Buscar

Vatican News

En la clínica en la Plaza de San Pedro: nueva máquina para análisis de sangre

La herramienta de detección ampliará la posibilidad de diagnóstico de las personas sin hogar que necesitan atención. Fue donado a la Elemosineria Apostolica por la asociación Siloe. Cardenal Krajewski: es la misericordia de los hechos

Michele Raviart - Ciudad del Vaticano

Análisis de sangre más rápidos y diagnósticos más amplios en la clínica "Madre de la Misericordia", situada bajo la columnata de San Pedro, gracias a un nuevo instrumento de bioquímica VChemy-S donado por la asociación Siloe Onlus a la Elemosneria Apostólica. Una máquina de análisis clínicos, explicó el presidente de la asociación Andrea Benassi, especialmente específica para las patologías de quienes viven en la calle, como las relacionadas con la nutrición y el alcoholismo.

La misericordia con hechos

"La verdadera misericordia está en los hechos, no en las palabras", comentó el cardenal limosnero Konrad Krajewski tras bendecir el nuevo aparato, que llegó esta mañana al centro hospitalario ambulatorio. "Es algo muy concreto para nuestra pobre gente, que cuando viene aquí luego sale más tranquila respeto a su salud.  Así sabremos mejor dónde podemos tratarlos y qué medicamentos podemos ofrecerles", porque, reiteró, "nadie sale de aquí sin una medicina". La "inmediatez" en el momento de la necesidad es, de hecho, una de las características de la misericordia -Jesús, cuando se encontraba con los enfermos, no decía 'venid dentro de una semana o de un mes, luego ya veremos', ¡sino que se encontraba con ellos inmediatamente! - El cardenal Krajewski señaló con una sonrisa, recordando cómo la clínica de la Madre de la Misericordia era muy deseada por el Papa Francisco, "que quería que los pobres fueran acogidos en su casa, en el espacio más querido por los cristianos."

Ampliar el diagnóstico a los excluidos

"Recibimos a personas que no acceden a ningún tipo de prueba diagnóstica, es decir, personas que están aisladas del sistema nacional de salud por toda una serie de razones, desde las económicas, hasta las burocráticas, pasando por la ausencia de un código sanitario para una person que no está en regla en el territorio nacional", recuerda la doctora Lucia Ercoli, responsable sanitaria del Istituto di Medicina Solidaria Onlus y médico del centro. El uso de esta nueva máquina para hacer análisis de sangre, recordó el Dr. Ercoli, permite ampliar el diagnóstico, "añadiendo a la parte clínica también algunos parámetros que nos dicen cuál es la situación de la enfermedad y cómo evoluciona ésta gracias a los fármacos".

1200 personas atendidas por la pandemia

La clínica "Madre de la Misericordia" es sólo una de las herramientas que utiliza el Papa Francisco, a través de la Elemosnería Apostólica, para ayudar a los pobres más cercanos. En este año de pandemia se han realizado muchas intervenciones, desde la administración de hisopos y vacunas a las personas sin hogar hasta la donación de respiradores a los hospitales de Italia y de todo el mundo. En concreto, el centro ha prestado asistencia por el coronavirus a 1.200 personas en situación de marginalidad, procedentes de 96 países diferentes. "Fue", subraya Ercoli, "el centro al que llegaron tantas periferias y esto me parece el signo más hermoso: un centro que se acerca a la periferia y una periferia al centro".

 

11 marzo 2021, 16:09