarios.

La empresa agrícola "Le Tenute"

En cuanto a la gestión de las fincas agrícolas de Coazzo y Tor Tignosa, en los municipios de Roma y Pomezia, tras la conclusión positiva del proceso de autorización, el 29 de abril de 2014 se constituyó la Sociedad Agrícola "Le Tenute Srl", con un único accionista, propiedad al 100% de la Congregación. De este modo, la Congregación se ha dotado del instrumento jurídico más adecuado para gestionar directamente la actividad actual y las posibles nuevas actividades, también para poder acceder más fácilmente a las aportaciones públicas y a otras posibles facilidades. La gestión de la empresa agrícola permite utilizar el instrumento más adecuado para llevar a cabo una actividad comercial, poder acceder a facilidades en el ámbito de la agricultura y tener un sujeto jurídicamente distinto de la Congregación.

Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Una religiosa trabaja en el archivo
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Una religiosa trabaja en el archivo

La colecta para las misiones y la recaudación de fondos encomendada a las Obras Misionales Pontificias son iniciativas tradicionales que permiten contar con nuevos recursos. Los fieles que contribuyen tienen derecho a saber en qué se emplean sus donaciones. ¿De qué herramientas disponen para garantizar la transparencia y la ética de los "costes" de la evangelización?

Las Obras Misionales Pontificias forman una red mundial de oración, sacrificio y caridad al servicio del Santo Padre en su solicitud por el anuncio del Evangelio y por la ayuda a las iglesias jóvenes en los territorios dependientes de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Tienen como carisma y finalidad la animación misionera de todo el pueblo de Dios, la conciencia del deber de participar en la actividad de evangelización, así como la realización de la cooperación misionera a nivel universal. Implican a todos los sectores de la Iglesia y a todos los grupos de edad: adultos, jóvenes, seminaristas, clero y religiosos. Su validez se deriva del hecho de que funcionan como una gran red, internacional, nacional (son obras situadas bajo la responsabilidad de las Conferencias Episcopales), diocesana y parroquial. Son Obras Pontificias, porque son el instrumento del Papa para promover las misiones.

La primera Obra, la de la Propagación de la Fe, fue fundada por la venerable Pauline Marie Jaricot, una laica francesa nacida el 22 de julio de 1799. La venerable está a punto de ser beatificada, porque un milagro por su intercesión fue aprobado por la Santa Sede el pasado mes de mayo. La Obra de la Infancia Misionera promueve que los niños y jóvenes ayuden a sus compañeros a descubrir y vivir su fe en Cristo rezando diariamente por todos los niños del mundo. La Obra de San Pedro Apóstol apoya la formación del clero, los religiosos, los seminaristas y los novicios en los territorios de misión. Mientras que la Unión Misionera se ocupa de la formación apostólica permanente de sacerdotes, religiosos y laicos. En realidad, la tarea de las Obras Misionales Pontificias comienza con la oración y la animación misionera que realizan los Directores Nacionales en los 120 países del mundo, y continúa con la formación en el trabajo misionero.

Las ofrendas son fruto de la oración, la animación y la formación. Ayudan a los misioneros y a las iglesias jóvenes a realizar lo necesario para la evangelización. El apoyo al servicio apostólico se asegura sobre todo con la oración y el sacrificio. La finalidad de la caridad material es ayudar a la Iglesia particular en los territorios de misión a realizar su tarea de evangelización y responde a la responsabilidad de cooperación a la que está llamado todo bautizado. No se trata de dar dinero para construir u organizar algo. Las ofrendas que se entregan son más bien un símbolo de la participación de la Iglesia universal en el proyecto apostólico de una Iglesia particular. Se trata de trabajar en armonía entre la iglesia local y la iglesia universal. De hecho, los miembros de una Iglesia particular en los territorios de misión también participan en las oraciones y ofrendas para la misión. En este sentido, todos los católicos participan en todos los proyectos que se llevan a cabo en los territorios de misión. Las Obras Misionales Pontificias promueven y favorecen la labor misionera en todo el mundo, particularmente en las zonas misioneras dependientes de la CEP. Las ofrendas constituyen solo la última etapa y parte del "presupuesto misionero" promovido por las Obras.

Congregación para la Evangelización de los Pueblos. La capilla interna del dicasterio
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. La capilla interna del dicasterio

Con el Fondo Universal de Solidaridad, las iglesias locales de los territorios de misión, las Iglesias orientales y las Iglesias latinoamericanas reciben ayuda financiera para llevar a cabo sus actividades pastorales y de evangelización. La distribución de las ofrendas y algunos de los proyectos realizados gracias al sacrificio de los donantes se publican en la página web: www.ppoomm.va. Obviamente, cada Dirección Nacional publica en su sitio local sus actividades y proyectos pastorales financiados. Además, los obispos envían a la sede de OMP en Roma informes sobre los proyectos realizados, documentados con fotos y vídeos. Estos informes se envían también a los Directores Nacionales que, a su vez, los ponen en conocimiento de los benefactores. Cualquiera que participe en la vida y el trabajo de las Obras mediante la oración y las ofrendas puede ver los frutos de sus sacrificios.

