Buscar

Vatican News
En Europa, el 50% de las muertes por el nuevo coronavirus se registran en as residencias para ancianos En Europa, el 50% de las muertes por el nuevo coronavirus se registran en as residencias para ancianos  (AFP or licensors)

Turkson, pandemia: la mitad de las víctimas se encuentran en las residencias de ancianos

Es en las residencias para ancianos donde casi el 50% de las muertes por el nuevo coronavirus se registran en Europa. El pasado enero, el Papa recordó que "la vejez es un privilegio, no una enfermedad". Hablamos al respecto con el cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral

Andrea De Angelis – Ciudad del Vaticano

Una tragedia inimaginable. Así lo ha definido Hans Kluge, director regional de la Organización Mundial de la Salud en Europa. En el continente, la mitad de las víctimas de la pandemia de Covid-19 están registradas en residencias para ancianos. "Hay una necesidad urgente e inmediata de repensar la forma en que funcionan los hogares de ancianos hoy y en los próximos meses", agregó Kluge, enfatizando que "las personas que trabajan en esas instalaciones - a menudo con exceso de trabajo y sin protección adecuada - están entre los héroes de esta pandemia”. Todos, por lo tanto, están llamados a cuestionarse una vez más sobre la condición de los ancianos, con especial referencia a los lugares y las personas en los que pasan sus días. La Iglesia siempre ha estado particularmente atenta a estos temas.

Turkson: "Los jóvenes siempre tienen la responsabilidad de los ancianos"

La solidaridad entre generaciones es una necesidad en todas las culturas y en todas las personas, pero "los jóvenes no siempre están en la comunidad al servicio de los ancianos, incluso si esto siempre se aplica, es una tarea que nunca se puede perder porque si los jóvenes están aquí se debe a la presencia de los ancianos". El cardenal Peter Turkson expresa este concepto varias veces en la entrevista con Vatican News. El Prefecto del Dicasterio del Desarrollo Humano Integral recuerda cómo en el pasado, incluso en las comunidades africanas, esto era más visible que en el presente. Su reflexión parte de la naturaleza misma del hombre, "criatura frágil e imperfecta", cuya "fragilidad, sin embargo, subraya, no implica necesariamente un elemento de negatividad". Una condición que también se manifiesta en lo que "el hombre es capaz de lograr, incluido lo que concierne a la atención y al sistema de salud". "La tecnología - destaca el Prefecto - nos hizo sentir omnipotentes, pero ante esta emergencia pandémica, incluso los países más ricos han tenido que lidiar con cosas pequeñas, como la falta de máscarillas".

Los ancianos deben ser valorizados

El prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral se centra en la esencia misma de la comunidad, "revivida, afirma, por la presencia de alguien que puede cuidar al otro". "Los ancianos deben ser valorados, ha dicho el Papa Francisco tantas veces", destaca, y agrega que la gratitud y la solidaridad hacia ellos nunca deben faltar. "No olvidemos otra fragilidad: existen diferentes ideologías, afirma el cardenal, que influyen en la forma de vivir la vida, que limitan los nacimientos en cierto sentido y, por lo tanto, crean situaciones en las que los ancianos siempre carecen de jóvenes que cuidan de ellos. En la mayoría de los hogares para ancianos, no son los jóvenes, digamos, quienes los cuidan, a pesar de que esto sea un deber".

Palabras y sentimientos

Las palabras del cardenal Turkson nos instan a reflexionar sobre los términos utilizados. La casa, tratemos de imaginarla, es donde crecimos en la infancia, y ciertamente es esa pequeña parte del mundo donde construimos nuestra vida. Hay muchas personas que deciden pasar la fase final de la misma en una estructura, ya sea porque están solos o simplemente porque quieren vivir sus últimos años de forma comunitaria. Otros, sin embargo, no tienen alternativas y, a menudo, incluso en contra de lo que eran sus deseos, viven realmente lo que difícilmente pueden llamar "casas". Con esto no queremos disminuir el precioso y encomiable trabajo de aquellos que, en esas estructuras, dedican cada día sus energías a los ancianos. De hecho, con poca frecuencia estos operadores son las únicas (o casi) referencias, incluso a nivel emocional, para millones de hombres y mujeres en todos los rincones del mundo. La intención, en todo caso, es abrir una reflexión más amplia sobre ser anciano en el siglo XXI. El Papa Francisco lo dijo hace unos meses: “Ser anciano es un privilegio. La vejez no es una enfermedad".

Ancianos testimonios privilegiados del amor de Dios

Los ancianos también son el presente y el futuro de la Iglesia. "La vejez no es una enfermedad, ¡es un privilegio! La soledad puede ser una enfermedad, pero con caridad, cercanía y consuelo espiritual podemos curarla". Lo dijo el Papa el pasado 31 de enero, durante su encuentro con los participantes en el primer Congreso Internacional Pastoral para ancianos, centrándose en el tema "La riqueza de los años".

Cuando uno piensa en los ancianos – observó Francisco – uno debe aprender a cambiar los tiempos de los verbos. "No solo existe el pasado, como si, para los ancianos, solo hubiera una vida detrás de ellos y un archivo enmohecido". "El Señor - explicó el Papa - puede y quiere escribir con ellos también nuevas páginas, páginas de santidad, de servicio, de oración". Incluso los ancianos "son el presente y el futuro de la Iglesia". “El plan de salvación de Dios, dijo nuevamente el Pontífice, se lleva a cabo también en la pobreza de los cuerpos débiles, estériles e impotentes. Del pueblo estéril de Sara y del cuerpo centenario de Abraham nacieron los elegidos. Juan el Bautista nació de Isabel y el viejo Zacarías. Los ancianos, incluso cuando son débiles, pueden convertirse en un instrumento de historia de salvación".

El mundo y Europa

Por lo tanto, los datos dramáticos publicados ayer se refieren al continente europeo, que Kluge representa en la OMS. Hay que decir que Europa tiene hoy la edad promedio más alta de ciudadanos en el mundo con sus 43 años, diez más que los 33 en América y Oceanía, por delante del 30% a Asia (31 años la edad promedio ) e incluso 25 años más allá del continente africano (donde los ciudadanos tienen un promedio de 18 años). Además, la esperanza de vida en Europa, según lo informado por la OMS en 2018, ha superado recientemente la de otros continentes, incluso si el país que lidera este ranking en particular sigue siendo Japón con 84 años.

24 abril 2020, 16:43