Buscar

Vatican News
Conferencia sobre cuerpo, mente y alma en el Vaticano. Conferencia sobre cuerpo, mente y alma en el Vaticano. 

Una conferencia sobre la globalidad del ser humano

Un evento de tres días en el Vaticano titulado "Explorando la mente, el cuerpo y el alma - Unidos para prevenir y unidos para curar". La 5ª Conferencia Internacional organizada por el Consejo Pontificio de la Cultura, la Cura Foundation y la Science and Faith Foundation and Stem For Life. El Cardenal Ravasi: dar la misma importancia a la mente, el cuerpo y el alma".

Giancarlo La Vella - Ciudad del Vaticano

Una conferencia para reflexionar sobre el progreso de las innovaciones en el campo de la medicina, considerando también el papel de la fe y la espiritualidad. Se trata de "Exploring the Mind, Body and Soul - Unite to Prevent and Unite to Cure", (Explorando la mente, el cuerpo y el alma - Unidos para prevenir y unidos para curar), que se celebra en modo virtual hasta el 8 de mayo y se clausurará con una intervención del Papa Francisco. La Conferencia, que llega a su quinta edición, aborda un tema difícil, pero decisivo, sobre todo en este periodo de pandemia: volver a unir aspectos del ser humano, como la mente, el cuerpo y el alma, dando a cada uno la misma dignidad. Lo subraya el cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura.

R. - Es quizás también el único enfoque correcto, porque la criatura humana siempre ha sido considerada no simplemente como un conjunto de células, un componente de tipo biológico anatómico, sino también, sobre todo, una figura que existe, que está dentro de la historia, que tiene relaciones, por eso los tres temas de esta conferencia son fundamentales, porque consideran el cuerpo, pero el cuerpo nunca puede separarse del alma y, al final, existe esa especie de puente que es la mente, ese horizonte extraordinario, 100 mil millones de neuronas que tenemos en nuestro pequeño cráneo, tantas como las estrellas de la Vía Láctea.

En un momento como el actual, con la emergencia pandemia, nos fijamos sobre todo en la salud del cuerpo, pero ¿existe una especie de prevalencia entre estos tres aspectos: mente, cuerpo y alma?

R. - Esto es cierto, nos dimos cuenta, especialmente durante el periodo de encierro, cuando no se trataba sólo de descubrir una vacuna que pudiera curar las heridas físicas. La soledad, el aislamiento, el estar confinado en un espacio reducido, rompiendo, por tanto, la capacidad instintiva de relación no sólo virtual, sino también directa y, sobre todo, la conquista del mismo espacio por parte de una persona, nos hizo comprender cómo el problema era más complejo, era más profundo. Es interesante, creo, que en esta conferencia internacional, que es la quinta que organizamos en colaboración con los Estados Unidos en particular, con el mundo de las academias de investigación americanas, es interesante que hayamos tratado de reunir experiencias totalmente diferentes, no sólo de médicos y científicos, sino también de éticos, líderes religiosos, partidarios de los derechos de los pacientes, políticos, filántropos y diversos líderes de opinión. Creo que este es el elemento fundamental: el diálogo y la confrontación.

Hablando de vacunas, ¿es la fe una vacuna sólo para el Alma?

R. - Precisamente dentro de esta conferencia hay más de un informe que deja claro, sin caer en el riesgo de romper la división, la distinción que debe haber entre el protocolo médico y la investigación teológica y filosófica y demás. Existe esta conciencia de que la unidad fundamental de la persona humana, en esa dimensión de alma, cuerpo y mente, necesariamente hace que haya transiciones, que haya cruces, por lo que no se trata entre la ciencia, la fe, etc. como debe ser justamente,   de recorridos paralelos, autónomos, independientes, no necesariamente conflictuales, es importante también que algunas veces haya estaciones donde se cruzan dos vías y ahí, en ese momento, la espiritualidad, la interioridad, se convierte no digo en una especie de vacuna, pero ciertamente en un antídoto contra el miedo, contra la pesadilla, contra la insatisfacción, contra la enfermedad interior, que no sólo está en el cuerpo humano, sino que se refleja en todo el ser humano.

¿Así que el verdadero reto es hacer que estos tres aspectos estén de acuerdo?

R. - Y esto es realmente, creo, el elemento fundamental. Por eso también es necesario reunir a personas muy diferentes, lo que también puede ser criticado, porque hay voces que a primera vista parecen tan externas, pensemos en, no sé, un operador del mundo del cine, también hay dimensiones que conciernen a la música, que conciernen no sólo a los grandes expertos, Hay también dimensiones que conciernen a la música, que conciernen no sólo a los grandes expertos, que son específicos en su campo, sino que la presencia de este horizonte, tan diferente, nos hace comprender que es necesario volver de nuevo, contra la parcelación, la división, la separación que se hace entre las distintas disciplinas a un diálogo, a un encuentro porque el bienestar de la persona no es sólo el de la salud.

Puede encontrar información más detallada sobre la Conferencia en el sitio web del Dicasterio: www.cultura.va y en VaticanConference2021.org.

07 mayo 2021, 13:00