Versión Beta

Cerca

Vatican News

Regresa a la Biblioteca Apostólica Vaticana la “Carta de Cristóbal Colón”

La Embajada de los Estados Unidos ante la Santa Sede restituye a la Biblioteca Apostólica Vaticana, una misiva del navegante y descubridor de las Américas, Cristóbal Colón de 1493.

Renato Martinez – Ciudad del Vaticano

La Biblioteca Apostólica Vaticana recuperó una carta en la que Cristóbal Colón narraba su primera incursión en el aún ignoto continente americano, hallada en Estados Unidos tras su enigmático robo de la Biblioteca Vaticana. La misiva fue restituida por la Embajadora estadounidense ante la Santa Sede, Callista L. Gingrich, acompañada por agentes de la Unidad de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), el pasado 14 de junio al Bibliotecario, Mons. Jean-Louis Brugues, y al Prefecto, Mons. Cesare Pasini.

Un “pedazo de historia” de 1943

La carta fue redactada por Cristóbal Colón al regreso de su primer viaje a América – llamada erróneamente “las Indias” – en 1493 y dirigida a Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, los Reyes Católicos españoles. Pocos meses después, gracias a la invención de la imprenta en 1440, fue traducida en latín y mandada imprimir a Stephan Plannck en Roma para difundir la buena nueva a toda Europa, si bien muy pocas de aquellas copias han sobrevivido al paso de los siglos.

La Biblioteca Apostólica Vaticana recibió una de estas valiosas copias en 1921, como parte de la “Colección De Rossi”, un conjunto de libros y manuscritos raros. En el documento, de pocas páginas, el navegante italiano describe a los seres humanos, la flora y la fauna del Nuevo Mundo y narra cómo llego hasta ahí después de 33 días de navegación, el 12 de octubre de 1492. Lo escribió en la vía de regreso en 1493, a bordo de la “Niña”. Desembarcando en Lisboa el 4 de marzo, envió todo a la corte española. De esos manuscritos en lengua española no se conservaron rastros, de aquí su valor histórico y patrimonial de la impresión en latín.

De regreso a Casa

El siguiente episodio de su rocambolesca historia se produce en el año 2004, cuando un coleccionista estadounidense, Robert Parsons, la compró a un vendedor en Nueva York por 875.000 dólares sin saber que había sido robada en el Vaticano. En septiembre de 2011, el HSI fue alertado por un experto que decía haber estudiado en Roma la “Carta de Colón” de los fondos vaticanos y creía que era falsa, pues su margen de encuadernación no coincidía con otras ediciones verdaderas. La viuda de Parsons, Mary, ha aceptado renunciar y abandonar todos los derechos, el título y el interés por la carta.

La auténtica “Carta de Colón” vuelve al Vaticano para sumarse a sus imponentes fondos de 1,6 millones de libros, 80.000 manuscritos y 9.000 incunables que recorren parte importante de la historia de la Humanidad, ahora con un chip para localizarlos en caso de pérdida o robo.

20 junio 2018, 13:27