Buscar

Vatican News

Museos Vaticanos. Restauración de obras y nueva disposición de la Pinacoteca

Barbara Jatta, actual directora de los Museos Vaticanos, relata la importancia histórica y artística de algunas piezas “encontradas” y que ahora ofrecen una muestra representativa de las tendencias museográficas y de cómo los cambios en el gusto afectan al disfrute de las obras de arte.

Barbara Jatta

Una calurosa mañana de hace dos años, durante una visita a Santa María de Galeria, un sitio extraterritorial del Vaticano, al norte de Roma, donde los Museos Vaticanos y otras instituciones de la Santa Sede tienen actividades y almacenes. Entre los estantes de un vasto almacén repleto de miles de objetos, noté una gran caja, polvorienta y distante, con la inscripción "marcos de Rafael".

La curiosidad siguió su curso y pocas semanas después los restauradores del Laboratorio de Pintura y Materiales de Madera del Museo abrieron la caja y encontraron las varillas de algunos marcos, hechos de madera de pino curada y hojas de papel de oro, que inmediatamente identificamos que pertenecían a las famosas pinturas de Rafael de la Pinacoteca Vaticana: el Retablo Oddi, la Virgen de Foligno y la Transfiguración.

Sabemos que cada época tiene su propio gusto y sensibilidad estética. Con la historia de estos marcos "redescubiertos" podemos contar no sólo los acontecimientos de los Museos Vaticanos en los últimos doscientos cincuenta años, sino también ofrecer una muestra representativa de las tendencias museográficas y cómo los cambios en el gusto afectan al disfrute de las obras de arte.

Para identificar los marcos encontrados, ha sido útil consultar la Fototeca Histórica de los Museos Vaticanos y la atención que Paola Di Giammaria, su directora, ha puesto en la investigación de las fotografías de las salas en las que se han conservado las pinturas de Rafael desde 1816 hasta hoy.

El resultado es una serie de imágenes fotográficas que "cuentan" las vicisitudes sufridas por las obras y los marcos: desde su exposición en la Sala de Bolonia en la época del Papa Pío IX, pasando por su traslado a la nueva Pinacoteca de Pío X en 1909, hasta su traslado y sustitución por el emplazamiento en la grandiosa Sala VIII dedicada a Rafael, con los tapices de la Vieja Escuela y los tres grandes retablos vaticanos, de la flamante Pinacoteca que Luca Beltrami concibió para Pío XI al día siguiente de la firma de los Tratados de Letrán. Este último, junto con Biagio Biagetti, quitó los marcos dorados y los reemplazó por pesados marcos de madera de nogal oscuro intercalados con un papel tapiz floreado sobre un fondo oscuro. Las predelas fueron incorporadas en este arreglo (con la cuestionable elección de colocar la predela del Pala Baglioni debajo de la Madonna di Foligno).

Esta instalación estuvo en funcionamiento desde el 27 de octubre de 1932, día de la inauguración de la Pinacoteca, hasta finales de los años setenta del siglo pasado, cuando se consideró demasiado invasiva y pesada y se decidió retirarla y dejar los tres retablos sin marco y colocar las dos predelas, el Retablo Oddi y el Retablo Baglioni, en vitrinas separadas.

El minimalismo de esos años ha sido superado ahora por el regreso a un "antiguo" arreglo y disfrute de estas admirables pinturas; hemos regresado al disfrute de las obras como habían sido vistas durante siglos por los admiradores vaticanos del gran Rafael.

Habría sido sugerente pensar que los marcos habían sido colocados en las obras por los refinados emisarios de Napoleón, quienes, como es bien sabido, los retiraron de los altares de sus asientos originales después del Tratado de Tolentino para llevarlos al grandioso Museo Universal del Louvre en París: la Transfiguración de la Iglesia de San Pedro en Montorio sobre el Janículo en Roma, el Retablo Oddi del de San Francisco al Prato en Perugia y la Madonna di Foligno del Monasterio de las Condesas de Foligno.

La delicada acuarela de Benjamin Dix, que representa la Gran Galería del Louvre con motivo del matrimonio del Emperador con María Luisa de Austria, muestra marcos dorados muy similares a los encontrados.

La consulta de los Archivos Vaticanos y estoy en deuda con Marta Bezzini, jefe del Archivo Histórico de los Museos Vaticanos, ha demostrado que, al menos los marcos de la Transfiguración y los de Nuestra Señora de Foligno, fueron hechos o reparados a finales de 1820, después de su regreso al Vaticano. Los documentos de la Computación del Palacio Apostólico de abril de 1928 y agosto de 1833 informan de pagos para la realización del marco de oro de la Transfiguración y de trabajos de dorado de "buen oro" para la Virgen de Foligno. El marco de este último parece más antiguo que los otros: ¿es napoleónico? El dorado hecho en ese momento, y no la realización ex novo, podría llevar en esa dirección.

No se encontraron pagos por la Pala Oddi, sino sólo por el alojamiento de su predela en los mismos años. Las restauradas por Stefano Tombesi que hoy adornan la pintura deben atribuirse, como para la Transfiguración, a las primeras décadas del siglo XIX.

Durante el año 2019, en previsión de las celebraciones rafaelescas de este año, se decidió limpiar la joven y peruginense Pala Oddi, la única de las tres obras que no había sido restaurada en las últimas décadas.

Pala Oddi, Rafael
Pala Oddi, Rafael

Gracias a la profesionalidad de Francesca Persegati, que dirige el Laboratorio de Restauración de Pinturas y Materiales de Madera de los Museos Vaticanos, y a Paolo Violini, que tiene una larga experiencia en las pinturas de Rafael, fue posible realizar una restauración que sacó a la luz los colores originales y recuperó parte de la obra que parecía perdida.

La sala VIII de la Pinacoteca Vaticana está, por lo tanto, completamente renovada. Los suntuosos tapices rafaelianos que representan los Hechos de los Apóstoles, hábilmente restaurados y equipados con una nueva y eficaz iluminación, pueden finalmente dialogar con las tres magníficas pinturas del divino Rafael, enmarcadas por los "redescubiertos" marcos de oro.

30 mayo 2020, 14:17