Buscar

Vatican News
Camino de la cruz en el Coliseo, Roma Camino de la cruz en el Coliseo, Roma 

El cardenal Kurt Koch y el ecumenismo de los mártires

El ecumenismo de la sangre nos presenta un gran desafío, resumido por el Papa Francisco con esta elocuente pregunta: "Si el enemigo nos une en la muerte, ¿quiénes somos nosotros para dividirnos en la vida? La sangre que los mártires derramaron por Cristo no nos separa, sino que nos une. El ecumenismo de los mártires confirma una vez más la convicción de la Iglesia primitiva, que Tertuliano resumió afirmando que la sangre de los mártires es la semilla de los nuevos cristianos: "Sanguis martyrum semen christianorum". De la misma manera, también nosotros podemos vivir hoy en la esperanza de que la sangre de tantos mártires de nuestro tiempo sea la semilla de la plena unidad ecuménica del único Cuerpo de Cristo, desgarrado por tantas divisiones. Podemos estar seguros de que el sufrimiento de tantos cristianos crea una unidad más fuerte que las diferencias que todavía dividen a las Iglesias cristianas y que, en la sangre de los mártires, ya nos hemos convertido en uno.

Para recordar la Encíclica "Ut unum sint" del Papa Juan Pablo II, el Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los cristianos, el Cardenal Kurt Koch, escribió el artículo "El ecumenismo de los mártires", publicado en L'Osservatore Romano.

Hace un cuarto de siglo, el Papa Juan Pablo II publicó su incisiva Encíclica sobre el compromiso ecuménico Ut unum sint. El entonces cardenal Joseph Ratzinger, expresando su aprecio, señaló que con tal documento el Papa había logrado "con toda la fuerza de su pasión ecuménica" despertar la urgencia de la búsqueda de la unidad de los bautizados "en la conciencia de la Iglesia". (Joseph Ratzinger - Benedicto XVI, La fede rifugio dell'umanità. Le 14 encycliche di Giovanni Paolo II, in Giovanni Paolo II. Il mio amato predecessore, Cinisello Balsamo, 2007, 33-49, cit. 431).

Con Ut unum sint, el Papa quiso animar a los fieles a acoger la llamada a la unidad de los cristianos que el Concilio Vaticano II había lanzado con gran fuerza. Treinta años después de la conclusión del Concilio, Juan Pablo II dirigió su particular atención a un fenómeno que, a su juicio, daba renovada energía a la exhortación expresada por el Concilio y que ponía a la Iglesia ante su deber de asumir y traducir en realidad concreta las peticiones del Concilio. Este fenómeno fue el "testimonio valiente de tantos mártires de nuestro siglo", incluyendo también a miembros de otras Iglesias y Comunidades Eclesiales que no están en plena comunión con la Iglesia Católica. En esto el Papa vio "la prueba más significativa de que todo elemento de división puede ser superado y vencido con el don total de sí mismo a la causa del Evangelio" (Ut unum sint, n. 1).

Un martirologio común

 Refiriéndose a este testimonio ya en la introducción de la Encíclica, el Papa recuerda el doloroso hecho de que, al final del segundo milenio y al comienzo del tercero, el cristianismo volvió a ser una Iglesia de mártires, en una medida sin precedentes. Los mártires de hoy son, de hecho, más numerosos que los que sufrieron persecución contra los cristianos en los primeros siglos.

El ochenta por ciento de los que son perseguidos por su fe hoy en día son cristianos. La fe cristiana es la religión más perseguida en el mundo de hoy. Este triste fenómeno nos recuerda que la Iglesia cristiana es siempre una Iglesia de martirio, donde el bautismo en nombre del Dios Trino se radicaliza en el bautismo de sangre. Dado que los mártires no son un fenómeno marginal sino central en la Iglesia, el martirio es una experiencia fundamental del cristianismo y forma parte de la naturaleza y la misión de la Iglesia desde sus comienzos.

