Buscar

Vatican News

Samaritanus bonus: La esperanza es posible incluso cuando la vida es más frágil

Fue presentada a los medios de comunicación la Carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el cuidado de las personas en fases críticas y terminales de la vida: el cuidado "no puede reducirse al cuidado del enfermo en una perspectiva médica o psicológica", sino que debe extenderse al "cuidado de toda la persona".

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano

"Un nuevo orgánico pronunciamiento de la Santa Sede sobre el cuidado de las personas en las fases críticas y terminales de la vida parecía oportuno y necesario en relación con la situación actual, caracterizada por un contexto legislativo civil internacional cada vez más permisivo en lo que respecta a la eutanasia, el suicidio asistido y las disposiciones relativas al final de la vida". Así lo declaró el Cardenal Luis Francisco Ladaria Ferrer, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, al presentar la Carta Samaritanus bonus en la Oficina de Prensa del Vaticano. El testimonio cristiano – añadió el Cardenal – muestra cómo "la esperanza siempre es posible, incluso cuando la vida está envuelta y agobiada por la cultura del descarte". "Y todos estamos llamados a ofrecer nuestra contribución específica, porque – como dijo el Papa Francisco – la dignidad de la vida humana y la dignidad de la vocación médica están en juego".

Sufrimiento, esperanza y testimonio

Durante la conferencia de prensa, teniendo en cuenta la Samaritanus bonus, se subrayó también que el término "incurable" nunca es sinónimo de "in-cuidable". Es importante centrarse bien, dijo Monseñor Giacomo Morandi, Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que "el dolor es existencialmente soportable sólo cuando hay una esperanza fiable". Y una esperanza así sólo puede ser comunicada cuando hay una colectividad de presencia que espera alrededor del paciente que sufre". "Es el testimonio, humilde pero seguro, de la cercanía de Dios a nuestra vida, una cercanía que nos permite acompañar con una esperanza fiable, incluso en la prueba suprema del sufrimiento y la muerte".

En el centro está el hombre en su integridad

La Profesora Gabriella Gambino, Subsecretaria del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, se refirió a tres aspectos del documento elaborado por la Congregación para la Doctrina de la Fe. La primera es la condición humana de la que parte el texto, "la vulnerabilidad de todo ser humano". La atención "no puede reducirse al cuidado de la persona enferma desde una perspectiva médica o psicológica", sino que debe extenderse al "cuidado de toda la persona". El segundo aspecto se refiere al principio de que el cuidado del otro es estado de necesidad "no es sólo una cuestión ética de solidaridad social". Es mucho más: "es el deber jurídico, dijo la Dr. Gambino, reconocer a cada persona lo que le corresponde en virtud de su vulnerabilidad". El tercer aspecto en el que ha insistido el Subsecretario del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida es "el valor de cada persona en cualquier fase y condición crítica de la existencia".

Cuidar al enfermo y a quien lo cuida

El profesor Adriano Pessina, miembro de la Junta Ejecutiva de la Academia Pontificia para la Vida, examinó finalmente algunas de las cuestiones planteadas por Samaritanus bonus en relación con la antropología actual. En un período histórico en el que parece más fácil confiar en la ciencia y la tecnología que en los hombres, la Carta "pone claramente en el centro la importancia de las relaciones humanas en situaciones críticas de enfermedad y en las fases terminales de la vida". "La soledad del enfermo – añadió – es también a menudo la soledad de los que lo cuidan". Una comunidad de curación – concepto introducido por Samaritanus bonus – debería expresar "la doble dimensión de cuidar tanto del enfermo como de los que lo cuidan". Si el Covid-19 – concluyó el profesor Pessina – nos recordó nuestra fragilidad, también nos obligó "a reconfigurar los lazos y a 'vigilar' al otro, sin malentendidos". Pero sobre todo hacer como Dios: tener "compasión" porque "nadie en su sufrimiento es nunca un extraño para nosotros".

22 septiembre 2020, 15:31