Cabe destacar que existen cinco colegios romanos sostenidos por las ofrendas de la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe (POPF) en los que cientos de sacerdotes y religiosas, procedentes de países de misión, acuden a Roma para realizar estudios superiores, cerca de la sede de San Pedro. Cada año la Congregación, gracias al apoyo de las Obras Misionales Pontificias, ofrece unas 500 becas para seminaristas, sacerdotes y religiosos de territorios de misión e iglesias jóvenes que dependen del Dicasterio Misionero. Se trata de un compromiso profundo y sólido con la labor de formación que responde a las expectativas y necesidades de las Iglesias locales, en África, Asia, Oceanía y América Latina. Además, un centenar de obispos eméritos en territorios de misión reciben una ayuda anual de las OMP. En conclusión, a través de la actividad de las OMP, el Dicasterio favorece y alienta la animación y la formación misionera para que el espíritu misionero se fortalezca en las Iglesias locales y en la Iglesia universal.

Congregación para la Evangelización de los Pueblos. El cardenal Tagle en un pasillo del dicasterio
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. El cardenal Tagle en un pasillo del dicasterio

Si la "misión" es el punto central del trabajo de la Congregación, con mayor razón debe serlo en el ámbito de la gestión de los recursos económicos que sustentan su servicio apostólico. En este sentido, ¿puede la "declaración de misión" del dicasterio -que combina datos contables y objetivos pastorales- convertirse en un modelo virtuoso para todas las demás realidades vaticanas?

La CEP cubre sus necesidades financieras mediante la gestión de sus bienes muebles e inmuebles. Aprovechando también la contribución de las Obras Misionales Pontificias, el Dicasterio apoya las actividades pastorales de las Iglesias locales mediante subvenciones ordinarias anuales o extraordinarias destinadas a la realización de proyectos específicos.

La formación del clero, de los seminaristas, de los religiosos (si son derecho diocesano) y de los catequistas es un sector importante en el que interviene el Dicasterio. Además del mantenimiento de la Congregación, el patrimonio mueble e inmueble del Dicasterio se destina principalmente a la financiación de la Pontificia Universidad Urbaniana, que es la única universidad exclusivamente misionera del mundo. A través de la Universidad, el Dicasterio promueve la investigación en teología, espiritualidad y pastoral misionera (Pastor Bonus art. 86).

La Congregación pone a disposición, y sostiene económicamente, una red de Colegios en Roma y Castel Gandolfo que funcionan al servicio de la actividad misionera de las iglesias jóvenes y para su cualificación humana, espiritual, cultural y teológica. La red incluye hoy el Pontificio Colegio Urbaniano 'de Propaganda Fide' para seminaristas (con unas 160 plazas); el Pontificio Colegio San Pedro Apóstol para sacerdotes (con 180 plazas); el Pontificio Colegio San Pablo Apóstol para sacerdotes (190 plazas); el Pontificio Colegio Mater Ecclesiae para religiosas, en Castel Gandolfo (120 plazas). Por último, está el Colegio Misionero San José (con unas 25 plazas), que a lo largo del año promueve, en colaboración con la Pontificia Universidad Urbaniana, cursos semestrales de actualización para formadores (rectores y vicerrectores) y profesores permanentes de los Institutos y Seminarios de los territorios de misión. El Centro Internacional de Animación Misionera (CIAM) organiza seminarios, conferencias y retiros espirituales para diversos agentes de la actividad misionera. La beca concedida a los seminaristas, sacerdotes o religiosas que estudian en Roma cubre los gastos de manutención, alojamiento, matrícula y seguro durante un período de tres a cinco años.

Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Una de las salas del dicasterio
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Una de las salas del dicasterio

Los seminarios en los territorios dependientes del Dicasterio, entre los que se encuentran 104 Institutos afiliados a la Universidad Urbaniana, reciben apoyo pedagógico a través del profesorado de la Universidad, y económico a través de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol (POSPA), que aporta la subvención ordinaria para su funcionamiento. Por ejemplo, para el curso 2019-2020, la POSPA ofreció subvención ordinaria a 781 Seminarios, con un total de 79.380 seminaristas, lo que cubre alrededor del 67% de los gastos ordinarios. Y se concedieron ayudas económicas a 1.200 noviciados con un total de 7.845 novicios, de los cuales 2.801 eran muchachos y 5.044 chicas.