Para el Papa Juan Pablo II, es particularmente importante reconocer el hecho de que todas las iglesias y comunidades eclesiales tienen sus mártires. Hoy en día los cristianos no son perseguidos por pertenecer a una comunidad cristiana específica, por ser ortodoxos o católicos, luteranos o anglicanos, sino por ser cristianos. El martirio es ecuménico y hay que hablar de un verdadero ecumenismo de mártires. Sin embargo, a pesar de su carácter dramático, contiene también un mensaje de esperanza, según el cual "en una visión teocéntrica, los cristianos tenemos ya un martirologio común", que muestra "cómo, a nivel profundo, Dios ha mantenido la comunión entre los bautizados en la exigencia suprema de la fe, manifestada por el sacrificio de la vida". (Ut unum sint, n. 84).

En el ecumenismo de los mártires, el Papa Juan Pablo II ya reconoce una unidad fundamental entre nosotros los cristianos y alimenta la esperanza de que los mártires nos ayuden desde el cielo a redescubrir la plena unidad. Mientras que nosotros los cristianos y las Iglesias de esta tierra estamos todavía en una comunión imperfecta, los mártires en la gloria celestial viven ya en una comunión plena y completa.

La sangre que los mártires derramaron por Cristo no nos separa, sino que nos une. El ecumenismo de los mártires confirma una vez más la convicción de la Iglesia primitiva, que Tertuliano resumió afirmando que la sangre de los mártires es la semilla de los nuevos cristianos: "Sanguis martyrum semen christianorum". De la misma manera, también nosotros podemos vivir hoy en la esperanza de que la sangre de tantos mártires de nuestro tiempo sea la semilla de la plena unidad ecuménica del único Cuerpo de Cristo, desgarrado por tantas divisiones. Podemos estar seguros de que el sufrimiento de tantos cristianos crea una unidad más fuerte que las diferencias que todavía dividen a las Iglesias cristianas y que, en la sangre de los mártires, ya nos hemos convertido en uno.

El ecumenismo de los mártires es una de las razones más profundas del fuerte compromiso ecuménico de Juan Pablo II, como él mismo subrayó después de la celebración del Vía Crucis en el Coliseo el Viernes Santo de 1994: "Estamos unidos en el ambiente de los mártires, no podemos no estar unidos.

Para Juan Pablo II, el ecumenismo de los mártires es la forma de ecumenismo más creíble de todos los tiempos: "El ecumenismo de los santos, de los mártires, es quizás el más convincente. La communio sanctorum habla con una voz más fuerte que los factores de división" (Tertio millennio adveniente, n. 37). Profundamente convencido de ello, Juan Pablo II reconoció y apreció sin vacilación alguna como mártires, y por lo tanto como testigos del cristianismo indiviso, a los cristianos de otras Iglesias y comunidades eclesiales que dieron su vida por su fe en Jesucristo.

La dimensión ecuménica del martirio

 La importancia teológica de la práctica, actualmente difundida en la Iglesia, de reconocer a los mártires cristianos en otras comunidades eclesiales es evidente sólo si se tiene en cuenta que, a lo largo de la historia, ha prevalecido durante mucho tiempo la práctica contraria. En el pasado, sólo se reconocía como mártir al cristiano que había sido testigo de la verdad inalterada de Cristo con su vida. No se podía suponer que tal adhesión vital a la plena verdad de Cristo pudiera existir incluso fuera de la Iglesia Católica. Por consiguiente, no fue posible aceptar el martirio en otras comunidades cristianas. Ya en los primeros tiempos del cristianismo, sólo los testigos de la fe de la Iglesia Católica eran reconocidos como mártires, mientras que el sacrificio de la vida en las comunidades heréticas era considerado sin valor. Durante los enfrentamientos con los donantes, por ejemplo, Cipriano y Agustín insistieron en que sólo puede haber verdaderos mártires en la Iglesia Católica.

