Buscar

Vatican News

Cardenal Braz de Aviz: "el Covid no ha detenido la misión de los consagrados"

Nuestra colega Bianca Fraccalvieri entrevista al Cardenal Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, quien hace un balance del año que termina y de la dedicación y el sacrificio de tantos religiosos en este tiempo de pandemia.

Bianca Fraccalvieri- Ciudad del Vaticano

Una de las imágenes del año 2020 que más quedará en la memoria según el Cardenal João Braz de Aviz, Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, es la dedicación de los religiosos a su misión y el hecho de que, a pesar de que la pandemia complicó las cosas para todos, siempre han permanecido cerca de la gente.

Un año doloroso pero muy prolífico

Nuestros consagrados y consagradas -explicó el cardenal a Vatican News- no se han alejado de sus seres queridos, ni de su misión, sino que han seguido adelante. Muchos se han contagiado del Covid, otros han enfrentado grandes dificultades también exponiéndose a peligros, trabajando en hospitales y en el servicio público, e incluso en nuestras casas; llevando esta vida de testimonio y cercanía hacia la gente.

Asimismo, el cardenal Braz de Aviz añade:

"Me conmovió la imagen de una nieta que pudo saludar a su abuela a través del cristal del hospital, porque los médicos entendieron que esta relación humana y el calor del afecto era necesario, ya que la peor enfermedad es la soledad. Y así es como vemos la figura de nuestros hombres y mujeres consagrados. Estamos hechos para esto y el Evangelio nos lo pide, es nuestra primera misión".

 

"Este año para mí ha sido para mí una escuela, cerca de los consagrados y consagradas, viendo continuar con su misión en tantos lugares, cuidando de nosotros como lo hace el Papa Francisco, poniendo en práctica todas las reglas que nuestras autoridades nos piden, ya que es necesario hacerlo para superar esta situación; pero al mismo tiempo sin dejar a las personas en la soledad y el abandono, en el sentimiento de que no hay nadie para ellas, porque tal vez esta sea la enfermedad más grave. Así que en este sentido ha sido un año de una gran escuela, de gran aprendizaje", concluye el purpurado.

- ¿Ha tenido la oportunidad de hablar con el Papa Francisco sobre el compromiso de los religiosos?

"Lo actualizamos constantemente. Él sigue todo, siempre estamos tomando decisiones juntos. Estamos impresionados por su actitud paternal, lo cerca que quiere estar. Hace unos días, incluso recibimos unas cuantas pastillas de medicamentos que mandó para prevenir la gripe. Eso nos conmueve: es alguien que está ahí, que está disponible, siempre en servicio".

- El 17 de diciembre, el Papa celebrará sus 84 años. ¿Cuáles son sus felicitaciones anticipadas para el Pontífice?

"Me siento muy cerca del Papa, ya sea por mi experiencia de fe, por mi ministerio o también por esta misión como cardenal que tengo aquí en Roma. De hecho, para mí el Papa es un punto central de mi camino y de mi misión en la Iglesia. Deseo al Santo Padre que Dios le conceda mucha salud. El Papa es admirable con sus 83- 84 años con esta voluntad de trabajar y esta habilidad de crear cosas nuevas que señalan la presencia de Dios. Así que lo que queremos es que el Papa sea fuertemente protegido por Dios y fuertemente amado por la Iglesia. Sabemos que Dios da a cada tiempo el Papa que es necesario. Damos gracias a Dios porque Francisco está a la cabeza de la Iglesia".

14 diciembre 2020, 12:51