Buscar

Vatican News

Entrevista al ingeniero Roberto Mignucci sobre la opción "verde" del Vaticano

Entrevistado por Nicola Gori para L'Osservatore Romano, el ingeniero Roberto Mignucci, jefe de la oficina de Laboratorios y Sistemas del Gobierno de la Ciudad del Vaticano, habla sobre las medidas ecológicas que se aplican en la Santa Sede con el fin de respetar el cuidado de la "Casa Común".

por Nicola Gori

El Estado de la Ciudad del Vaticano ha tomado una decisión ambiental que es irreversible y que lo proyecta entre las primeras entidades del mundo en alcanzar niveles récord de ahorro y sostenibilidad. Aplicando los principios establecidos en la encíclica del Papa Francisco Laudato si', ha promovido, entre otras cosas, el uso de vehículos eléctricos en lugar de vehículos de combustión y ha convertido los transformadores para hacerlos más productivos y menos contaminantes. El ingeniero Roberto Mignucci, jefe de la oficina de Laboratorios y Sistemas del Gobierno de la Ciudad del Vaticano, habla de ello en esta entrevista con "L'Osservatore Romano".

- ¿De qué manera inspira la Laudato si' vuestras decisiones?

La vocación de la Gobernación de respetar la creación es tan antigua como el Estado de la Ciudad del Vaticano. Ya en 1929, cuando se fundó, había un sistema de calefacción remota bien optimizado que era algo extraordinario para la época. Pocas personas están al tanto de estas cosas, porque nunca ha habido ningún trabajo de divulgación sobre el tema, pero el respeto a la Casa Común siempre ha distinguido las acciones de las autoridades del Estado.

 

Había maquinaria de vanguardia, como la estación de radio de Guglielmo Marconi en los Jardines del Vaticano.  La sensibilidad hacia el medio ambiente recibió un nuevo impulso con la encíclica Sollicitudo Rei Socialis de 1987, en la que, entre los signos positivos del presente, Juan Pablo II contaba "la mayor conciencia de los límites de los recursos disponibles, la necesidad de respetar la integridad y los ritmos de la naturaleza y de tenerlos en cuenta en la planificación del desarrollo".

Por otra parte, con la encíclica de Benedicto XVI Caritas in Veritate de 2009, el tema del desarrollo vinculado también a los deberes que surgen de la relación del hombre con el medio ambiente fue una fuente de inspiración para un mayor compromiso ecológico. Así que incluso antes de la encíclica del Papa Francisco, la Gobernación del Vaticano ya había tomado medidas sobre este tema.

- ¿Cómo se están aplicando ahora los principios de la Laudato si' en el área de la cual usted es responsable?

Tratamos de respetar el medio ambiente en la medida de lo posible utilizando materiales compatibles, eliminando las sustancias tóxicas, tratando de ahorrar la mayor cantidad de energía posible y, sobre todo, no desperdiciarla. También hay iniciativas colaterales como el suministro de ventanas y puertas de doble cristal y bajo consumo de energía, filtros solares que no permiten la introducción de carga térmica en el medio ambiente, el ahorro de energía de refrigeración, la creación de iluminación LED que permite un ahorro significativo de electricidad, la adopción de máquinas de refrigeración y térmicas de alta eficiencia. La atención es puntual, haciendo concretas las indicaciones del Papa.

- ¿Qué le impulsó a instalar los dispositivos eléctricos para recargar los coches eléctricos y cómo funcionan?

Desde el punto de vista de la optimización, el porta-autos tiene un peso significativo en la sociedad moderna, no tanto en el Vaticano, dado su reducido tamaño, como en el exterior. El esmog, producido por el tráfico de la ciudad, también lo sufrimos en el Estado de la Ciudad del Vaticano, y aunque nuestros resultados son apenas perceptibles, queremos dar una señal de que este tema es de gran importancia para todos.

 

Las columnas eléctricas nacen de nuestra particular necesidad de transformar la flota de vehículos, actualmente con motor térmico, en vehículos eléctricos; por esta razón, progresivamente, toda la flota dejará de utilizar la energía térmica.  La Dirección de Infraestructura y Servicios con los vehículos suministrados tiene un promedio de unos 6.000 kilómetros por año, por lo que nos conviene utilizar la electricidad. 