La interpretación del martirio se estrechó más tarde debido a las sucesivas divisiones en la Iglesia. Mientras que los cristianos de varias Iglesias ofrecían sus vidas, mostrando fidelidad a la denominación de pertenencia, la calificación religiosa de martirio se reconocía sólo a los testigos de la fe de la propia comunidad, y se negaba a los cristianos de otras comunidades, que morían violentamente, aunque todos interpretaban la muerte de los propios mártires como un testimonio dado a Cristo. Una mayor confesionalización del concepto de martirio se logró a través de las luchas confesionales y las guerras entre religiones en los siglos XV y XVI, debido al hecho de que los cristianos se mataban entre sí en las diversas comunidades cristianas y sólo reconocían como mártires a sus propios muertos.

Esta visión confesional limitada fue superada sobre todo con el Concilio Vaticano II, gracias a una mirada renovada a las Iglesias cristianas y a las comunidades eclesiales que todavía no están en plena comunión con la Iglesia católica, pero con las que "la Iglesia está todavía unida" (Lumen Gentium, n. 15).

El motivo de este vínculo se reconoce en el decreto sobre el ecumenismo Unitatis redintegratio, en primer lugar, en el bautismo, que establece un "vínculo sacramental de unidad que une a todos los que han sido regenerados por él" (n. 22), y que constituye a los que están en "una cierta comunión, aunque no perfecta, con la Iglesia católica" (n. 3). El decreto subraya, por tanto, que muchos de los "elementos o bienes con los que, en conjunto, la Iglesia misma se construye y se hace vida" pueden existir "fuera de la esfera de la Iglesia católica", como "la Palabra de Dios escrita, la vida de la gracia, la fe, la esperanza y la caridad y otros dones interiores del Espíritu Santo y elementos visibles" (n. 3).

Entre estos elementos, la Constitución dogmática de la Iglesia Lumen Gentium incluye de manera especial una "verdadera unión en el Espíritu Santo", ya que incluso en los cristianos no católicos "obra con su virtud santificadora por medio de los dones y las gracias, y ha dado a algunos la fuerza para llegar hasta el derramamiento de sangre" (n. 15).

Gracias a estas importantes declaraciones del Concilio, la realidad del martirio en otras Iglesias cristianas también fue reconocida y apreciada. Sobre esta base conciliar, el Papa Pablo VI confirmó la visión ecuménica del martirio cuando, durante la 103ª Congregación General, canonizó a los mártires de Uganda y honró a los anglicanos que habían sufrido el mismo sufrimiento que sus hermanos católicos.

El reconocimiento de los mártires pertenecientes a otras Iglesias y comunidades cristianas, junto con su veneración común, fue más tarde un objetivo particularmente querido por el Papa Juan Pablo II, que quiso expresar la dimensión ecuménica del martirio especialmente con la celebración común en el Coliseo en el Jubileo del año 2000.

En esa ocasión el Papa, en presencia de altos representantes de varias Iglesias y comunidades eclesiales, recordó a los mártires del siglo XX y escuchó los diversos testimonios de fe, entre ellos el del Metropolita ortodoxo Serafim, el pastor protestante Paul Schneider y el sacerdote católico Maximiliano Kolbe.

Esta celebración le permitió experimentar en la fe la profunda comunión que une a los cristianos de las diversas Iglesias y comunidades eclesiales, a pesar de las diferencias y obstáculos que aún existen.

De hecho, en la persecución común -especialmente en los campos de concentración nazis y en los gulags comunistas- los cristianos y las comunidades eclesiales crecieron juntos, descubrieron su comunión en la fe y fortalecieron una amistad ecuménica.

