Buscar

Vatican News

Cardenal Piacenza: “La indulgencia, una declinación eficaz de la fe en la comunión”

Carta del Penitenciario Mayor, Cardenal Mauro Piacenza con motivo de la Solemnidad de Todos los Santos y la Conmemoración de los Fieles Difuntos.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

“La indulgencia es una declinación eficaz y accesible de la fe en la communio sanctorum, en la comunión de los santos, que da un amplio aliento a nuestra existencia terrena, y nos recuerda, con extraordinaria eficacia, que nuestras acciones tienen un valor infinito, tanto porque son acciones humanas – y sólo el hombre es capaz de realizar gestos auténticamente libres – como porque, en este caso concreto, son acciones humanas que tienen un valor sobrenatural”, lo escribe el Cardenal Mauro Piacenza, Penitenciario Mayor, en una Carta con motivo de la Solemnidad de Todos los Santos y la Conmemoración de los Fieles Difuntos.

La Iglesia es una realidad divino-humana

En su Misiva, el Penitenciario Mayor recuerda que la Iglesia es una realidad que debe ser entendida no sólo como una realidad humana, sino en su identidad divino-humana. “La Iglesia es siempre Ecclesia de Trinitate; por tanto, debemos tener siempre presente su dimensión celestial, tanto en relación con el Misterio Trinitario, y en particular con la Cabeza que es Cristo, como en el abrazo sincrónico y diacrónico con todos los hermanos salvados que ya han dejado este mundo”.

La Liturgia expresión de una realidad teándrica

Asimismo, el Cardenal Piacenza señala que, esta realidad teándrica de la Iglesia se expresa admirablemente en la Liturgia que, en su sabiduría, une la Solemnidad de Todos los Santos con la Conmemoración de los Fieles Difuntos, haciéndonos casi percibir, a través del calor de la Liturgia y de la claridad de la catequesis que de ella se deriva, el abrazo presente de Dios y de nuestros hermanos. “En estos días santos, tanto en la reflexión personal, a la que nos impulsa universalmente la conmemoración afectuosa de nuestros queridos difuntos, como en la custodia de la meditación y la oración, estamos llamados a extraer abundantemente del tesoro inagotable de la Comunión, que tiene una particular declinación en la realidad de la Indulgencia”.

Aprovechar el tesoro de la misericordia de la Iglesia

Por ello, el Penitenciario Mayor recuerda que es importante cooperar con la participación en la Eucaristía, con la propia oración, con la propia penitencia y la práctica de la limosna, con las obras de misericordia, con la gran obra de redención realizada por Cristo. “Aprovechar el tesoro de la misericordia de la Iglesia en estos días santos, mediante el ejercicio piadoso de la Indulgencia aplicable a uno mismo o a un fiel difunto, significa también renovar la fe mediante el sacramento de la Reconciliación, la Comunión sacramental recibida con la debida disposición y la profesión del Credo de la Iglesia, junto con la oración según las intenciones del Sumo Pontífice. Con estos gestos sencillos y concretos, cada fiel reafirma su plena comunión con la Iglesia, renovando la aceptación de todos los bienes espirituales y sobrenaturales que de ella se derivan”.

Una auténtica experiencia de renovación espiritual

En tal sentido, el Cardenal Piacenza alienta que, los días venideros deben ser una auténtica experiencia de renovación espiritual, en la que, redescubriendo la verdad de nuestra fe, declinada también en la sencillez de los actos que sugiere la tradición espiritual, podamos ver nuestros corazones abiertos a acoger, una y otra vez, los dones de gracia que el Espíritu siempre concede a la Iglesia, seguros de que también el compromiso que pueden implicar las obras de misericordia dará frutos abundantes en nuestra vida personal, en la vida de la Iglesia y para el bien del mundo.

29 octubre 2019, 14:13