La acción del Dicasterio incluye también la formación de catequistas y laicos comprometidos. Anualmente se concede una beca ordinaria a las diócesis para los catequistas, mientras que se concede una beca de estudio a los que continúan su formación catequética en los distintos institutos de los territorios de misión.

En el campo de la cooperación misionera, el Dicasterio, a través de las Obras Misionales Pontificias, sigue muchos proyectos para la Iglesia y para el culto, así como numerosos proyectos educativos, sanitarios y muchos otros para el desarrollo. Según los datos de 2020, hay unos 29.287 jardines infantiles, 60.099 escuelas de primaria y 26.634 de secundaria. En el ámbito de la asistencia sanitaria, hay unos 2.675 hospitales, 7.985 dispensarios y 526 leproserías.

La última Sesión Plenaria de la Congregación, celebrada del 30 de noviembre al 3 de diciembre de 2015, sobre el tema "La conciencia eclesial y la Missio ad gentes. El Servicio de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos a las iglesias jóvenes 50 años después del Documento Conciliar Ad Gentes", fue una oportunidad para centrarse en los frutos de la Misión. Se constató el crecimiento y la vitalidad de las iglesias jóvenes, que han alcanzado una mayor conciencia eclesial y misionera. La mayoría de ellas se han convertido en autosuficientes a nivel pastoral y gubernamental, mientras que a nivel económico están surgiendo iniciativas válidas de autofinanciación de las necesidades pastorales. En los últimos años se ha producido una notable evolución. El número de bautizados ha aumentado en muchas partes de los territorios misioneros (cf. Estadísticas "Fides" 2020), especialmente en África y Asia. Actualmente, casi todos los obispos y sacerdotes son autóctonos. Las vocaciones sacerdotales, religiosas y laicas se multiplican. Numerosos muchachos y chicas están entrando en las congregaciones misioneras. Las iglesias jóvenes, con sus problemas y defectos, pero con sus recursos de vocaciones sacerdotales y religiosas y su adhesión entusiasta al Evangelio, se han convertido en sujetos de misión para las iglesias antiguas, especialmente europeas, en un intercambio de personas y obras de un continente a otro. Las Iglesias surgidas en los territorios de misión contribuyen a dar nuevo vigor a las apagadas comunidades occidentales, con la asunción de responsabilidades pastorales en parroquias, institutos religiosos y movimientos.

Congregación para la Evangelización de los Pueblos. La entrada a la capilla interna
Congregación para la Evangelización de los Pueblos. La entrada a la capilla interna

Además, la Asamblea Plenaria reveló que las Obras Misionales Pontificias son una hermosa oportunidad pastoral, que despierta en los fieles el sentido de la misión y reaviva en ellos el sentido de la fe. Las sociedades también están descubriendo su papel al servicio de las Iglesias locales para la formación misionera. Por ejemplo, en varios países la Obra de la Infancia Misionera se ha convertido en un instrumento de la pastoral ordinaria de la infancia. La Pontificia Unión Misional está llevando a cabo un gran trabajo de profundización teológica de algunos temas misioneros. La Obra Pontificia de San Pedro Apóstol está ayudando a los seminarios de varios países en la redacción de la Ratio nationalis para la formación del clero, tal y como prevé la Ratio fundamentalis publicada por la Congregación para el Clero en diciembre de 2016.

El actual dinamismo y crecimiento de las iglesias jóvenes ha llevado a una cierta modificación en la relación con la CEP. Mientras continúa su papel tradicional (cf. AG 29 y Pastor Bonus, 85), y sigue asegurando el vínculo y la comunión con la Santa Sede, el servicio de la CEP consiste cada vez más en acompañar y apoyar a las Iglesias locales, que tienen como primeros responsables a los Obispos diocesanos y a las Conferencias Episcopales locales, que definen sus orientaciones y objetivos pastorales.

Precisamente a las Obras Misionales Pontificias el Papa dirigió recientemente un mensaje en el que recordaba la centralidad de la acción del Espíritu en la obra de evangelización y advertía contra las tentaciones del funcionalismo, el elitismo y la autorreferencialidad. ¿Cuáles son los desafíos y las prioridades que le esperan para responder concretamente a las solicitudes de Francisco?

La animación misionera es una tarea primordial que debe realizar la CEP a través de las Obras Misionales Pontificias para despertar la conciencia misionera. La formación misionera debe ocupar un lugar central en la pastoral diocesana o parroquial para que la misión sea un verdadero paradigma de la vida y la acción de las Iglesias particulares. Por ello, el Director Nacional de las OMP tiene un papel eminente en llevar el sentido misionero a cada diócesis y, a través de las instituciones diocesanas, a todos los bautizados. No podemos borrar o minimizar el mandato misionero. Toda Iglesia, toda porción de Iglesia, toda comunidad cristiana y todo cristiano es, por su propia naturaleza, misionero. "¡La fe se fortalece dándola!" (Redemptoris missio, n.2).

