Buscar

Vatican News

Protección de Menores: «escucha», palabra clave

«Escucha»: una de las palabras clave del día, sentida más veces durante el curso de los trabajos que desarrollan los obispos y superiores en el encuentro sobre la Protección de menores, tal como afirmado durante la conferencia de prensa. Sobre la experiencia de la escucha, entrevista a Nelson Giovanelli de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores

Griselda Mutual – Vatican News

La experiencia en la recuperación de jóvenes de la droga y de diferentes tipos de violencia y abusos, por más de 35 años, marca la trayectoria del laico consagrado Nelson Giovanelli, llamado por el Papa Francisco para formar parte de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores en 2018. Su trayectoria está signada por una de las palabras “clave” del encuentro de los obispos para tratar el tema de la protección de los menores en la Iglesia, y es “la escucha”. Es la escucha del dolor de las víctimas que en modo ejemplarmente descriptivo, realizó el Papa Francisco en la Carta al Pueblo de Dios: es la escucha “del dolor de las víctimas”, de “un gemido que clama al cielo, que llega al alma y que durante mucho tiempo fue ignorado, callado o silenciado”.

“Entendí la preocupación del Santo Padre por nombrar nuevos miembros el año pasado en esta Pontificia Comisión - no sólo sacerdotes, religiosas/os, sino también laicos - que tengan la experiencia de la escucha y acogida de las víctimas, para que ellas puedan hablar”. “El Papa tiene la gran preocupación – como también los anteriores pontífices tuvieron - de la Iglesia que escucha”, explica Giovanelli.

Gran porcentaje de jóvenes que caen en drogadicción son víctimas de abusos

El experto que cuenta con 35 años de acompañamiento a los jóvenes que han decidido cambiar vida, señala un número alarmante en relación a los jóvenes que caen en el humo negro de la drogadicción:

“En estos años descubrimos que casi un cincuenta, hasta un sesenta por ciento de los jóvenes que vienen para recuperarse, lamentablemente, de alguna manera sufrieron un tipo de abuso en su vida, sexual, de violencia o de poder, en la familia o fuera de ella, en las asociaciones, etcétera. Y muchos de ellos entraron en la drogadicción por esta herida que se abrió en el tiempo de la niñez o de la infancia”.

El primer paso es la «escucha»

En la “Fazenda da Esperança”, el centro de recuperación de adictos a las drogas, presente hoy en 140 países del mundo, fundada por Nelson Giovanelli y el P. Hans Stapel OFM en 1983, los jóvenes, a través de una experiencia de espiritualidad y encuentro “con la Iglesia que ama y es Madre”, dice el Miembro de la Pontificia Comisión, “quieren abrirse”:

“Cuando hablan de sus heridas, inicia un proceso de reconciliación con uno mismo, con los agresores, con la Iglesia - en el caso de que fueron abusados por miembros de la Iglesia- luego logran dar el perdón, y no sólo: tenemos muchas víctimas y sobrevivientes que pasando por todo ese proceso quieren ayudar a los otros y no tienen miedo de hablar de su herida, que ya está cicatrizada”.

Enorme paso histórico

Porque de la escucha se pasa a la acompañamiento, a la toma de responsabilidades, y al camino de sanación de las víctimas, Giovanelli hace una apreciación del encuentro de los obispos en curso en el Vaticano, no sin antes recordar que no sólo con el Papa Francisco, también con san Juan Pablo II, y con el hoy Papa emérito Benedicto XVI, se dio inicio a esta “cultura de escucha”, de las víctimas: “el Papa Francisco se preocupó para que se difundiese este esfuerzo, esta lucha en todo el globo”, precisó. 

“El paso valiente del Santo Padre de convocar- por primera vez en la historia - para tratar el tema a todos los presidentes de las conferencias episcopales del mundo, es un ejemplo no sólo para la Iglesia sino para toda la sociedad, para enfrentar este duro problema y sufrimiento con coraje pero con los instrumentos y el camino que el mismo Evangelio nos muestra, hablando de las situaciones con transparencia, con responsabilidad, con rendiciones de cuentas”.

“Siento – concluye - que llamando a los principales responsables de las conferencias episcopales y superiores generales, dará un paso enorme para que se implementen los pasos que desde hace 30 años la Iglesia en varias partes del mundo especialmente en el vaticano, intenta dar con este encuentro se avanzará muchísimo en este campo”.

 

21 febrero 2019, 19:00