Cerca

Vatican News
2019.03.19 Jornada Mundial de la Felicidad 2019.03.19 Jornada Mundial de la Felicidad 

Papa Francisco y el camino de la verdadera felicidad

Este 20 de marzo se celebra la Jornada Mundial de la Felicidad. En esta ocasión Vatican News propone una especie de decálogo de la alegría, extraído del magisterio del Papa Francisco

Sergio Centofanti – Ciudad del Vaticano

“La búsqueda de la felicidad”, afirma el Papa Francisco, es algo común en todas las personas, de todos los tiempos y edades” porque ha sido Dios quien ha puesto “en el corazón de todo hombre y mujer un deseo irreprimible de la felicidad, de la plenitud”.  “Nuestros corazones están inquietos y en continua búsqueda de un bienestar que pueda saciar su sed de infinito” (Mensaje JMJ 2015), nostalgia invisible de Aquel que nos ha creado y que es Él mismo, el amor, la alegría, la paz la belleza y la verdad. A continuación diez puntos sobre las reflexiones del Papa Francisco sobre el tema de la felicidad.

1.   El inicio de la alegría es comenzar a pensar en los demás

El camino de la felicidad comienza contra corriente: es necesario pasar del egoísmo al pensar en los demás. Estar tristes, decían los padres del desierto, es casi siempre pensar en sí mismos. De esta manera, observa Francisco, “cuando la vida interior se encierra en los propios intereses” y no “hay espacio para los demás” no se goza más de “la dulce alegría” del amor. En efecto, “no se puede ser felices solos”. El Papa invita a redescubrir la generosidad, porque “porque Dios ama al dador alegre” (2Cor 9,7).  Es necesario vencer la tentación de encerrarse a sí mismo, de aislarse, creyéndose autosuficientes, porque todos tenemos necesidad de fraternidad. La vida adquiere sentido “en buscar el bienestar del prójimo” deseando la felicidad de los demás: “Si logro ayudar a una sola persona a vivir mejor, esto es ya suficiente para justificar el don de mi vida”  (Evangelii gaudium, 182).

2. Sacar la malinconía

A Francisco le encanta citar Sirácides: “Hijo mío, haz buen uso de todo lo que tengas …..Disfruta de la vida y no desdeñes un gusto legítimo si se te presenta en el camino." (Sir 14,11.14). “ Dios desea la felicidad de sus hijos también e n esta tierra, aunque estén llamados a la plenitud eterna, porque Él creó todas las cosas "para que" todos puedan disfrutarlas ". "El cristianismo - recuerda el Papa - no consiste en una serie de prohibiciones que reprimen nuestros deseos de felicidad, sino en un proyecto de vida que puede fascinar nuestros corazones" (Mensaje JMJ 2015). El cristiano, por lo tanto, aleja la malvada tentación de la melancolía y la tristeza. Dios "quiere que seamos positivos", que disfrutemos las cosas pequeñas de cada día y no que seamos prisioneros "de complicaciones interminables" y pensamientos negativos. El Papa recuerda un famoso dicho: la verdadera santidad es alegría, porque "un santo triste es un santo afligido".

3. No el poder, el dinero o los placeres efímeros sino el amor que da alegría

"La felicidad no es algo que se compra en el supermercado, subraya Francisco, la felicidad viene solo de amar y dejarse amar" (Palabras en la peregrinación Macerata-Loreto, 9 de junio de 2018). "Cuando buscamos el éxito, el placer, el tener en forma egoísta y hacemos ídolos, también podemos experimentar momentos de intoxicación, una falsa sensación de satisfacción; pero al final nos convertimos en esclavos, nunca estamos satisfechos, nos vemos obligados a buscar más y más "(Mensaje JMJ 2014). "La alegría no es la emoción de un momento: ¡es otra cosa! La verdadera alegría no viene de las cosas, de tener, ¡no! Nace del encuentro, de la relación con los demás, nace del sentirse aceptado, comprendidos, amados y del aceptar, del comprender y del amar; y esto no por un momento, sino porque el otro, la otra es una persona. La alegría viene de la gratuidad de una reunión "(Discurso a los seminaristas, 6 de julio de 2013). Lo que es efímero no da felicidad, sino que solo el amor satisface la sed del infinito que hay en nosotros.

