Buscar

Vatican News
Pintura de Giotto Scrovegni. Pintura de Giotto Scrovegni. 

Tiempo de conversión: meditación sobre el bautismo y tentación de Jesús

Durante la semana de ejercicios espirituales del Papa y de la Curia Romana, proponemos en colaboración con Telepace una serie de meditaciones preparadas para la ocasión por el Arzobispo Giacomo Morandi, Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, titulada "Redimidos del pecado, anunciadores del Evangelio".

Alessandro Di Bussolo - Ciudad del Vaticano

Jesús es tentado por Satanás en el desierto, pero "los ángeles le servían". Lo que escribe Marcos al principio de su Evangelio confirma que "el hombre, en la medida en que se confía al Señor, experimenta la providencia". Dios "no hace faltar su ayuda, su presencia" y estos son los efectos de la "relación de amistad" con Él. La vida cristiana es esto: "llegar a ser progresivamente, en sinergia, en colaboración con el Espíritu Santo, hijos de Dios", gracias al Bautismo.

Redimidos del pecado, anunciadores del Evangelio

Estos son algunos de los principales pasajes de la primera de las meditaciones, sobre el tema "Tiempo de conversión", preparadas por monseñor Giacomo Morandi, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que proponemos en colaboración con Telepace durante la semana de ejercicios espirituales de Cuaresma -vivida, como sabemos, en modo individual por el Papa y la Curia Romana a causa de la pandemia-. Se trata de pequeñas lectio divinas, de 15 minutos de duración, que parten de breves pasajes del Evangelio de Marcos y conforman un ciclo de reflexiones titulado "Redimidos del pecado, anunciadores del Evangelio", cuyas secuencias de vídeo fueron filmadas en la capilla del Centro Aletti de Roma.

Monseñor Giacomo Morandi, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe,
Monseñor Giacomo Morandi, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe,

"La vida cristiana es seguir a Cristo"

Monseñor Morandi, al introducir sus meditaciones, habla del evangelista Marcos como el "maestro que nos guía a una comprensión cada vez más profunda de lo que significa llegar a ser y ser discípulos de Jesús", porque la meta de la vida cristiana "no es otra que el seguimiento, llegar a ser como Cristo o, como dice el apóstol Pablo, asumir los mismos sentimientos de Jesucristo".

Un viaje para entender quién es el discípulo de Jesús

Releyendo algunas páginas de su Evangelio, subraya el obispo, "trataremos de ver cuál es la identidad del discípulo", "qué pide el Señor a los que llama a ser sus discípulos". Un viaje que hay que hacer en soledad para salir "de esta experiencia cambiados", descubriendo "una presencia consoladora que ilumina, que da fuerza, que nos hace ver quiénes somos" y sobre todo nos revela "quién es Jesús para nosotros".

El primer pasaje, del capítulo 1 de Marcos, versículos 9-13

El primer pasaje elegido por el predicador está tomado del capítulo 1, versículos 9-13 del Evangelio de Marcos:

“Y he aquí que en aquellos días Jesús vino de Nazaret de Galilea y fue bautizado en el Jordán por Juan. E inmediatamente, al salir del agua, vio los cielos abiertos y el Espíritu descendiendo sobre él como una paloma. Y vino una voz del cielo: "Tú eres mi Hijo, el amado; en ti he puesto mi voluntad. Inmediatamente después, el Espíritu le condujo al desierto y permaneció allí durante cuarenta días, tentado por Satanás; estuvo con las bestias y los ángeles le sirvieron.”

Jesús se solidariza con los pecadores que buscan la purificación

Ya es muy importante la indicación de que Jesús "se puso en la fila" para ser bautizado en el Jordán por Juan, "allí donde los hombres reconocen su pecado y desean ser purificados". Es la expresión, explica Morandi, "de una solidaridad con ese mundo de hombres pecadores que desean un cambio, desean dar un giro a sus vidas".

La manifestación de Dios como Trinidad

Jesús, el Sumo Sacerdote, es "totalmente solidario con el hombre pecador". Precisamente porque "está desprovisto de todo pecado", puede asumir una solidaridad plena y verdaderamente eficaz. Cuando los cielos se rasgan y el Espíritu Santo desciende sobre Él "se levanta el velo sobre la verdadera identidad de Jesús, que es ciertamente verdadero hombre, pero también es verdadero Dios". Es una manifestación que revela "una relación única y especial con el Padre". Dios se manifiesta como Trinidad: "El Padre hace oír su voz, revela que es el Hijo amado en quien ha puesto su satisfacción, y el Espíritu Santo desciende sobre él".

Jesús en el desierto por obediencia 

Y el primer efecto "de este descenso del Espíritu Santo que revela la identidad de Jesús es arrojarlo al desierto". Jesús, comenta además el Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, "va al desierto, no por iniciativa propia, sino en obediencia al Espíritu Santo". El desierto es el lugar "por excelencia del discernimiento": como dice Moisés a Israel: "Te hice caminar 40 años por el desierto para conocer lo que había en tu corazón".

La tentación revela lo que somos

Jesús es conducido al desierto "para ser tentado". Es una prueba, una tentación "y hasta que no somos probados, no sabemos realmente lo que hay en nuestro corazón". La prueba revela lo que somos, "cuál es la Palabra sobre la que construimos y en la que nos apoyamos". Por eso, subraya el predicador, "la tentación en sí misma es una gran ayuda, siempre y cuando, obviamente, no nos dejemos llevar por ella".  

En paz con Dios, hasta la creación es una amiga

Y en esta experiencia Jesús "experimenta la cercanía y la fidelidad de Dios". Aunque fue tentado por Satanás, de hecho, "estaba con las fieras y los ángeles le servían". Esto significa, aclara Morandi, "que cuando el hombre vive como Jesús en comunión con Dios, cuando se confía a Dios, el efecto es de reconciliación". Las bestias no provocan miedo. Por el contrario, "hay una comunión", porque existe una relación causa-efecto: "cuando estamos en paz con Dios, la creación también recupera ese aspecto de paz y armonía que nos devuelve a las primeras páginas del Génesis antes del pecado".

Confiando en Él, experimentamos la providencia

Por eso, en la medida en que "tejemos una relación de amistad con Dios", nos apoyamos en él, inmediatamente vemos los efectos que esa reconciliación produce a nuestro alrededor. "Y los ángeles le servían": esta presencia angélica confirma que cuando "el hombre se confía a Dios, experimenta una providencia". El Señor no deja de ayudar.

El bautismo, un don que nos hace hijos de Dios

Todo viene de nuestro Bautismo, concluye Monseñor Morandi. "Ser criaturas nuevas, habitadas por la Santísima Trinidad, vivir una profunda comunión con Aquel que vino a habitar en nuestro corazón, produce en nuestro corazón y determina en nuestra vida una estabilidad, una paz". Que no es fruto de un esfuerzo nuestro, sino que es consecuencia de una acogida: "Dios que se manifiesta, Dios que nos hace nuevas criaturas, y nos hace hijos en el único Hijo". Toda la vida cristiana "no es otra cosa que vivir el cumplimiento de esta dignidad". Los que "se guían por el espíritu de Dios son hijos de Dios". Se trata, pues, de ser hijos y también de "llegar a serlo": "convertirse progresivamente, en colaboración con el Espíritu Santo, en hijos de Dios". Pidamos al Señor la gracia de recordar nuestro bautismo, "de esa iniciativa absolutamente gratuita de Dios Padre hacia nosotros, que nos ha hecho hijos".  

 

23 febrero 2021, 12:49