Buscar

Vatican News
2019.11.07 Club Cardinale Nguyen Van Thuan 2019.11.07 Club Cardinale Nguyen Van Thuan 

Crepaldi: Cardenal Van Thuan, “la historia de un gran cristiano"

El Cardenal Van Thuan puso su humilde e intensa experiencia de vida espiritual al servicio de la evangelización y de la Iglesia, sobreviviendo por la fe a 13 años de prisión y tortura en las cárceles vietnamitas. El Papa Francisco lo declaró Venerable en 2017. Celebramos el 18 aniversario de su muerte.

Gabriella Ceraso - Ciudad del Vaticano

Poner a Dios en primer lugar y abandonarse en sus manos es la garantía de poder mirar al futuro con confianza y esperanza incluso en los momentos más oscuros y tristes: esto está en el corazón de la espiritualidad y de la vida del Cardenal François Xavier Van Thuân, que murió el 16 de septiembre hace dieciocho años después de una larga enfermedad cruzada con una sonrisa a pesar de un gran sufrimiento. Declarado Venerable Siervo de Dios, el cardenal vietnamita - durante cuatro años presidente del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz en el cambio de siglo - fue un humilde y alegre testigo del Evangelio, por lo que fue encarcelado por los vietnamitas durante 13 años, nueve de ellos en aislamiento y sometido a torturas indecibles.

"Nunca un lamento y una dedicación total a Dios, ancla de la salvación hasta el final": de ello es testigo hoy el Arzobispo de Génova, Monseñor Giampaolo Crepaldi, fundador y presidente del "Observatorio Cardenal Van Thuân sobre la Doctrina Social de la Iglesia" y su estrecho colaborador como secretario del Consejo Pontificio de Justicia y Paz, del que el Cardenal fue presidente desde el 24 de junio de 1998 hasta el 16 de septiembre de 2002. Monseñor Crepaldi también tuvo la gracia de estar cerca de él durante el último período de su vida terrenal, pasado en su mayoría en prisiones o en residencias forzadas, pero pudo convertir a guardias y compañeros de celda, celebrar la misa y escribir oraciones y meditaciones llenas del amor a Cristo que había recibido de su madre y de una familia de mártires cristianos.

La memoria emocional de Monseñor Crepaldi:

R. - A menudo me dijo que, asustado y desconfiado, meditó sobre la pregunta de los discípulos a Jesús durante la tormenta: "Maestro, ¿no te importa que muramos?". Luego, el cardenal, con su habitual amabilidad y sonrisa, continuó con esta singular historia que creo es la interpretación de su figura, de su espiritualidad, que también arroja luz sobre los últimos momentos de su vida.

Me dijo que una noche, durante su encarcelamiento, oyó una voz que le decía: "¿Por qué te atormentas tanto? Hay que distinguir entre Dios y las obras de Dios. Todo lo que se realiza y que usted desea continuar haciendo - visitas pastorales, formación de seminaristas, laicos, misiones - son obras de Dios, pero no son Dios. Si Dios quiere que abandones todas estas obras, poniéndolas en sus manos, hazlo ahora y ten fe en Él, Dios lo hará infinitamente mejor que tú y confiará sus obras a otros, mucho más capaces que tú. Has elegido sólo a Dios y no sus obras. En esa terrible tribulación de 13 años de prisión, que le había privado de todo, la gracia divina de la esperanza cristiana le alcanzó, Dios se había manifestado como el "Todo" y esto le bastó. Y me confió que fue esta inspiración la que lo salvó. Y en la Semana Santa que vivimos como todos los demás, este año, en el encierro, la referencia al cardenal me hizo comprender que para mí y los obispos y todos los sacerdotes, poner a Dios en primer lugar era absolutamente necesario y que era suficiente para nosotros. A través del cardenal, creo que Dios me pidió que lo eligiera, y este rasgo fue el hilo de la experiencia de vida del cardenal hasta la persecución en el Vaticano y luego la muerte.

Así que, hasta el final, ¿fue sólo la elección de Dios?

R. - Sí, exactamente. Si queremos entender al cardenal, creo que debemos volver siempre a esta experiencia básica: él vivió todo, incluso esa terrible experiencia de encarcelamiento, como una gracia de Dios. Les diré que en mi vida he conocido a mucha gente, pero siempre me impresionó cómo este hombre, que había vivido 9 años en completo aislamiento, mantenía una salud psicológica, una capacidad constante de sonreír, una capacidad humana de relaciones comprometidas, auténticas, verdaderas, un simple pero profundo cultivo de la perspectiva sobrenatural, ¡lo cual era un milagro! Verdaderamente, el Señor lo había acompañado porque se había confiado totalmente.