4. Tener sentido del humor

El camino de la alegría, dice el Papa Francisco, también tiene un sentido del humor: saber cómo reírse de las cosas, de los demás y de uno mismo es profundamente humano, es una actitud "cercana a la gracia". Es ese buen relativismo, el relativismo de la alegría "que nace del Espíritu Santo". "Sin perder el realismo" uno se vuelve capaz de iluminar a otros "con un espíritu positivo y lleno de esperanza". Se otorga especial importancia a la auto-ironía para vencer la tentación del narcisismo: los narcisistas, dice el Papa, "se miran en el espejo, se peinan". Y él da este consejo: cuando te miras en el espejo, "ríete de ti mismo. Te hará bien "(Discurso a los estudiantes de los Colegios eclesiásticos, 16 de marzo de 2108). Un poco de lo que dijo Benedicto XVI cuando citó a Chesterton: "¿Sabes por qué vuelan los ángeles? Porque se toman a la ligera ". Y el Papa Ratzinger agregó: "Porque no se toman a sí mismos demasiado en serio" Y " nosotros tal vez podríamos también volar un poco más, si no nos damos tanta importancia".

5. Saber agradecer

La alegría también es poder ver los regalos que se reciben todos los días. Es la maravilla de la belleza de la vida y de las cosas grandes y pequeñas que llenan nuestros días. El Papa Francisco señala el ejemplo de San Francisco de Asís, quien "pudo sentirse conmovido por la gratitud frente a un pedazo de pan duro, o alabar a Dios felizmente solo por la brisa que acariciaba su rostro" (Gaudete et exsultate, 127 ). "A veces, la tristeza está relacionada con la ingratitud, estando tan cerrado en uno mismo como para sentirnos incapaces de reconocer los dones de Dios (Gaudete et exsultate, 126)". Vivir con alegría, por otro lado, es la "capacidad de degustar lo esencial" con sobriedad y compartir lo que uno tiene, renovando "cada día la maravilla por la bondad de las cosas, sin agobiarnos en la opacidad del voraz consumo" (Angelus, 29 de enero de 2017). Un corazón que sabe ver bien, sabe cómo agradecer y alabar, es un corazón que sabe cómo regocijarse.

6. Saber perdonar y pedir perdón

En un corazón lleno de ira y rencor no hay lugar para la felicidad. El que no perdona se hace daño a sí mismo ante todo. El odio genera tristeza. Francisco habla de la alegría de quienes perdonan a los demás y saben cómo pedir perdón. La raíz de este gozo es comprender que Dios nos perdona. El Papa cita al profeta Sofonías: "Alégrate, regocíjate, gritos de gozo porque el Señor ha revocado tu condena" (Cfr. Sof 3-14-15), es decir "Él te ha perdonado, no eres culpable, ha olvidado" tus faltas. Desafortunadamente - observa Francisco - a veces "no somos conscientes del perdón de Dios" y esto se ve por las caras tristes. Recuerda lo que dijo un filósofo: "Los cristianos dicen que tienen un Redentor; Yo creeré, creeré en el Redentor cuando tengan la cara de redimidos, felices de ser redimidos "(Misa en Santa Marta, 21 de diciembre de 2017). Aquí, entonces, está lo que hace el perdón: "Ampliar el corazón, genera el compartir, da serenidad y paz" (Angelus, 26 de diciembre de 2018).

7. La alegría del compromiso y el descanso

El Papa nos invita a experimentar la alegría de trabajar con otros y por los  otros para que construyan un mundo más justo y fraterno. Significa vivir las labores de cada día en el espíritu de las Bienaventuranzas: este es el "camino de la verdadera felicidad" que Jesús indicó. Es "una novedad revolucionaria, un modelo de felicidad opuesto" al "pensamiento dominante" (Mensaje de la JMJ 2014). Son felices "los sencillos, los humildes que dejan espacio para Dios, que saben llorar por los demás y por sus errores, siguen permaneciendo tranquilos, luchan por la justicia, son misericordiosos con todos, guardan la pureza del corazón, siempre trabajan por la paz y permanecen en la alegría, no odian e, incluso cuando sufren, responden al mal con el bien "(Angelus, 1 de noviembre de 2017). Las bienaventuranzas "no requieren gestos llamativos", no son comportamientos y virtudes para los héroes, sino un estilo de vida para aquellos que se reconocen como necesitados de Dios. Son vividas por personas sencillas que "respiran como todos, el aire contaminado por el mal que existe en el mundo, pero en el recorrido nunca pierden de vista el camino de Jesús ": siempre están con Él en el trabajo y saben cómo descansar con Él para emprender el recorrido con alegría.

