Buscar

Vatican News

Pío XII en la era digital, adelantos de los Archivos

Entre los documentos de la Sección para las Relaciones con los Estados disponibles en formato electrónico están los fascículos sobre los "Judíos" con 4000 nombres: la historia de Liebman, el rol del novelista Waugh. Y Ottaviani proporcionaba certificados falsos a los perseguidos.

Johan Ickx

El Archivo Histórico de la Sección para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado (ASRS) conserva los documentos de la Sagrada Congregación para Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios (fondo AA.EE.SS.) y del Consejo para los Asuntos Públicos de la Iglesia. En el panorama de los archivos de la Santa Sede, en virtud de su naturaleza "política", en contacto directo con las nunciaturas, los gobiernos y las instituciones internacionales, es para muchas cuestiones – que pueden definirse como candentes – lo que atrae el interés y la curiosidad.

El pontificado de Pío XII (1939-1958) marcó un período decisivo en la historia del siglo XX, desde la Segunda Guerra Mundial hasta la Guerra Fría, un período de veinte años caracterizado también por la multiplicación de las relaciones y los vínculos no sólo desde el punto de vista bilateral sino también desde el multilateral, con el nacimiento de realidades internacionales cada vez más conspicuas. La correspondencia oficial del período bélico que se conserva en este Archivo Histórico ya ha sido publicada en el pasado en los volúmenes de las Actas y Documentos de las Segundas Guerras Mundiales, preparados por voluntad de Pablo VI por cuatro jesuitas Graham, Schneider, Martini y Blet.

Hoy, 2 de marzo de 2020, por voluntad del Santo Padre Francisco, los Archivos Históricos de la Sección para las Relaciones con los Estados también abrieron los documentos del pontificado de Pío XII para que los consultaran estudiosos de todo el mundo. Hace casi diez años, precisamente en vista de esta apertura, los Superiores de la Secretaría de Estado decidieron iniciar un proyecto de digitalización de toda la documentación relativa al pontificado. Un gran desafío tecnológico para el Archivo Histórico, que se ha encontrado a idear los escenarios de crecimiento y adaptación a largas distancias, pensando en hardware y software capaces de soportar la considerable cantidad de documentos. A este propósito, se diseñó y desarrolló un software con el que el fascículo digitalizado, como una unidad de archivo más pequeña, se interconecta con un inventario. 1.300.000 documentos digitales, que se irán completando progresivamente con más de 700.000 otros documentos, para un equivalente de unos 323 metros lineales.

Un verdadero desafío para el Archivo, sea en el período inicial, ya que los métodos habituales de archivo de los documentos para su consulta debían modificarse completamente, adoptando tecnologías de vanguardia; sea durante toda la fase de preparación, considerando que de vez en cuando había que resolver nuevos problemas intrínsecos, por una parte, a la adquisición y preservación digital y, por otra, a la fruición virtual de los documentos por parte de los estudiosos.

Desde el punto de vista de la preservación, el nuevo método de archivo digital tiene una doble ventaja: 1) preservar los mapas históricos, preciosos y únicos en el mundo, del inevitable deterioro y riesgo de dispersión debido a la consulta en papel; 2) permitir la preservación en dos medios, el papel y el virtual, que, debido a su diferente naturaleza, superan los problemas de preservación intrínsecos a ambos medios, ofreciendo garantías mucho más sólidas a largo plazo.

Desde el punto de vista de la consultación por parte de la comunidad científica, una gran ventaja está dada, en primer lugar, por el hecho de que cada estudioso admitido a la consulta (está previsto un límite de 20 personas) puede acceder a través de una de nuestras estaciones informáticas a la totalidad de los documentos que pueden ser consultados: cada estudioso admitido ese día puede consultar todo y al mismo tiempo que los demás. Obviamente, esto no podría ocurrir si la consulta fuera sobre papel, lo que no permite un estudio simultáneo de los documentos. En segundo lugar, la actividad de investigación se hará más rápida y eficaz, ya que no habrá más tiempo de espera ni límite cuantitativo en la solicitud de los documentos a consultar, con libre navegación en todos los fondos de archivo a 360 grados.

Otra ventaja que ofrece la digitalización es la posibilidad de que el estudioso solicite directamente y en tiempo real a través del programa informático de consulta fotocopias de un documento. De esta manera, que este último también se preserva del estrés foto-mecánico (perjudicial para la conservación) debido a la realización de fotocopias clásicas.

La labor de digitalización e inventario a nivel de fascículo como unidad de archivo más pequeña ha supuesto un gran compromiso, sea por la enorme cantidad de papel que hay que preparar como por el impacto que el nuevo método de archivo, nunca antes utilizado, ha tenido en el personal encargado.

La nueva sala de Pío XII en la histórica Torre Borgia fue equipada con ordenadores especiales para la consulta virtual. El límite de 20 usuarios puede representar inicialmente un obstáculo para la comunidad científica, pero esto se verá compensado de alguna manera por el tiempo de consulta más rápido. 

