Buscar

Vatican News

Cardenal Parolin: el Cura de Ars puede guiar el ministerio pastoral en el siglo XXI

La tarde de este martes, 4 de agosto, el Cardenal Pietro Parolin dio una conferencia en la ciudad francesa donde se encuentra en visita privada, titulada: "El Papa Francisco y los sacerdotes en camino con el pueblo de Dios", en el cual ha recorrido y analizado los aspectos más significativos de la figura del santo Cura de Ars, en relación con los desafíos que enfrentan los sacerdotes hoy en día.

Ciudad del Vaticano

La tarde de este martes, concluyó la visita del Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, a Ars. Después de celebrar la Santa Misa por la mañana, el Cardenal Parolin dio una conferencia por la tarde en el Santuario de esta ciudad francesa sobre el tema: "El Papa Francisco y los sacerdotes en camino con el pueblo de Dios", una larga reflexión sobre la relación entre el Santo Padre y los Pastores, a la luz de la figura del Cura de Ars, San Juan María Vianney, "principios – dijo el Cardenal – que pueden guiar el ministerio pastoral en nuestro siglo XXI".

La Oración

La vida del Cura de Ars se centraba sobre todo en la oración: "Pasaba horas y horas delante del tabernáculo", una oración "necesaria para crecer en nuestra fidelidad". Esta oración, comentó el Cardenal Parolin, también tiene un propósito pastoral, ya que los sacerdotes "ofrecen oraciones y sacrificios por su pueblo y por todo el Pueblo de Dios", como recordó el Papa Francisco en su Carta a los sacerdotes publicada hace un año.

Un sacerdote en búsqueda de sus "ovejas"

El Cura de Ars fue también un sacerdote que supo "salir", ir en busca de sus ovejas y reconstruir un rebaño en la Francia descristianizada por la Revolución Francesa. "No es la primera vez – señaló el Cardenal Parolin en su discurso – que la Iglesia se ve obligada a renovar su compromiso misionero". La acción pastoral se basa en el discernimiento: observar la situación, mirar con benevolencia, escuchar con atención. "Frente a la novedad de las situaciones a las que nos enfrentamos, el Espíritu Santo estimula la creatividad para encontrar la mejor manera de acercarse a los demás", subrayó Parolin. "El Santo Padre pide que la creatividad en el Espíritu sea también empatía en el mismo Espíritu", agregó.

Homilías, Catecismo y Eucaristía

El tercer tema de la conferencia: la enseñanza. "El Santo Padre insiste en la calidad de las homilías", dijo el Cardenal. "La homilía debe ser preparada. Los habitantes de Ars escuchaban a su párroco repetirlo al pasar frente al presbiterio". Luego la sugerencia del Cardenal de organizar encuentros de formación parroquial para introducir a los fieles en el catecismo, porque el pueblo de Dios siempre necesita conocer los misterios de Cristo.

El cuarto eje de la discusión: celebrar la Eucaristía, que es el corazón del sacerdote. El Papa Francisco nos recuerda que la Eucaristía es "el acto supremo de la Revelación". Un sacramento" que implica nuestro compromiso personal: no sólo ofrecemos el Cuerpo y la Sangre de Cristo", recordó el Cardenal Parolin.

La confesión y los pobres

Así la confesión. El Cura de Ars fue un gran confesor. "Su arte de escuchar, de aconsejar, su misericordia atrajo más y más penitentes". "El Papa es inagotable en el tema de la confesión – dijo el Secretario de Estado Vaticano – porque es el Sacramento de la Misericordia". "Ustedes saben que hoy en día muchos fieles ya no se confiesan o se confiesan muy poco", dijo, y esto requiere del sacerdote, paciencia, incesante catequesis y misericordia para redescubrir este sacramento esencial.

Sexto tema: acoger a los pobres. El Cardenal Parolin recordó la "caridad creativa" del Cura de Ars y subrayó el deseo del Papa Francisco de una "Iglesia para los pobres". El Cardenal invitó entonces a las diócesis, parroquias y comunidades a ver cómo implementar esta "opción preferencial por los pobres". Al hablar entonces de la fraternidad sacramental, el Cardenal Parolin lo definió como "un gran desafío hoy porque el ministerio – dijo – es a menudo pesado y difícil". De ahí la exhortación a "encontrar el valor para fortalecer esta vida fraterna, pensando que los jóvenes responderán más fácilmente a la llamada del Señor".

La ternura de Dios

Finalmente, el último tema desarrollado en el discurso del Secretario de Estado es María. "En el corazón de la Santísima Virgen sólo hay misericordia", dijo el Cura de Ars. La Virgen, a quien el Papa Francisco presentó como "el vaso y la fuente de la misericordia", María enseña que "la única fuerza capaz de ganar el corazón de los hombres es la ternura de Dios".

El Cardenal Parolin concluyó su conferencia con esta oración del Papa Francisco:

Recuérdate, Señor, de tu alianza de misericordia con tus hijos, los sacerdotes de tu pueblo. Que seamos, con María, un signo y sacramento de tu misericordia.

Como el Cardenal Biayenda, ser promotores de paz

Después de la conferencia y la celebración de las Vísperas solemnes, el Secretario de Estado Vaticano inauguró el itinerario, dentro del Santuario de Ars, dedicado al Cardenal Emile Biayenda, Arzobispo de Brazzaville en el Congo, recordó su figura de pastor "valiente y apostólico", como lo definió Pablo VI después de su asesinato en 1977, quien tenía una profunda conexión con Ars desde sus estudios en Lyon. Un fiel testigo del Señor y de la Iglesia: Juan Pablo II lo llamó durante su visita a África en 1988. En la oración, Parolin recordó la contribución del Cardenal Biayenda a la paz, invitando a los sacerdotes a convertirse como él en "promotores del encuentro y el diálogo, de la reconciliación y el perdón, del compromiso concreto con los pobres".

Por los cristianos perseguidos

El Secretario de Estado también invitó a los sacerdotes, en la fiesta de San Juan María Vianney, a tener benevolencia y coraje en sus iglesias locales para "curar las heridas" y "consolar los corazones de los débiles y vulnerables". Finalmente "un pensamiento ferviente" para los cristianos perseguidos en todo el mundo, sin olvidar la confianza en el Espíritu Santo porque sólo con Él será posible soportar las tribulaciones y vencer el mal.

05 agosto 2020, 12:06