El Papa Francisco reiteró que aquellos que se reunieron con el cardenal fueron edificados por él. ¿Puedes decir lo mismo y en qué términos?

R. - El cardenal, hasta el último día de su vida - y yo estaba allí y había una fila interminable de personas - a pesar del sufrimiento indecible, tenía una capacidad de acogida, una voluntad, una sonrisa para todo lo que era realmente un milagro. En el último año pasó por todo tipo de cosas: nunca se quejó y siempre, incluso en los momentos más dolorosos, tenía una sonrisa en los labios y este abandono en las manos del Señor era en sí mismo un Evangelio cautivador y cautivante, era una cosa maravillosa, una gran historia cristiana.

Cuando hablamos del Cardenal hablamos de la esperanza que puede transformar la injusticia en bien y transformar a las personas y los corazones. ¿Cómo, en la difícil situación actual, en la que muchos han perdido la esperanza, puede la fe del Cardenal ayudarnos a transformar todo en positivo?

R. - En muchas de las publicaciones del Cardenal y en sus libros hay una referencia explícita al tema de la esperanza, la esperanza bien fundada. Sus tremendas experiencias podrían haberle llevado, si se hubiera separado de lo divino, a resultados de desesperación y fracaso. En cambio, habiendo anclado su vida en Dios, se las arregló para ser un hombre moldeado por la esperanza. El apego a Dios era una garantía para avanzar con serenidad y proyectar la consternación en el futuro. Creo que la gran lección del cardenal está aquí: una esperanza desenganchada por Dios no se mantiene. El gran mensaje cristiano es que la esperanza es tal que, si unimos nuestras vidas al Señor, entonces es Él quien conduce con su mano amorosa nuestras vidas y la historia del mundo que a veces es muy dolorosa, atormentada, complicada y oscura. Pero si la vida está ligada a Dios, tiene un significado y una salida. Y aquí me gustaría referirme al Papa Francisco y a la oración que me impresionó mucho, la oración del pasado marzo en la plaza de San Pedro vacía. En cierre total. El mundo entero estaba asustado. Pero allí el Papa mostró el camino de la esperanza: en esa plaza vacía estaba el icono de la Virgen y el crucifijo y al final la bendición eucarística. El Papa nos dijo: no desesperéis, porque en todo caso, para acompañar los acontecimientos personales y colectivos e históricos, está el Señor. No estamos solos ni abandonados: está la presencia maternal de María, está nuestro Dios crucificado que comparte nuestras cruces y está la presencia del Señor en la Eucaristía. Ese fue un extraordinario y poderoso mensaje de esperanza, que idealmente asocio con la espiritualidad del Cardenal Van Thuan.

También porque el Papa siempre ha repetido que para ser hombres de esperanza no debemos apegarnos a nada y sólo proyectarnos al encuentro con Cristo. La esperanza no es optimismo, ni buen humor...

R. - El cardenal también lo dijo. Cuando escuchó en la noche esa voz que le decía que había elegido sólo a Dios y no a las obras... todo está por lo tanto vinculado de manera misteriosa, en la vida espiritual de la Iglesia.

El cardenal era una persona alegre en el lugar de trabajo también. Simple en su enfoque y abierto a todos. ¿Hay algún recuerdo que pueda hacer que reaparezca de forma alegre ante nuestros ojos?

R. - Hay muchos recuerdos... Era un hombre sencillo. Era inteligente y un hombre de gobierno, capaz de cultivar grandes amistades, especialmente con San Juan Pablo II y con el entonces Cardenal Ratzinger. Pero un recuerdo, sí, curioso, es este... Siempre tenía un ramo de flores falsas en su escritorio, que había comprado en Porta Portese y debajo de él guardaba una foto de demonios, no sé dónde la encontró. Solía visitarlo por la mañana para discutir el papeleo del día. Un día le pregunté qué era esa foto y me dijo que eran demonios. "¿Por qué lo guarda ahí?" Le pregunté, y me dijo que todas las mañanas pedía a los demonios que se callaran para que pudiéramos trabajar en paz y por el reino de Dios. Fue una de sus singulares acrobacias, que también formaba parte de su preocupación paternal por nosotros.

¿Será santo?

R. - Para mí es santo. La Iglesia en su sabiduría y prudencia pensará en ello. Creo que el Señor me ha dado una gracia inestimable al hacerme conocer a este hombre de Dios.

17 septiembre 2020, 12:31