8. Oración y fraternidad

El camino hacia la alegría se ve dificultado por las pruebas y los fracasos de la vida que llevan al desaliento. El Papa ofrece dos indicaciones para no perder la esperanza y no rendirse: perseverar en la oración y nunca caminar solo. "Podemos estar seguros, dice Francisco, que Dios responderá” a nuestra oración, aunque a veces esté seca. "Tal vez tengamos que insistir toda la vida, pero Él responderá" (Audiencia general, 9 de enero de 2019). "La oración cambia la realidad, no lo olvidemos. Cambia las cosas o cambia nuestro corazón, pero siempre cambia. Orar es ahora la victoria sobre la soledad y la desesperación ". Segunda indicación: siempre hay alguien en la vida "que nos ayuda a levantarnos" porque "el Señor nos salva al hacernos parte de un pueblo". El Papa advierte contra la tentación del individualismo: "No dejes que el mundo te haga creer que es mejor caminar solo. Nunca llegas solo. Sí, podrás tener éxito en la vida, pero sin amor, sin compañeros, sin pertenecer a un pueblo, sin esa experiencia tan hermosa que es el arriesgar juntos. No se puede caminar solo "(Encuentro con jóvenes en Vilnius, 22 de septiembre de 2018).

9. Abandonarse en las manos de Dios

En la vida está el tiempo de la cruz, hay momentos oscuros que nos hacen sentirnos abandonados por Dios y en este silencio de Dios necesitamos más que nunca abandonarnos en sus manos. Entonces, observa Francisco, descendemos a la “primera grada de la alegría" que es la paz, esa paz profunda que proviene de confiarse completamente a Dios. Es una "alegría sobrenatural" que nada puede destruir y "se adapta y se transforma, y siempre permanece al menos como un rayo de luz que proviene de la certeza de que "las gracias del Señor no han terminado, sus misericordias no se agotan" porque "su fidelidad es grande", como dice Jesús: "Tu tristeza cambiará en alegría "y" nadie puede quitarte tu alegría ". "La Buena Nueva es la alegría de un Padre que no quiere que ninguno de sus hijos se pierda" (Evangelii gaudium, 237).

10. Saber que eres amado

El verdadero gozo, afirma el Papa, proviene del encuentro con Jesús, de creer que nos amó hasta el punto de dar su vida por nosotros. La alegría es saber que somos amados por Dios, que es Padre. La verdadera alegría no es el fruto de nuestros esfuerzos, sino del Espíritu Santo que nos pide que abramos nuestros corazones para llenarlos de felicidad. "Si permitimos que el Señor nos haga salir de nuestro caparazón y cambiemos nuestras vidas, entonces podremos darnos cuenta de lo que San Pablo pedía:" Estén siempre alegres en el Señor, repito: alegrémonos "(Gaudete et exsultate, 122)". Por lo tanto, la alegría es escuchar a Dios que nos dice: "Tú eres importante para mí, te amo, cuento contigo". De esto viene la alegría, desde el momento en que Jesús me miró: "Sentirse amados por Dios, sentir que por Él no somos números, sino personas; y sentir que es Él quien nos llama "(Discurso a los seminaristas, 6 de julio de 2013). Los santos, observa Francisco, no son superhombres, sino aquellos "que descubrieron el secreto de la felicidad auténtica, que vive en el fondo del alma y tienen su origen en el amor de Dios" (Misa en Malmö, 1 de noviembre de 2016). "La felicidad no se trata de tener algo o de convertirse en alguien, no, la verdadera felicidad es estar con el Señor y vivir por amor" (Angelus, 1 de noviembre de 2017), porque "nacimos para no morir nunca más, nacimos para disfrutar". ¡La felicidad de Dios! "(Angelus, 1 de noviembre de 2018).

19 marzo 2019, 11:19