Buscar

Vatican News
Mons. Rino Fisichella en una foto de archivo Mons. Rino Fisichella en una foto de archivo 

Fisichella: la pandemia no cambiará nuestra fe

Entrevista al presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización sobre el futuro próximo de la proclamación del Evangelio en un mundo condicionado por el miedo al virus: el creyente está hecho para vivir en comunidad, no aislado. El distanciamiento no puede ser la dimensión definitiva de nuestra existencia personal.

Federico Piana- Ciudad del Vaticano

Una voz fuera del coro, como el mismo se define, que tiene una convicción: la pandemia no cambiará la dimensión de la fe de las personas. Tampoco modificará sus vidas. El pensamiento inteligentemente profundo e intelectualmente disonante es el de Monseñor Rino Fisichella, arzobispo y presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización. Motivado a mirar hacia el futuro de la proclamación del Evangelio en un mundo que necesariamente tendrá que contar con la propagación del virus, explica que "es cierto, en los próximos meses tendremos que mantener nuestra distancia pero el hombre está hecho para la cercanía". Es un hecho antropológico que no puede ser subvertido".

Su Excelencia, usted afirma, sin embargo, que también hay una segunda cuestión...

R.- En los tiempos de Internet, en la cultura moderna en la que nos encontramos, es difícil pensar que un episodio dramático como la pandemia que nos ha golpeado pueda determinar y cambiar nuestras vidas. Y la razón es simple: todo se olvida muy rápidamente. La cultura digital nos lleva a ir más allá del espacio y el tiempo. Desafortunadamente, creo que hay mucha retórica en este momento y no estoy de acuerdo con ella.

¿Una retórica sobre supuestos cambios que serán desmentidos por los hechos, porque la necesidad primaria del hombre sigue siendo la cercanía?

R.- Ciertamente. ¿Cómo se puede pensar que dos personas que se quieren no se den la mano? ¿Cómo es posible pensar que dos personas que tienen que casarse vivan a distancia? ¿Cómo se puede pensar que nuestros jóvenes vivan sin signos tangibles de afecto? Todo esto pertenece al hombre. El hombre se acerca instintivamente, el hombre no es propenso a distanciarse, sólo lo hace cuando no hay relación. Pero el hombre está hecho para la relación y esto es aún más cierto para la dimensión de la fe cristiana: el creyente está hecho para vivir en comunidad, no aislado. Obviamente, ahora debemos respetar necesariamente las distancias, pero la distancia no puede ser el futuro de la existencia personal.

Entonces, ¿puede la evangelización también sufrir sólo unos pocos cambios temporales?

R.- La evangelización continúa a través de métodos e instrumentos que son un signo de lo mucho que el Evangelio - y por lo tanto la Iglesia - es capaz de entrar en la vida y la historia de las personas.

En su opinión, ¿cuáles son las consecuencias de la pandemia para la evangelización?

R.- Ha puesto de manifiesto varios aspectos que parecían obvios antes, pero que no lo son. En primer lugar, nos hizo descubrir la importancia de los medios de comunicación: no olvidemos lo que nuestro pueblo y nuestros sacerdotes han hecho para mantener una relación con la celebración de la Eucaristía a través de los medios sociales que nos ofrece la cultura actual. No olvidemos lo que fue el Triduo Pascual: estábamos acostumbrados a las manifestaciones de nuestra piedad popular con las procesiones del Jesús muerto y de la Virgen Dolorosa el Viernes Santo; estábamos acostumbrados a las visitas a los sepulcros. Todas las manifestaciones que han tenido una expresión diferente que nos ha permitido tocar la necesidad de nuevas herramientas tecnológicas.

Pero también está la otra cara de la medalla...

R.- La pandemia nos ha hecho comprender la necesidad de vivir juntos la experiencia de la fe. Me impresionó positivamente la petición cada vez más urgente de poder participar en la Santa Misa. Pero la evangelización no se reduce sólo al momento sacramental. En lo que respecta a la evangelización, la celebración de los sacramentos es sólo uno de los puntos esenciales. Luego hay otros dos: el encuentro con las personas para proclamar la fe y el testimonio vivo de la caridad. El virus ha demostrado lo fundamental que es para nosotros vernos, estar juntos. La fe necesita de los sentidos: ver, escuchar, tocar. Necesita sentir el aroma, por paradójico que sea, del incienso. Todo lo que pertenece a la vida humana también pertenece a la dimensión de la fe y la evangelización.

15 mayo 2020, 15:13