La oración por las misiones también es esencial. El Papa Francisco repite insistentemente que el sujeto de la evangelización es el Espíritu Santo. Nosotros solo somos sus colaboradores. La misión es su obra. Es inútil preocuparse. No hace falta que nos organicemos, no hace falta gritar. No hay necesidad de trucos o estratagemas. Solo hay que pedir poder rehacer hoy la experiencia que te hace decir "hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros". Por lo tanto, para la misión debemos rezar todos juntos, como Pueblo de Dios. Es el deber del obispo, incluso antes de cualquier actividad misionera.

Otro reto importante es promover la apertura de las Iglesias locales a la Iglesia universal y al mundo. Jesús nos dijo: "Ustedes son todos hermanos". (Mt 23,8). Por otra parte, en algunos territorios de misión son bastante frecuentes los excesos de nacionalismo, tribalismo o casta, que son preocupantes para el anuncio del Evangelio. Contra estas desviaciones, debemos comprometernos a construir un mundo más abierto, más fraterno y solidario. Es necesario, como recomienda el Papa Francisco, "ampliar mi círculo, llegar a aquellos que espontáneamente siento que no forman parte de mi mundo de intereses, aunque estén cerca de mí" (cf. Enc. Fratelli tutti, 95). El anhelo misionero es un terreno privilegiado para experimentar esta apertura y unidad con la Iglesia universal y para compartir las alegrías y las penas del mundo contemporáneo. Por tanto, debemos llevar una vida de fe cada vez más abierta y capaz de llegar y abrazar a todos (cf. Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2021).   

A la luz de la Exhortación Apostólica Evangelii gaudium, tanto la Congregación como las iglesias jóvenes deben situarse en la perspectiva de la investigación y la conversión para ser portadores cada vez más luminosos del mensaje del Evangelio a todos los hombres. Por tanto, es necesaria una conversión pastoral para tener el dinamismo de una Iglesia "en salida" (EG 20) y constituir un "estado permanente de misión" (EG 25). Es necesario cuestionarse para que la vida y la acción sean cada vez más transparentes y adherentes al Evangelio.

La inculturación de la fe es un "proceso por el que la fe se encarna en diferentes culturas" (cf. Ecclesia in Africa, 59). El Dicasterio está convencido del valor de encarnar la fe en las culturas, pero está igualmente convencido de la necesidad de estar atentos para evitar falsear o diluir la imagen de Jesús y su mensaje. La fe cristiana no se identifica con ninguna cultura. Como reconocía Juan Pablo II, "permaneciendo plenamente él mismo, en total fidelidad al anuncio evangélico y a la tradición eclesial, el cristianismo llevará también el rostro de las múltiples culturas y pueblos en los que es acogido y enraizado". El Espíritu Santo, afirma el Papa Francisco, embellece la Iglesia, con las nuevas expresiones de personas y comunidades que abrazan el Evangelio. Así, la Iglesia, asumiendo los valores de las diferentes culturas, se convierte en "sponsa ornata monilibus suis", "la novia que se adorna con sus joyas", de la que habla el profeta Isaías.

"La evangelización y el diálogo interreligioso, lejos de oponerse, se apoyan y alimentan mutuamente" (EG 251). El diálogo no sustituye a la proclamación (cf. Diálogo y Proclamación, 1991). Por ello, el Dicasterio está convencido de la importancia de promover el diálogo interreligioso en el cumplimiento de su misión. Hoy más que nunca, la Iglesia debe mantener su compromiso con el diálogo sincero entre las diferentes confesiones y con todos los creyentes, especialmente con el Islam. Debemos abrir nuestros corazones, conocernos y reconocer lo que tenemos en común y respetar las diferencias como base de una cultura del diálogo. "Ante los episodios de fundamentalismo violento que nos preocupan, el afecto por los auténticos creyentes en el Islam debe llevarnos a evitar las generalizaciones odiosas, porque el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia" (EG 253). El diálogo con el Islam moderado es una forma de luchar contra el fundamentalismo. De hecho, el diálogo sirve para "establecer la amistad, la paz, la armonía, y para compartir valores y experiencias morales y espirituales en un espíritu de verdad y de amor... Las diferentes religiones, partiendo del reconocimiento del valor de cada persona humana como criatura llamada a ser hijo o hija de Dios, ofrecen una valiosa contribución a la construcción de la fraternidad y a la defensa de la justicia en la sociedad". Es importante educar, especialmente a los jóvenes, en el respeto, el diálogo y la fraternidad en diversos espacios educativos: en casa, en la escuela, en las iglesias y en las mezquitas. De este modo se contrarrestará la violencia sectaria y se promoverá la paz y la armonía entre las distintas comunidades religiosas.

28 junio 2021, 14:14