Buscar

Vatican News
El Papa Francisco celebra Misa en la Casa Santa Marta. El Papa Francisco celebra Misa en la Casa Santa Marta.  Editorial

Santa Marta, lo esencial y Jesús que vence el miedo

Cada día, con la Misa de la Casa dedicada a la santa ocupada en las tareas del hogar, el Papa nos invita a no olvidar lo que es importante. La presencia del Resucitado que superó los temores de los discípulos confinados

ANDREA TORNIELLI

Cada día, desde el comienzo de la crisis causada por la pandemia de Covid-19, el Papa Francisco acompaña a millones de personas en todo el mundo con la celebración de la misa matutina que termina con unos minutos de adoración eucarística ante el Santísimo Sacramento. La Misa celebrada por el Papa para los fieles obligados a quedarse en casa, con su intención especial de oración inicial, es transmitida en vivo por Domus Sanctae Marthae, la residencia en la que el Papa eligió vivir y que está dedicada a Santa Marta.

Marta era la hermana de Lázaro y de María. Una familia de Betania a quien Jesús amaba y visitaba a menudo. El Evangelio de Lucas dice que un día, mientras Marta estaba ocupada con las tareas domésticas para servir al Nazareno, su hermana María estaba en presencia del invitado. Marta se quejó, aunque con dulzura: "Señor, ¿no le importa que mi hermana me deje sola para servir?". Jesús respondió: “Marta, Marta, estás ansiosa y preocupada por demasiadas cosas. Solo una cosa es necesaria".

Hoy es como si Jesús hubiera encontrado una manera de recordarnos que en estos tiempos en los que estamos lejos de la Misa y la Eucaristía, no debemos olvidar las cosas importantes mientras estamos confinados en nuestros hogares como Marta. Y así, el Papa ingresa a nuestras casas, desde su Casa Santa Marta hasta nuestra casa de Marta, para recordárnoslo todos los días. Para recordarnos que todos somos Marta. La misa termina con la adoración eucarística, para permitirnos mirar y contemplar al Señor. O más bien, como diría el Papa Francisco, para dejarnos mirar por Él.

Pero la capilla de la Domus Sanctae Marthae, construida a mediados de los noventa por petición de San Juan Pablo II para acomodar adecuadamente a los cardenales llamados a elegir al nuevo Papa, no lleva el nombre de la santa hermana de María. Lleva el nombre del Espíritu Santo. Esto nos lleva de vuelta al pasaje del Evangelio de Juan que se leyó el segundo domingo de Pascua. “En la tarde de ese mismo día, el primero después del sábado, mientras las puertas del lugar donde estaban los discípulos por temor a los judíos estaban cerradas, Jesús vino, se detuvo en medio de ellos y dijo: ¡La paz sea con ustedes! Como el Padre me envió, yo también les envío. Después de decir esto, respiró sobre ellos y dijo: Recibid al Espíritu Santo".

Los discípulos tenían miedo y estaban encerrados con llave en el Cenáculo. Vivieron un sentimiento y una situación que hoy nos concierne de cerca: el miedo y el confinamiento. Tememos el riesgo de infección, estamos cerrados en nuestros hogares. Pero el Resucitado pasa por las puertas cerradas de nuestras casas y corazones, supera nuestros temores. Se manifiesta en nuestros hogares que son iglesias domésticas. Y nos recuerda que nuestros hogares son el primer lugar donde la fe es presenciada y transmitida, si sabemos cómo mirarlo y si permitimos que Él nos mire.

20 abril 2020, 14:30