En breve comenzaremos a colaborar con los fabricantes de vehículos que pueden suministrar coches eléctricos a modo de prueba. Un coche con motor térmico no se justifica para este tipo de kilometraje, pero hasta ahora hemos adoptado lo que el mercado ha proporcionado, sin tener alternativas válidas. Los coches eléctricos tienen la ventaja de no lanzar emisiones de carburantes, tienen un impacto sonoro muy limitado y son adecuados para los pocos kilómetros que recorremos en el pequeño estado.  Hasta la fecha, la autonomía de un coche eléctrico es óptima para ir a Santa Maria di Galeria o Castel Gandolfo.

 El proyecto prevé la instalación de columnas en los diversos sitios como los ya mencionados, así como en Santa María la Mayor, San Juan de Letrán, San Pablo Extramuros, y en todos los sitios que lo soliciten. Por el momento, el acceso está reservado sólo a los coches institucionales, los particulares no pueden utilizarlos. Estamos probando la red y desarrollando el servicio para extenderlo a todas las zonas indicadas, de modo que se pueda extraer electricidad de las columnas instaladas. El software para el suministro de energía está actualmente en desarrollo.

- Desde el punto de vista del respeto a la creación, ¿cómo intenta limitar las emisiones de los llamados gases de efecto invernadero?

Con la adhesión del Estado de la Ciudad del Vaticano al Tratado de Kigali, la Dirección de Infraestructura y Servicios ha actualizado la lista de gases técnicos utilizados en el Estado. El propósito de la actualización del estudio es reducir los llamados "gases de efecto invernadero".  Algunos de estos gases, que son altamente dañinos para la capa de ozono, estarán fuera de uso para el 2025. Se espera que sean reemplazados por otros menos dañinos pero que crean otras dificultades. En este sentido, cabe señalar que actualmente la industria no está totalmente preparada para esta emergencia y por tanto, propone productos que sólo pueden reducir temporalmente el efecto invernadero, pero que no son la solución óptima.

Por el momento, los gases alternativos ecológicos son inflamables, lo que constituye una limitación importante de su uso. Por lo tanto, no todas las soluciones son factibles. Hay algunos gases que no se encienden, pero que son sofocantes. Por ejemplo, el amoníaco y el dióxido de carbono (Co2) se utilizaron a principios del siglo XX en grandes entornos industriales, luego se abandonaron porque eran peligrosos en favor de los gases fluorados. El amoníaco es fuertemente irritante y tóxico, el Co2 en ambientes confinados es sofocante.  En el Aula Pablo VI las nuevas unidades de refrigeración funcionan con el R134A. En el futuro será posible cambiar el gas en favor de uno más ecológico y así lograr una mejora.  

- Los transformadores eléctricos que producen mucho calor son una fuente de contaminación y pérdida de energía. ¿Cómo planea resolver el problema?

Toda la red de distribución de media tensión del Estado de la Ciudad del Vaticano está equipada con transformadores de estado sólido (resina) de baja pérdida y alto rendimiento, para optimizar la eficiencia energética de la red eléctrica de 20 kv. En este momento esta tecnología representa lo mejor del mercado. Los transformadores se utilizan para convertir la energía de 20 kv a 400 v que normalmente utilizamos en las instalaciones domésticas.

 

En esta etapa hay dos pérdidas: una de cobre y otra de hierro. Por supuesto, el calor de los transformadores: es un fenómeno físico que no podemos prevenir ni limitar. Hemos reducido las pérdidas de transformación - y por lo tanto también parte del calor emitido - muy significativamente con los antiguos transformadores, mientras que con los nuevos sistemas podemos ahorrar alrededor del 20% de la energía.  Los transformadores de corriente, que ya no tienen petróleo, están secos y por lo tanto ya no causan contaminación química si se descomponen. Tienen un rendimiento mucho más alto, lo que resulta en ahorros en la conversión de energía. Como ayuda, la red está equipada con grupos electrógenos y cuando esté plenamente operativa podremos autoproducir energía en una emergencia.   

- ¿Pueden los paneles solares del Aula Pablo VI y la refrigeración del techo del comedor de los trabajadores, aplicarse también a otras estructuras en el Vaticano?

Los paneles fotovoltaicos del techo del Aula Pablo VI se instalaron allí en 2008.  Desafortunadamente, el Vaticano carece de espacio, es difícil integrar paneles solares en la parte superior de los edificios históricos tan valiosos. La energía producida en el Aula se vierte completamente en la red interna del Vaticano. La Sala Nervi con estos paneles es autosuficiente durante los eventos que se realizan en su interior. El consumo de toda la semana, que se reduce en general, aumenta durante las audiencias con el Papa. 

11 noviembre 2020, 15:30