Además de las acciones particulares de la Santa Sede durante la Guerra Mundial y la época de la Guerra Fría hay documentos relativos a las relaciones diplomáticas, cuestiones de concordato, tratados, ratificaciones, obras humanitarias y de asistencia, informes periódicos sobre situaciones político-religiosas, cuestiones escolásticas, cuestiones relativas al Estado Vaticano, la actividad diplomática de colaboradores cercanos de Pío XII como el Cardenal Luigi Maglione, Monseñor Domenico Tardini y Monseñor Giovanni Battista Montini y otros.

Entre las series de archivos tradicionales, con denominación de la Nación a la que se refieren los documentos contenidos en ellas, destaca un detalle muy sorprendente: la serie de archivos "Judíos", 170 fascículos que contienen la historia de unos 4000 nombres. Entre estos hay una mayoría de solicitudes de ayuda de católicos de ascendencia judía, pero tampoco faltan los nombres judíos. Hay algunas personalidades inesperadas: el joven investigador Paul Oskar Kristeller, un hombre de fama mundial por sus estudios humanísticos, se dirigió a la Santa Sede, aunque el compromiso dado para su vuelo de Europa a los EE.UU. permanece oculto/desconocido en su expediente. Pero también Tullio Liebman, considerado el fundador de la "Escuela Procesualista de São Paulo" y en la posguerra un profesor de fama mundial en las Universidades de Pavía, Turín y Milán, fue ayudado y fundó, gracias al compromiso de los colaboradores cercanos de Pío XII, la ruta de escape hacia América del Sur. Llevará tiempo reconstruir la atmósfera y el entorno en el que estas acciones tuvieron lugar. Pero al menos el estudioso podrá abrir otras series, como Italia 1352b, donde encontrará el expediente "Acusaciones contra Monseñor Ottaviani de haber concedido documentos falsos a judíos y de haberlos hospitalizados en edificios extraterritoriales".

Además de esta serie muy particular, casi todas las series con la denominación de naciones contienen otros documentos con solicitudes de personas perseguidas que necesitaban documentos, alimentos y ayuda práctica para escapar del progreso sistemático del veneno racista. Las cartas destacarán cuántos y qué esfuerzos se han hecho para tratar de responder a las súplicas de salvación de los perseguidos y los necesitados en peligro de sus vidas, como seguramente también surgirá el odio del nazismo hacia la Iglesia Católica y el propio Papa. Al mismo tiempo, resultará evidente la oposición y la contrariedad de muchos Estados de abrir sus fronteras a tantas personas necesitadas será igualmente evidente.

Consultando la versión virtual de los documentos en la estación informática en la sala, el estudioso puede a menudo encontrar algunos nuevos documentos sobre eventos individuales o anécdotas históricas, como la del 16 de octubre de 1943 y la deportación de los judíos de Roma. La conmovedora carta dirigida al Papa Pío XII por algunos judíos mientras estaban retenidos por las SS y la Gestapo en el Collegium Militare en el Palazzo Salviati en Via della Lungara ya ha sido publicada por varios autores (Kühlwein, Riccardi). Podría llamar la atención del atento estudioso sobre la hoja con el Servicio de Prensa de Washington del 20 de octubre en la que se informa que "en la noche del 15 al 16 de octubre un número considerable de judíos fueron arrestados en varias partes del mundo STOP después de haber estado detenidos 24 horas en el colegio militar fueron transportados a un destino desconocido STOP se dice aquí que la Santa Sede estaba preocupada por que no se repitieran hechos similares y a favor de casos particulares". En este caso es la nota en el margen, un día después, con la típica letra “paceliana”, la que abre una nueva ventana interpretativa: "¿Es prudente que el Servicio de Prensa envíe esta noticia?", escribió el Papa Pío XII, bien consciente de que no ayudaría a despertar a los perros dormidos, especialmente a los nazis, para las acciones humanitarias que salen del Palacio Apostólico. Con un seco y decisivo "No, de hecho" escrito por el Obispo Tardini, Secretario de la Congregación para Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios, se evoca una vez más, en términos nada inciertos, la línea de discreción absoluta de la Santa Sede respecto a su trabajo. 

Copia de un documento de Pío XII conservado en los archivos
Copia de un documento de Pío XII conservado en los archivos

Entre el rico patrimonio archivístico de la ASRS son muy peculiares los volúmenes del SARE, Servizio Ascolta Radio Estere: desde 1943 hasta 1954 un grupo de monjas escuchó y transcribió los programas de las principales emisoras de radio, proporcionando a los superiores de la Secretaría de Estado noticias frescas a escala mundial. Eran diferentes estaciones de radio en varios países de diferentes continentes. Este grupo de religiosas trabajaba en el Palacio Apostólico. El fruto de su trabajo son volúmenes llenos de información de última hora.

