Buscar

Vatican News
2021.02.25 San Gregorio de Narek 2021.02.25 San Gregorio de Narek  

San Gregorio de Narek, "doctor de la paz" para el mundo de hoy

El día de la primera memoria litúrgica de San Gregorio de Narek, ceremonias en el Vaticano, con una misa y una oración ecuménica. A nuestros micrófonos, el postulador de la causa del Doctor de la Iglesia, Monseñor Levon Zekyan, subraya el valor de este Santo en la historia armenia y en la historia de la Iglesia universal con su mensaje de paz, oración y corresponsabilidad.

Debora Donnini y Gabriella Ceraso - Ciudad del Vaticano

Un Doctor de la Iglesia que también podría definirse como "Doctor de la Paz". Así lo dijo el Papa Francisco cuando, durante su viaje apostólico a Armenia en 2016, participó en el encuentro ecuménico y de oración por la paz en Ereván. En el Libro de las Lamentaciones, en efecto, San Gregorio de Narek había dirigido al Señor una invocación de perdón y misericordia para los enemigos: "No extermines a los que me muerden: ¡conviértelos! Sácalos de sus viciosos caminos terrenales y arranca lo bueno que hay en mí y en ellos (Libro de las Lamentaciones, 83:1-2). Este monje, teólogo, místico y poeta armenio que vivió entre 951 y 1010, se convirtió así en "una oración para todo el mundo", llevando un mensaje de solidaridad universal con la humanidad, "un grito sincero que implora misericordia para todos", señaló el Papa, exhortando a los armenios a convertirse en "mensajeros de este anhelo de comunión".

La solidaridad y la paz en el corazón de su ser

El año anterior, en 2015, el Papa Francisco había declarado "Doctor de la Iglesia Universal" a San Gregorio de Narek, ya venerado como santo por la Iglesia Apostólica Armenia y la Iglesia Católica." En esa ocasión, también había enviado un mensaje a los armenios recordando, en el sentido de la solidaridad, las palabras proféticas de San Gregorio de Narek, "formidable intérprete del alma humana": "He asumido voluntariamente todas las faltas", escribió, de nuevo en el libro de las Lamentaciones, "desde las del primer padre hasta las del último de sus descendientes, y me he hecho responsable de ellas". Entre sus obras figuran un comentario al Cantar de los Cantares y numerosos panegíricos. Su devoción a María era fuerte en su reflexión teológica. Entre estos elementos importantes está el preanuncio del dogma de la Inmaculada Concepción, proclamado más de ochocientos años después.

Luego, en febrero pasado, el Papa Francisco decretó inscribir en el Calendario Romano General la memoria facultativa de algunos Doctores de la Iglesia, incluyendo la de San Gregorio de Narek el 27 de febrero. Antes, en 2018, bendijo la estatua de bronce dedicada al santo en los Jardines Vaticanos. A la reunión asistieron también tres patriarcas: Karekin II, catholicos de todos los armenios de la sede de Etchmiadzin; Aram I, catholicos de la sede de la Gran Casa de Cilicia; y Krikor Bedros XX, catholicos Patriarca de Cilicia de los católicos armenios.

Ceremonias en el Vaticano para el primer memorial litúrgico

Y para conmemorar a este eminente Doctor de la Iglesia, en el Vaticano, esta mañana, día de su primera memoria litúrgica, hubo una Misa y luego una Oración Ecuménica. El cardenal Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, presidió a las 10.30 horas la celebración eucarística en la Basílica de San Pedro. Concelebró con él monseñor Lévon Bogos Zékyian, arzobispo de Estambul de los armenios y delegado pontificio para la Congregación Armenia Mekhitarista, y monseñor Brian Farrell, secretario del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos. Inmediatamente después, en los Jardines Vaticanos, junto a la estatua de San Gregorio de Narek, monseñor Khajag Barsamian, representante de la Iglesia Apostólica Armenia en Roma, presidió una oración ecuménica en presencia del cardenal Kurt Koch, presidente del dicasterio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

La figura de San Gregorio y su mensaje

Para entender la figura de San Gregorio de Narek es fundamental el libro de las Lamentaciones, que escribió con no poco esfuerzo durante una dolorosa enfermedad: un monumento de la literatura armenia en el que se refleja la tensión, incluso dramática, entre la conciencia del pecado y la celebración de la misericordia como el atributo más glorioso de Dios, que es la "ternura". Un hombre que así dio voz al grito de la humanidad, sufriente y pecadora, pero iluminada por el esplendor del amor de Dios.

De todo ello nos habla Monseñor Boghos Levon Zekiyan, arcipreste de Constantinopla, antiguo profesor de Lengua y Literatura Armenia en la Universidad Ca' Foscari de Venecia, quien dice que el valor de este Santo, en primer lugar en la fe y la historia del pueblo armenio. El libro de las Lamentaciones, explica, ha estado "bajo la almohada de todas las generaciones armenias" durante un milenio y esto ya demuestra la "grandeza y perpetua actualidad de esta obra maestra de la espiritualidad". Y otra prueba de ello es la costumbre de transmitir oralmente las oraciones de este santo, como han hecho las abuelas durante generaciones, y de repetir sus versos como hicieron los mártires que fueron al genocidio. Igualmente grande es el valor y la originalidad de este teólogo y místico en la historia de la Iglesia universal. "Sin duda", explica monseñor Zekiyan, "el Papa, con la elección de hacerlo Doctor de la Iglesia e incluirlo en el Calendario Romano, ha querido dar al pueblo armenio un reconocimiento especial, "pero realmente está a la altura de los más grandes místicos y teólogos de la Iglesia universal".

El mensaje para el mundo de hoy

¿Qué mensaje deja San Gregorio para el cristianismo actual? Monseñor Zekiyan no tiene dudas: los mensajes son diferentes, pero en particular, para la época actual, está el aspecto de la "corresponsabilidad" y el "sentido del pecado del hombre", pero también la naturaleza de su oración. Su "oración, tan personal y profunda", dice Monseñor Zekiyan, "es una gran liturgia que se eleva al Señor". El libro de las Lamentaciones lo demuestra. Es una "liturgia coral que se eleva al cielo, aunque sea una oración muy personal de Gregorio". Esto quiere decir a día de hoy que la oración litúrgica es profundamente personal y que la oración personal debe integrarse y traducirse siempre en la oración litúrgica. Y en la eclesialidad actual esto es fundamental".

La autocrítica es el camino hacia el diálogo y la comprensión mutua

Pero también hay en San Gregorio un modelo de artesano de la paz que nos enseña hoy a tejer el verdadero diálogo y la comprensión fraterna que están en la base de la convivencia pacífica. San Gregorio mostró, de hecho, la importancia de asumir la responsabilidad de los errores de los demás, de no señalar con el dedo. "En primer lugar", dice, "San Gregorio nos enseña la autocrítica. "Ninguno de nosotros es inmaculado y especialmente en el ámbito político, hoy en día, esto es una verdad. "La política occidental no sabe hacer una autocrítica objetiva y autocrítica, ésta en cambio es el primer paso hacia la verdadera paz que no es la de armarse para defenderse, no es la de las represalias y las reivindicaciones, es la que es capaz de reconocer los propios límites e ir hacia el otro.

27 febrero 2021, 11:55