Cerca

Vatican News
Foto Archivo Almuerzo del Papa con los pobres el 17 noviembre del 2017 Foto Archivo Almuerzo del Papa con los pobres el 17 noviembre del 2017  (Ossevatore Romano)

Jornada Mundial de los pobres. Almuerzo con el Papa entre las iniciativas

A las 11 y media, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, tuvo lugar la Conferencia de prensa de presentación del Mensaje del Santo Padre para la III Jornada Mundial de los Pobres. Intervinieron el presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, Mons. Rino Fisichella y el sub secretario del dicasterio, Mons. Graham Bell

Patricia Ynestroza-Ciudad del Vaticano

«La esperanza de los pobres nunca se frustrará» (Sal 9,19) es el título del Mensaje del Papa Francisco para la tercera Jornada Mundial de los Pobres que se lleva a cabo el 17 de noviembre

Intervención de Mons. Fisichella:

"A veces se necesita poco para restaurar la esperanza: basta detenerse, sonreír, escuchar”

Por un día dejamos de lado las estadísticas, dijo el prelado, los pobres no son números a los que apelar para presumir de obras y proyectos. Los pobres son personas a las que hay que ayudar: son jóvenes y viejos solos, que se les invita a compartir una comida; Hombres, mujeres y niños esperando una palabra amistosa "(n. 9). Es con esta expresión del Papa Francisco, dijo Mons. Fisichella, que uno puede releer su Mensaje para la Tercera Jornada Mundial de los Pobres que se celebrará como es ya tradición el domingo precedente a la Solemnidad de Jesucristo, el Rey del universo, con el cual termina el Año Litúrgico, este año será el próximo 17 de noviembre.

El tema central de este Día será la expresión mediada por el Salmo: "La esperanza de los pobres nunca se frustrará" (Sal 9,19). Una mirada y una acción de esperanza, por lo tanto, surgen de las palabras del Papa Francisco porque, dijo el prelado, sobre todo, los pobres tienen que vivir este momento con la certeza que proviene de la confianza en la intervención del Señor. En su Mensaje, el Papa ofrece a través de las palabras del salmista, que presenta una situación actual impresionante con nuestros tiempos a pesar de la distancia temporal, una hermosa definición de los pobres: "Él es el hombre de confianza" (No. 3). Él, es decir, quien "confía en el Señor" porque lo conoce; es decir, tiene una "relación personal de afecto y amor" con Dios.

Reflexionar sobre formas de pobreza y acción concreta para ofrecer esperanza

Es en esta perspectiva que la trama del Mensaje se despliega con el objetivo de hacernos reflexionar sobre dos coordenadas: la descripción de las nuevas formas de pobreza que están bajo nuestros ojos todos los días, y la acción concreta de aquellos que con su testimonio puede ofrecer esperanza. Mons. Fisichelle se refirió a la expresión de Don Primo Mazzolari: “Los pobres son una protesta continua contra nuestras injusticias; El pobre es un polvorín. Si los enciendes, el mundo explota"(No. 4), permite al Papa Francisco provocar a aquellos que parecen sordos e indiferentes al sufrimiento de "millones de hombres, mujeres, jóvenes y niños ... que recorren las calles de nuestras ciudades ". (No. 2).

A partir de aquí, comienza una reflexión sobre el compromiso concreto que los cristianos -y con ellos los que tienen la solidaridad de corazón y viven para la redención de los pobres, de su dignidad y en favor de la justicia- están llamados a expresar "en la vida ordinaria de cada día ". Un compromiso que "no consiste solo en iniciativas de asistencia que, si bien son loables y necesarias, deben apuntar a aumentar en todos, la atención total que se debe a cada persona que está en peligro" (No. 7). En resumen, el Papa Francisco vuelve a un tema que le es especialmente querido: "Los pobres, en primer lugar, necesitan a Dios, su amor se hace visible por las personas santas que viven a su lado, que en la sencillez de sus vidas expresan y hacen surgir la fuerza del amor cristiano”.

Iniciativas en semana antes de la celebración de la Jornada

Más concretamente, pero a su debido tiempo se comunicará, el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, como coordinador  del evento, propondrá varias iniciativas que encontrarán su expresión más inmediata la semana anterior con la realización de un Presidio Sanitario en la Plaza de San Pedro. De hecho, como se ha hecho el año pasado, el prelado informa que será un verdadero hospital móvil con diferentes especializaciones, donde los necesitados pueden recibir atención médica gratuita. Con la experiencia del año pasado, será posible aumentar tanto el número de nuevas especializaciones médicas como la presencia de muchos médicos voluntarios. El año pasado, solo como ejemplo, dijo, se brindaron más de 3000 atenciones médicas, y con un sentido de alegría y responsabilidad podemos decir que las vidas se salvaron realmente. En cuanto a las enfermedades infecciosas (cirrosis del hígado, VIH, tuberculosis) podemos decir que se realizaron 203 intervenciones en personas de edad promedio de 40 años; El 75,4% nunca había realizado una prueba; 6/10 personas dieron positivo para cirrosis, 1 para VIH, 41/132 para Mantoux (tuberculosis), 77.8% estaban desempleados y 19.7% subempleados; Se salvaron 3 personas a punto de tener un ataque al corazón ... en resumen, un servicio que fue un signo concreto de esperanza para muchos de los que se encuentran en la calle y que a menudo son fantasmas.