La continuidad de la visión ecuménica

 En el ecumenismo de los mártires se reconoce el núcleo más profundo del compromiso ecuménico por la unidad de la Iglesia. Podemos estar agradecidos de que esta visión ecuménica del martirio haya sido llevada adelante por los sucesores del Papa Juan Pablo II en la cátedra pontificia. Esto se aplica en primer lugar al Papa Benedicto XVI, que destacó sobre todo la dimensión cristológica del martirio, que es particularmente importante desde el punto de vista ecuménico.

De hecho, "la fuerza para afrontar el martirio" proviene de la "profunda e íntima unión con Cristo". El martirio, por tanto, no es "el resultado de un esfuerzo humano", sino "la respuesta a una iniciativa y a una llamada de Dios", "un don de su gracia, que hace que uno sea capaz de ofrecer su vida por amor a Cristo y a la Iglesia y, por tanto, al mundo" (Catequesis durante la Audiencia General del 11 de agosto de 2010).

Visitando la Basílica de San Bartolomé en la Isla Tiberina en 2008, dedicada a la memoria de los mártires del siglo XX, el Papa Benedicto XVI destacó que "parece que la violencia, el totalitarismo, la persecución y la brutalidad ciega parecen ser más fuertes, silenciando las voces de los testigos de la fe", que humanamente pueden parecer derrotados en la historia", pero Jesús resucitado ilumina su testimonio, para que la fuerza del amor, y por tanto "la fuerza que desafía y vence a la muerte", pueda también resultar victoriosa en la aparente derrota (Homilía del 7 de abril de 2008). El martirio, también y especialmente en su dimensión ecuménica, es verdaderamente el más alto testimonio de amor.

El Papa Francisco también insistió varias veces en la importancia del ecumenismo de los mártires o, como él mismo lo definió, "ecumenismo de sangre". Tiene muy claro que los cristianos de hoy son perseguidos porque son cristianos. Y son sobre todo los perseguidores de los propios cristianos los que nos han hecho comprender el significado del ecumenismo de sangre.

¿De hecho, “para los perseguidores, no estamos divididos, no somos luteranos, ortodoxos, evangélicos, católicos? ¡No! ¡Somos uno! ¡Para los perseguidores, somos cristianos! Eso es lo que importa. Este es el ecumenismo de sangre vivido hoy" (Discurso a los miembros de la Fraternidad Católica de las Comunidades Carismáticas de Alianza y de la Comunidad, 31 de octubre de 2014).

El ecumenismo de sangre nos presenta un gran desafío, resumido por el Papa Francisco con esta elocuente pregunta: "Si el enemigo nos une en la muerte, ¿quiénes somos nosotros para dividirnos en la vida? (Discurso al Movimiento de Renovación en el Espíritu Santo, 3 de julio de 2015).

¿No es una lástima, entonces, que los perseguidores de los cristianos tengan a menudo una mejor visión ecuménica que los propios cristianos? Saben que los cristianos somos profundamente uno.

Para el Papa Francisco, el reconocimiento de los mártires cristianos y la búsqueda ecuménica de la unidad de los cristianos están inseparablemente unidos: "Los mártires pertenecen a todas las Iglesias y su sufrimiento constituye un" ecumenismo de sangre "que trasciende las divisiones históricas entre los cristianos, llamándonos a todos a promover la unidad visible de los discípulos de Cristo" (Declaración conjunta de Francisco y de Karekin II en San Etchmiadzin, República de Armenia, 26 de junio de 2016).

Los mártires de la unidad de los cristianos

 En el ecumenismo de los mártires, merecen una mención especial los mártires cristianos que conscientemente dieron sus vidas por la causa sagrada de la unidad de los cristianos. Como representante de tantos otros, recordamos la figura de Max Metzger (cf. Jörg Ernesti, Ökumene im Dritten Reich, Paderborn, 2007, 182-219), un sacerdote incardinado en la Arquidiócesis de Friburgo, que se comprometió con el movimiento ecuménico mucho antes de ser arrestado por los nazis. Entendió su inminente ejecución como una ofrenda expiatoria al Señor por la paz en el mundo y por la unidad de la Iglesia, dos causas que tenía particularmente en su corazón.

