Cerca

Vatican News
Sínodo. Informe diario Sínodo. Informe diario 

Sínodo. Informe diario: “Sólo una Iglesia creíble, puede hablar a los jóvenes”

Este viernes 12 de octubre a las 13.30, tuvo lugar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Informe diario a los periodistas sobre los trabajos de los Círculos Menores del Sínodo de los Obispos, entre los temas sobresalientes: el problema de los abusos y la dirección espiritual.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

El Informe diario a los periodistas sobre los trabajos sinodales de este viernes 12 de octubre contó con la presencia de Mons. Robert Emmet Barron, Obispo titular de Macriana de Mauritania, Auxiliar de Los Ángeles (Estados Unidos de América), Mons. Everardus Johannes de Jong, Obispo titular de Cariana (Países Bajos) y Sor Mina Kwon, Auditora, Congregación de las Hermanas de San Pablo de Chartres – Directora y counselor en la Catholic University de Daegu, responsable de las Juniores de la Provincia religiosa de Daegu (Corea).

La credibilidad de la Iglesia

Si la Iglesia tiene poca credibilidad, ¿cómo puede hablar a los jóvenes? El tema de los abusos fue uno de los temas afrontados desde el inicio del Sínodo y el día de hoy, Mons. Robert Emmet Barron, Obispo Auxiliar de Los Ángeles, lo ha recordado. Además, el Obispo Auxiliar de los Ángeles dijo que, los jóvenes “quieren de la Iglesia paternidad y maternidad espiritual, sobre todo hoy que la familia está en crisis. Están pidiendo ser padres espirituales. No quieren sacerdotes burocráticos, sino padres”. También dijo que, los jóvenes son realmente los protagonistas del Sínodo, y dijo que estaba impresionado por la audiencia por sus brillantes intervenciones y su capacidad de escuchar atentamente.

Dirección espiritual: no sólo a los sacerdotes

“Los jóvenes necesitan hombres y mujeres que vivan en armonía en la Iglesia, por lo que ni siquiera el papel de director espiritual puede limitarse a los sacerdotes. Esto es lo que la Hermana Mina Kwon, Auditora, directora y consejera de la Universidad Católica de Daegu, Corea del Sur, señala en su discurso. La religiosa pide, por tanto, “reconocer y reforzar el papel de la mujer en la Iglesia”, y denuncia algunas “actitudes autoritarias que van en contra de los valores evangélicos” y que son el resultado del “clericalismo” que introduce en la Iglesia “una jerarquía medieval que es causa de desigualdad y exclusión”.

La voz de las mujeres es muy escuchada

A los periodistas que preguntaron por qué las mujeres presentes en el Sínodo, y en particular las ocho superiores religiosas, no podían votar, Mons. Everardus Johannes de Jong, Obispo de Cariana (Países Bajos), respondió: “La presencia de las mujeres es clara y su voz muy escuchada. Este es un sínodo consultivo, también dice lo que piensan las mujeres. Su opinión está muy bien expresada en el Instrumentum laboris”. El hecho, sin embargo - subraya el Obispo holandés - es que Jesús eligió a los apóstoles que eran varones. Que se trata de un Sínodo de Obispos, que no hay obispos ni cardenales mujeres, que hay que vivir con esta situación.

El drama de los jóvenes cristianos iraquíes

El Prefecto del Dicasterio para la Comunicación de la Santa Sede, Paolo Ruffini, recuerda que “hasta ahora, el más aplaudido en el Sínodo ha sido el de un joven dentista iraquí”, Sala Al-Abbia, de 26 años, miembro de la Iglesia caldea y auditor. Los padres sinodales, escuchando su testimonio, se conmovieron. El principal desafío para los jóvenes en Iraq, dijo el joven, es la paz y la estabilidad y su derecho a vivir con dignidad. Y enfatizó que en estos años de guerra más de 1200 cristianos fueron asesinados, y la mitad eran jóvenes. En este contexto, los jóvenes ven la emigración como la única solución, y el número de cristianos iraquíes ha aumentado de un millón y medio en 2003 a 400.000 en los últimos años.

12 octubre 2018, 17:19