Del resto, se propondrá el almuerzo con el Santo Padre en el Aula Pablo VI para 1500 pobres de diferentes partes de Italia y Europa, que seguirá a la celebración de la Santa Misa en San Pedro. Finalmente, en la tarde del 9 de noviembre, tendremos la III edición del Concierto "Con los pobres por los pobres" siempre en el Aula Pablo VI, en el que participará el Maestro ganador del Oscar Nicola Piovani, junto con el maestro Mons. Marco Frisina.

Por último, Mons. Fisichella dijo que el Mensaje de este año parece concluir un primer paso. En 2017: "No amamos con palabras sino con hechos", se refirió a una acción concreta que expresa la caridad; en 2018: "Este pobre clamor y el Señor lo escucha", se evocó el tema de la confianza y la fe, de quienes se confían a Dios con todo su ser; en 2019: "La esperanza de los pobres nunca se frustrará", se refiere a la esperanza, si así lo desea, en la visión de C. Péguy, descrita como la hermana menor de la fe y la caridad; Es el más pequeño, el oculto, pero lleva a los otros dos y les da la fuerza necesaria.

Intervención de Mons. Graham Bell

Mons. Bell por su parte, dijo que la Segunda Jornada de los pobres celebrada el pasado noviembre, tuvo un eco no sólo en Roma sino también en las diócesis dispersas en todo el mundo. Las noticias llegaron al Consejo Pontificio de muchas iniciativas que van desde algunas a nivel parroquial hasta las de la diócesis, que incluyen toda la acción de la Iglesia, desde la liturgia hasta iniciativas particulares destinadas a mejorar las vidas de los más desfavorecidos, cuya vida está marcada por todo lo que proviene de la pobreza económica en términos de salud física y espiritual.

"También ha habido iniciativas dirigidas a emular lo que el Papa Francisco hizo en Roma, con almuerzos organizados para los pobres. Un ejemplo puede ser suficiente para los muchos otros que no podemos nombrar: el de la Diócesis de Ales-Terralba que, en San Gavino Monreale, organizó un almuerzo para los pobres en el contexto de una iniciativa que, además del almuerzo con los pobres, lo unió con testimonios y celebraciones litúrgicas en un intento por hacer que todos tomen conciencia de la necesidad de una atención especial a los pobres, que son una forma peculiar de la presencia del Resucitado en nuestro medio".

Siempre en Europa, la Arquidiócesis de Westminster, dijo el prelado, ha invitado, con gran éxito, a escuelas y parroquias a emprender iniciativas para ayudar a los pobres, centrando la atención en los bancos de alimentos, pero también en la necesidad de católicos individuales que le den una mano a cuantos los rodean, prestando especial atención a los ancianos y los solitarios, a menudo los más sujetos a una soledad que se está extendiendo cada vez más en nuestra cultura occidental. En Alemania, la Arquidiócesis de Berlín organizó un banquete para las personas sin hogar y vulnerables de la ciudad en la Catedral de Saint Edwige, cerrada por su restauración pero abierta para esta ocasión, donde el Arzobispo recibió a unos 300 invitados y 140 ayudantes de parroquias locales.

América celebrando también la Jornada Mundial de los Pobres

            Al ir a América del Norte, la parroquia de la Iglesia de los Primeros Pueblos del Sagrado Corazón (Sacred Heart Church of the First Peoples )en Edmonton, Alberta, dijo Mons. Bell, ofreció, con la participación del Arzobispo Richard Smith, un almuerzo para los pobres, incluidos los desamparados, los desempleados, y drogadictos. En México, los Obispos publicaron una Carta, cuyo título recuerda el lema del Día Mundial de los Pobres 2018, o "Los gritos de los pobres", para llamar la atención sobre la Jornada, que también es una reflexión sobre quién es este momento es pobre en el contexto mexicano. La carta dice: "Hoy escuchamos los gritos de enfermos y desalojados, de desempleados y subempleados, de mujeres maltratadas y familiares de personas desaparecidas, de niños maltratados, de aquellos que están marginados por tener habilidades diferentes y muchos otros". El documento continúa, expresando la gratitud de la Conferencia Episcopal por el "cuidado pastoral y acompañamiento, liderado por la Comisión de Movilidad Humana, en los 133 albergues y centros de recepción y orientación de nuestra Iglesia".

 El prelado concluyó suintervención, diciendo que la Jornada Mundial de los Pobres se está consolidando. "Les he ofrecido algunos ejemplos pequeños entre los miles de los cuales somos conscientes, pero a partir de estos pocos ejemplos podemos vislumbrar una Iglesia que está convencida de que se debe prestar especial atención a los pobres como una forma completamente privilegiada de la presencia del Resucitado en medio de nosotros, y por lo tanto, deben ser recibidos, servidos y amados si queremos ser coherentes con nuestra vocación bautismal. La intuición del Papa Francisco, por lo tanto, permanece como una acción concreta que esa semana está llena de iniciativas para llevar al domingo como punto culminante".      

13 junio 2019, 12:34