Buscar

Vatican News

Diario de crisis: La Plaza llena y la Plaza vacía

En este tiempo de emergencia sanitaria a causa del coronavirus, en Vatican News compartimos las reflexiones del Padre Federico Lombardi, S.J., ex Director de la Radio Vaticana y de la Oficina de Prensa de la Santa Sede y Presidente de la Fundación “Joseph Ratzinger – Benedicto XVI”.

Federico Lombardi

En este período, millones y millones de personas en Italia y en todo el mundo han seguido y siguen los momentos de oración dirigidos por el Papa a través de la televisión y los medios electrónicos. Estos son niveles extraordinarios de escucha. No hay que sorprenderse. La situación nos lleva naturalmente a compensar con la comunicación mediática toda esa dimensión de participación física y de relaciones a las cuales tenemos que renunciar. Además, y aún más, nos lleva a buscar esa palabra y esa imagen que satisface las profundas expectativas de consuelo, de búsqueda de luz en tiempos de oscuridad, de consolación en tiempos de incertidumbre.

Cuando el Papa Francisco comenzó a celebrar la Misa matutina en Santa Marta con un grupo de fieles – una de las primeras y más características innovaciones de este pontificado – pronto llegó la petición (de parte de TV 2000) para recibir la señal de televisión en vivo para permitir que una audiencia más amplia pudiera seguir ese conmovedor momento de oración con el Papa. Recuerdo bien que se discutió con el propio Papa y se hizo una reflexión sobre si decir sí o no. La conclusión fue entonces no transmitir esa Misa en directo, porque, a diferencia de las celebraciones públicas, se pretendía conservar un carácter más íntimo y privado, sencillo y espontáneo, sin que el celebrante y la asamblea tuvieran que sentirse ante los ojos del mundo. Ciertamente, era posible emitir ideas e imágenes breves de la homilía y la celebración, pero no emitirlas en su totalidad. De hecho, no faltaron muchas otras ocasiones en las que una gran audiencia podía seguir al Papa que intencionalmente se dirigía no sólo a los presentes, sino a una audiencia mucho mayor conectada por radio, televisión u otros medios.

Ahora la situación ha cambiado. En Santa Marta no hay ninguna asamblea de fieles, por pequeña que sea, y la Misa del Papa – que celebra casi solo – es transmitida en directo y seguida por un número muy elevado de personas que reciben consuelo y aliento, se unen a él en la oración y son invitadas por él a "hacer la comunión espiritual" porque no pueden acercarse a recibir el Cuerpo del Señor. El misterio que se celebra es el mismo, pero la forma de participar en él ha cambiado. Al Papa Francisco en su homilía le encanta mirar a los ojos de los presentes y dialogar con ellos. Ahora la mirada y la voz están mediadas por la tecnología, pero aun así logran llegar al corazón. La asamblea ya no está físicamente presente, pero está ahí y está realmente unida, a través de la persona del celebrante, alrededor del Señor que muere y resucita.

Similar y aún más intensa es la experiencia del Papa que habla y reza en la Basílica o en la misma Plaza de San Pedro, completamente vacía. Cuántas veces a lo largo de los años nos hemos encontrado lanzando un número cada vez más impresionante de fieles presentes: 50, 100, 200 mil personas... en toda la Plaza, incluso en la Via della Conciliazione hasta el Tíber... El lugar de asambleas innumerables... En el curso del siglo pasado hemos aprendido a añadir gradualmente a esta presencia física muchas otras personas que, gracias a la radio, luego a la televisión, y después a los nuevos instrumentos de comunicación, extendían esas asambleas a diferentes partes del mundo. Bendición "Urbi et Orbi", "a la Ciudad y al mundo". En particular, Juan Pablo II, con sus saludos de Navidad y Pascua en decenas de idiomas, nos había hecho comprender que la gran asamblea reunida en la Plaza era el centro, el corazón de una asamblea mucho más grande, extendida en todos los continentes, unida por el deseo de escuchar, gracias a la voz del Papa, un único mensaje de salvación.

Ahora hemos visto la Plaza absolutamente vacía, pero la mayor asamblea, la que no estaba presente físicamente sino espiritualmente, era, y quizás incluso más numerosa e intensamente unida que en otras ocasiones. El Papa puede estar solo en la Plaza de San Pedro, como en la Capilla de Santa Marta, pero la Iglesia, la asamblea universal de los fieles es muy real y está unida por lazos muy profundos arraigados en la fe y en el corazón humano. 

La Plaza vacía, pero en la que se percibe la presencia muy densa y la intersección de relaciones espirituales de amor, de compasión, de sufrimiento, de deseo, de expectativa, de esperanza... es un signo fuerte de la presencia del Espíritu, que mantiene unido el "Cuerpo Místico" de Cristo. Una realidad espiritual que se manifiesta cuando la asamblea está físicamente unida y presente, pero que no está atada y limitada a la presencia física, y paradójicamente en estos días puede ser experimentada de una manera más fuerte y evidente. "El viento sopla donde quiere y tu oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni adónde va... así es quien ha nacido del Espíritu" decía Jesús en la noche a Nicodemo.

15 abril 2020, 14:29