Y entonces, entre tantos papeles, no hay duda de que hay pequeñas sorpresas. ¿Quién hubiera pensado que el capitán inglés Evelyn Waugh, el famoso autor de la novela "Brideshead revisited", sería no sólo un cartero sino una fuente de recomendaciones para la Santa Sede sobre la situación de la Iglesia Católica en Yugoslavia después de la guerra? 

Copia de un documento de Pío XII conservado en los archivos
Copia de un documento de Pío XII conservado en los archivos

ASRS, Fondo AA.EE.SS., Pío XII, Parte I, Yugoslavia, pos. 209, f. 110r.

Debido a las dolorosas y terribles situaciones en tiempos de guerra, muchas realidades históricas de la segunda parte del pontificado paceliano han terminado hasta ahora en un segundo plano. Este es el caso de la serie "Italia", donde el referéndum sobre la monarquía aparece en el inventario, como ejemplo; incidentes y agresiones verbales y físicas contra el clero, primero por los fascistas y luego después de la guerra por los comunistas. Pero también la atención y el compromiso dedicados a la reconstrucción de las iglesias y el patrimonio artístico no pasan desapercibidos.

También hay material considerable sobre los países del Este: sobre la devastación y destrucción de las diócesis y el clero bajo la ocupación de los nazis y después de la guerra bajo el comunismo. Es sorprendente en las diversas series la cantidad de documentos relativos al gran proceso-carta contra la jerarquía eclesiástica bajo los soviéticos (Cardenales Alojzije Stepinac, Card. Josef Beran, Card. József Mindszenty). Pero también salen a la luz documentos que relatan los vanos intentos de Pío XII de encontrar un "modus vivendi", anteriormente una palabra clave en la llamada Ostpolitik. 

Otras series de archivos dan testimonio de la situación de la Iglesia Católica en los países de América del Sur: además de la inmigración durante y después de los años de la guerra, hay la fundación de nuevas diócesis, a menudo en situaciones políticas muy complejas, y la expansión de las misiones en los años de posguerra. También se enriquece con nuevos documentos el capítulo del colonialismo de posguerra y del postcolonialismo en África, el Oriente Medio y Asia, como el nacimiento de nuevos Estados como Israel. 

Una novedad digna de mención que con el pontificado de Pío XII tomó forma decisivamente concierne a las relaciones multilaterales de la Santa Sede, como lo atestiguan los aproximadamente 100.000 documentos digitalizados del Fondo de las Organizaciones Internacionales (OO.II.). Los primeros documentos de este Fondo, aún vivos hoy en día, datan de la segunda mitad del siglo XIX. El Fondo pertenecía originalmente a los Archivos de la Sección de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado. En cumplimiento de la Constitución Apostólica "Pastor Bonus" (1988) y tras la intensificación de la actividad multilateral de la Santa Sede, a partir del 1º de enero de 1991, las responsabilidades de los organismos y congresos internacionales pasaron a la Sección para las Relaciones con los Estados de la Secretaría de Estado. Se pueden encontrar documentos de los más variados orígenes y contenidos: organizaciones gubernamentales internacionales, organizaciones no gubernamentales internacionales, conferencias internacionales, asociaciones (católicas y no católicas), otras denominaciones religiosas, etc. Aquí también hay papeles a veces sorprendentes, como es el caso de las cartas conservadas en un expediente de la O.N.U. de 1944 en el que se conserva la propuesta del Sr. Myron Taylor, representante personal del Presidente Roosevelt ante Su Santidad el Papa, para la creación de una "Nueva Sociedad de Naciones": Organización Internacional para la Prevención de la Guerra - Preservación de la Paz. Durante la audiencia del 30 de agosto de 1844, Taylor tuvo la oportunidad de informar a Pío XII sobre el proyecto de una nueva "Sociedad de Naciones", a la que el Pontífice hizo saber inmediatamente que "Puesto que la Santa Sede, por la naturaleza misma de su alta misión, está profundamente interesada en cualquier proyecto que pueda favorecer la causa de una paz duradera, le agradecería que encontrara la posibilidad de proporcionarme más detalles sobre la naturaleza de la organización propuesta y los planes para su activación y desarrollo".

Para concluir, con más de un millón de documentos ya digitalizados y casi otros tantos en camino, la apertura a la consulta del pontificado de Pío XII proporcionará sin duda alguna información de importancia crucial, en cantidad y calidad, al mundo de la investigación histórico-científica, ya se trate de noticias inéditas o de la confirmación de lo que ya se podía deducir de otras fuentes. En este punto sólo queda pasar la palabra a los estudiosos de las más variadas disciplinas para que saquen a la luz todo lo que pueda iluminarnos sobre este intrincado período de nuestra historia reciente, con la esperanza de que volver a poner en auge los temas relacionados con la Segunda Guerra Mundial, y no sólo eso, ayude a perpetuar en las nuevas generaciones la memoria histórica de la acción de Pío XII, enraizada en una auténtica fe en Cristo, para la defensa de la humanidad y la civilización.

02 marzo 2020, 14:38