"Sería feliz si, sacrificando mi vida, pudiera servir eficazmente a la causa a la que mi vida aspiraba sin certeza de éxito" (Max Josef Metzger, Christuszeuge in einer zerrissenen Welt. Briefe und Dokumente aus der Gefangenschaft 1934-1944, hrsg. von K. Kienzler, Freiburg i. Br., 1994, 137). Y justo antes de su ejecución, escribió las palabras que pueden considerarse su verdadero legado: "Ahora el Señor quiere que sacrifique mi vida. Pronuncio mi feliz sí a su voluntad. He ofrecido mi vida por la paz en el mundo y por la unidad de la Iglesia. Él quiere eso. ¡Que te bendiga!" (Ibid., 2018).

Max Josef Metzger es uno de esos mártires cristianos sobre los que el Papa Juan Pablo II dijo que "la comunión más verdadera que existe con Cristo, que derrama su sangre y, en ese sacrificio, hace que los que antes estaban distantes ahora se acerquen (cf. Efesios 2:13)" también permite una comunión más intensa entre los cristianos (Ut unum sint, n. 84).

Así como Jesús fue a su muerte "para reunir a los hijos de Dios que estaban dispersos" (Juan 11:52), así las figuras recordadas aceptaron conscientemente su martirio por la unidad de los cristianos. No sólo se convirtieron en guías creíbles hacia la unidad visible, sino que con ellos la visión reductora del martirio, cerrada confesionalmente, fue completamente superada, especialmente gracias al hecho de que las Iglesias cristianas reconocen hoy a los mártires en otras comunidades eclesiales y los consideran testigos comunes. En los mártires de toda la cristiandad, de hecho, "el cristianismo indiviso está presente y la división de la Iglesia ha sido superada" (Eberhard Schockenhoff, Entschiedenheit und Widerstand. Das Lebenszeugnis der Märtyrer, Freiburg i. (cf. Hno., 2015, 157).

En esta Una Sancta in vinculis, como el teólogo y mártir protestante Dietrich Bonhoeffer definió el estrecho vínculo ecuménico entre los cristianos de las diferentes iglesias durante su resistencia al régimen de violencia nazi y comunista, encontramos la forma más creíble de testimonio cristiano común, que es el fundamento de la esperanza en la unidad del Cuerpo de Cristo y el estímulo para seguir construyendo sobre la unidad que los mártires han puesto para la unidad de los cristianos.

Ya es evidente que el sufrimiento de tantos cristianos en el mundo actual es una experiencia cristiana común, y por eso el ecumenismo de los mártires y de la sangre es el signo más convincente del ecumenismo hoy.

En ella encontramos un importante legado ecuménico del Papa Juan Pablo II, quien estaba convencido de que el ministerio confiado al Sucesor de Pedro era el ministerio de la unidad y se llevaba a cabo "particularmente en el campo ecuménico" (Varcare la soglia della speranza, Milán, 1994, 168).

El Papa Juan Pablo II vivió en la estimulante esperanza de que después del primer milenio de la historia cristiana, el tiempo de la Iglesia indivisa, y después del segundo milenio, un tiempo de profundas divisiones en la Iglesia, tanto en el Este como en el Oeste, el tercer milenio tendría la gran tarea de restaurar la unidad perdida de los cristianos. Una tarea ante la que nos encontramos hoy.

El aniversario de la Encíclica Ut unum sint, publicada hace veinticinco años por el Papa Juan Pablo II, es una ocasión fructífera para recuperar la conciencia de este desafío y para asumirlo con pasión, con una renovada esperanza en la unidad de todos los bautizados, que ya se nos ha dado en el ecumenismo de los mártires. (L'Osservatore Romano)

21 enero 2020, 11:17