Buscar

Vatican News

Parolin: cinco años después, el Acuerdo de París es un "desafío de civilización"

En un mensaje de vídeo dirigido al seminario web organizado por las embajadas británica, francesa e italiana ante la Santa Sede con motivo del aniversario del Acuerdo sobre el Clima, el Secretario de Estado insta a que se desarrolle una "cultura del cuidado": la conciencia de la sociedad civil ha aumentado, la voluntad política debe crecer. El Papa anunció que hablará en la "Virtual Climate Ambition Summit" el 12 de diciembre

Alessandro De Carolis - Ciudad del Vaticano

El calentamiento climático y ahora la pandemia. Dos cuestiones "globales" que ningún gobierno del planeta puede eludir o tratar con inercia, ni - en palabras del Papa Francisco - puede afrontar pensando que puede salvarse solo. El análisis del cardenal Pietro Parolin sobre el escenario internacional que ha madurado desde los Acuerdos de París es claro: una mayor sensibilidad general al tema del cambio climático, perceptible a partir de 2015, se contrarresta con un crecimiento "más lento" de la "voluntad política" de aplicar medidas para combatirlo.

Agenda para el cambio

El Secretario de Estado confía a un mensaje de vídeo su contribución a la Mesa Redonda en línea promovida por las Embajadas del Reino Unido, Francia e Italia ante la Santa Sede sobre el tema "Hacer frente al cambio climático: de París a Glasgow vía Milán". El horizonte de reflexión se desarrolla teniendo en cuenta una serie de citas a partir de aquel 12 de diciembre de hace cinco años - cuando se hizo realidad el Acuerdo firmado en la capital francesa: desde la High Level Virtual Climate Ambition Summit del próximo sábado - en la que, según anunció el cardenal Parolin, el Papa Francisco también "tomará la palabra" - pero con la mirada puesta en la COP26, la cumbre climática de Glasgow prevista para noviembre de 2021, precedida por la etapa intermedia de Milán en septiembre.

Política 'lenta'

"En la Cop-26 no podemos dejar pasar la oportunidad de manifestar este momento de cambio y de tomar decisiones concretas e impostergables", es la invitación dirigida a los dirigentes políticos por el Secretario de Estado, que había citado anteriormente los valores de Laudato si' y en particular el deseo del Papa, tras el Acuerdo de París, de que el acuerdo se aplicara de forma solidaria, con "especial atención a las poblaciones más vulnerables". En realidad, el cardenal señaló que, ante el aumento de la conciencia de la sociedad civil "sobre la complejidad del fenómeno del cambio climático y sus repercusiones", los "compromisos actuales de los Estados" en esta esfera "están muy lejos de ser los realmente necesarios" para alcanzar los objetivos fijados por el acuerdo de París. Y así, declaró, el objetivo de fortalecer la voluntad política "es una de las razones por las que estamos aquí".

Tres conceptos para el bien común

Para el Cardenal Parolin es necesario "elaborar un nuevo modelo cultural basado en la cultura del cuidado", entendida como "el cuidado de los demás, el cuidado del medio ambiente, en lugar de la cultura de la indiferencia, la degradación y el descarte: el descarte de uno mismo, de los demás, del medio ambiente". Un modelo, especificó, que "debe basarse en tres conceptos: conciencia, sabiduría, voluntad". La conciencia, explicó, se basa en la "investigación" de las ciencias físicas y humanísticas "capaz de poner en diálogo los diversos tipos de conocimiento a nivel interdisciplinario". La sabiduría se basa en "principios éticos de gran alcance y proactivos", con la Iglesia a la cabeza a través de las enseñanzas de la doctrina social. Y finalmente la voluntad, que traduce la acción política en la búsqueda del bien común.

"Cambio de perspectiva"

El Secretario de Estado concluye anticipando un par de acentos que el Papa Francisco hará en la Cumbre del 12 de diciembre: la "alianza entre los seres humanos y el medio ambiente" que respete a las personas "más frágiles" y, en segundo lugar, "soluciones políticas o técnicas" que favorezcan un "proceso educativo" capaz de promover "especialmente entre los jóvenes", nuevos estilos de vida y una nueva "humanidad", favoreciendo un cambio de "mirada". La COP26, que se celebrará después de la prueba de la pandemia, concluyó el Cardenal Parolin, "será un momento central para medir y estimular la voluntad colectiva y el nivel de ambición de los Estados individuales".

10 diciembre 2020, 13:19